02 de diciembre de 2016
Retiro lo escrito

Monopolio privado y centralista

02.12.2016 | 01:11
Monopolio privado y centralista

Uno lee (o escucha) a todólogos sorprendentes -aunque aburridos- a los que la privatización de Aena se les antoja pecaminosa y cualquier cambio en la entidad una ocurrencia estrafalaria. Realmente, en Europa y Norteamérica, lo que es realmente estrafalario, en términos comparativos, es un operador de la red de aeropuertos de naturaleza estatal y monopolística y con una actitud claramente centralizadora. La clave no está en el dominio del capital público o privado en los operadores, sino en un modelo descentralizado donde los propietarios de los aeropuertos son usualmente ciudades, áreas metropolitanas o regiones más o menos organizadas política y administrativamente. Esta descentralización presenta una rentabilidad en las inversiones muy superior a la de Aena y un estímulo a una mayor competitividad.

Los peligros de aumentar el capital privado en Aena --en la actualidad el Estado sigue controlando un 51% de la empresa- no derivan de la malignidad ínsita de los inversores, sino, precisamente, de que el resultado final de la operación consistirá en transformar un monopolio público en un monopolio privado con un área de actuación en todo el territorio español, lo que viene a significar pasar de Guatemala a guatepeor. Es previsible que el 10% que se pretende vender ahora -otros hablan de un 20% e incluso más- solo suponga la predecible y oportuna ganga para empresas y empresarios próximos al Gobierno de Mariano Rajoy, según las costumbres y licencias del capitalismo castizo del país. Pan aeroportuario para hoy -y ya se sabe qué caro es el pan y los bocadillos en los aeropuertos- y hambre monopolística para mañana: también esta semana el Ejecutivo ha sacado del Fondo de Reserva del sistema de pensiones 19.200 millones de euros de una tacada para abonar los sueldos y pagas extras de sus funcionarios.

Aena no debería venderse, sino romperse: traspasarse a las comunidades autonómicas y a las capitales urbanas que estén interesadas en su gestión, como es obviamente el caso de Canarias. Durante muchas campañas electorales CC ha reivindicado la "cogestión" de los aeropuertos, cuando debería haber reclamado su titularidad. Pero en sus más de veinte años de crónica pepitoria los coalicioneros jamás han conseguido el más tenue compromiso en materia aeroportuaria por parte de gobiernos socialistas o conservadores. Absolutamente ninguno. Para ser sinceros jamás he visto tampoco a las élites empresariales del Archipiélago demandar nada al respecto. En realidad nuestras élites empresariales no demandan absolutamente nada: con tal se prolonguen ayudas, exenciones, oportunidades de pelotazo, algunas complicidades y varios echaderos, a los grandes empresarios canarios, que sospechan que el I+D+I es una crema hidratante para los hombres que saben ser a la vez masculinos y sensibles, no les interesa absolutamente nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine