Crónica de una erupción anunciada

Una erupción submarina no es excepcional en Canarias, ya que el 90% de las islas está sumergido

 
Crónica de una erupción anunciada
Crónica de una erupción anunciada  

JUAN CARLOS CARRACEDO En la madrugada del 10 de octubre de 2011 cesaron bruscamente los terremotos que venían ocurriendo en El Hierro desde mediados de julio, registrados con gran precisión por el Instituto Geográfico Nacional (IGN). Los temblores fueron sustituidos por tremor volcánico, una señal sísmica de muy largo periodo, característica del paso de magma por un conducto eruptivo.

A media mañana comenzaron a difundirse noticias sobre una posible erupción submarina a 8-10 kilómetros al sur de la isla y a unos 1.000 metros de profundidad, aún por confirmar definitivamente.

Esta erupción submarina habrá sido la culminación de un proceso de casi tres meses, cuando una bolsa de magma se emplazo en la base de la corteza oceánica. Desde entonces emigró hacia el sur manteniendo la profundidad hipocentral, buscando una zona propicia para salir a la superficie. En esa migración conectó finalmente con una de las dorsales de la isla, la Dorsal Sur, que tiene una espectacular prolongación submarina de unos 40 kilómetros de longitud, alcanzando 3.200 metros de profundidad.

Esta dorsal o rift submarino, donde se han localizado buena parte de las erupciones recientes de El Hierro, constituye una zona de mayor debilidad cortical, por las inyecciones de magma asociadas a erupciones previas y, posiblemente, la permanencia de una "memoria térmica", lo que habría permitido, finalmente, la relativamente rápida salida del magma a la superficie, en este caso en el flanco del rift submarino.

El Hierro, con poco más de un millón de años, es la isla más joven de las Canarias. Situada, junto a la vecina isla de La Palma, en el extremo occidental del archipiélago, descansa sobre un fondo oceánico de entre 3.500 y 4.000 metros de profundidad.

Una erupción submarina no es excepcional en islas oceánicas como las Canarias, sino todo lo contrario; abundan más las erupciones submarinas que las subaéreas, hecho por otra parte lógico teniendo en cuenta que la parte submarina de estas islas supone alrededor de un 90% del volumen total.

A pesar de ser la isla más joven de Canarias, El Hierro no tiene volcanismo histórico, que sí existe en La Palma, Tenerife e incluso Lanzarote. En 1793 terremotos de considerable magnitud sacudieron la isla de El Hierro entre el 27 de marzo y el 15 de junio, provocando gran temor en la población. Temiéndose una gran catástrofe (una erupción volcánica), se llegó incluso a elaborar el primer plan de evacuación de una isla en la historia de Canarias, que comprendía medidas para la protección de la población. Los temblores de mayor intensidad se registraron en la zona de El Golfo y se extendieron luego a toda la isla. A partir del 8 de mayo fueron de tal intensidad que la población abandonó sus casas y dormía al raso. Todos esperaban de un momento a otro una gran erupción volcánica. El epicentro volvió a localizarse en El Golfo a partir del 15 de junio, produciéndose desplomes y afectando a algunas casas. Finalmente fueron decreciendo en intensidad hasta desaparecer y volver la isla a la normalidad, sin que se llegara a producir la temida erupción, o ésta fue submarina y sin otra consecuencia apreciable que los terremotos.

La crónica de Dacio Darias Padrón (1929), donde aparece el relato de esta crisis sísmica de El Hierro, no alude a una erupción, sino más bien al contrario, al indicar claramente que las medidas planificadas se hubieran implementado "si el vulcanismo hubiera destruido la isla azotada", sugiriendo que la erupción no llegó a producirse.

Si observamos la pauta seguida por los terremotos, la mayoría insignificantes por su riesgo, pero muy útiles para seguir la evolución del fenómeno, vemos que se localizan inicialmente al norte de la isla y en la cuenca de El Golfo. Posteriormente, aumentan paulatinamente su magnitud al tiempo que emigran hacia el sur, emplazándose en la zona de El Julan y el mar de Las Calmas, con una tendencia a desviarse aún más hacia mar adentro y hacia la Dorsal Sur.

Más ilustrativa aún es la visión de la profundidad de estos terremotos. Teniendo en cuenta que la base de la corteza oceánica está a una profundidad de unos 10-12 kilómetros, la mayoría de los epicentros se concentra inicialmente en esa interfase, sin acercarse hacia la superficie. Por el contrario, con el paso del tiempo los focos sísmicos ganan en profundidad y se desplazan lateralmente en dirección sur.

Este comportamiento parece sugerir que la bolsa de magma, más ligero que el material del manto, asciende y choca con la base de la corteza oceánica, donde se acumula y expande en forma de cabeza de champiñón. Este fenómeno puede ser debido al contraste de densidad existente entre el manto y la corteza, de forma que el magma surgido en el manto queda atrapado en la base de la corteza oceánica (discontinuidad de Mohorovicic), ya que ésta presenta una densidad similar o ligeramente inferior a la suya. La subsiguiente presión ascendente del magma abomba la corteza generando los sismos y provocando la hinchazón en la superficie de la isla medida con GPS y que ha rondado los 40 milímetros en la vertical.

Si esta erupción se confirma con las características que se han mencionado (y todo parece indicar que así será), se habrá ceñido como un guante a las previsiones científicas. Se produce en la isla más joven, actualmente en la vertical de la anomalía térmica del manto que ha generado el archipiélago, correspondiendo la mayor probabilidad de ocurrencia a las islas de El Hierro y La Palma. Es submarina, lo que está en consonancia con el mayor volumen submarino de las islas, y se ha localizado en uno de los rifts activos, estructuras de enorme interés volcanológico porque estructuran y dan forma a las islas, concentran las erupciones y, por tanto, el riesgo eruptivo, y son responsables, en escalas de cientos de miles de años, de provocar deslizamientos gravitatorios masivos, de los cuales el más reciente en el archipiélago es precisamente el que ha formado la escarpadura de El Golfo, de 1.400 metros de corte vertical, ocurrido hace unos 100.000 años.

Un hombre desnudo pasea por Las Canteras
Un hombre desnudo pasea por Las Canteras

Un hombre desnudo pasea por Las Canteras

Un vídeo que se ha vuelto viral muestra a un individuo caminando por la zona de la Cícer

Encuentra en una zanahoria el anillo de compromiso que perdió hace 13 años

Encuentra en una zanahoria el anillo de compromiso que perdió hace 13 años

La mujer, de 84 años, lo perdió cuando se encontraba trabajando en la huerta de la granja familiar

Salud


En verano aumenta la posibilidad de contraer una otitis.
Consejos para prevenir la otitis del nadador

Consejos para prevenir la otitis del nadador

Las personas que padecen dermatitis o que generan tapones de cera suelen sufrir este dolor de oídos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Se fija hasta que un alimento se puede consumir de forma segura, siempre que se sigan las...

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Las relaciones sexuales en el agua tienen su erótica pero pueden provocar irritaciones y sequedad

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Mantener una postura erguida o no fijar la vista en un punto son varias de las recomendaciones

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

Un choque térmico en el agua puede producir desmayos o un paro cardiaco

Enlaces recomendados: Premios Cine