Toni Figuero: ´Recé a la pulsera de mi abuela´

El tinerfeño Toni Figuero fue rescatado, junto a cuatro tripulantes, por Salvamar cuando su velero estaba a la deriva con olas de 8 metros

12.12.2013 | 13:18
Toni Figuero (izquierda), ayer en Puerto Naos. | adriel perdomo
Toni Figuero (izquierda), ayer en Puerto Naos. | adriel perdomo

El tinerfeño Toni Figuero no paraba ayer de besar la pulsera de plata que su abuela le había regalado hace ya varios años después de haber sido rescatado en la tarde del pasado martes por la embarcación Al Nair de Salvamar cuando el velero en el que viajaba junto a otros cuatro tripulantes se encontraba a la deriva en medio de olas de más de ocho metros. "Me pasé gran parte del tiempo rezándole a la pulsera de mi abuela", destaca ayer Figuero nada más pisar tierra en el muelle de Puerto Naos en Arrecife.


Y es que la odisea de los cinco tripulantes del velero Sabir (de 13 metros de eslora) empezó en la madrugada del martes cuando la tormenta que azota a las islas se cruzó en su camino. "Fue una especie de tormenta perfecta" destacaba ayer uno de los marineros de Salvamar que reconoció las dificultades que supuso el rescate del velero a 37 millas de La Graciosa con vientos de casi 40 kilómetros y fuerte marejada con mar gruesa.


"Llegó un momento en que nos metimos todos en el camarote y nos miramos sin decirnos nada", relata Figuero. Y es que las olas convirtieron al velero en una especie de juguete. "Veía una ola enorme que nos mandaba a la derecha y otra a la izquierda", asegura Figuero. Un temporal que rompió primero las velas, luego el motor y el timón y provocó pequeñas vías de agua. Estaban a la deriva.


Lo que iba a ser una travesía de placer desde Ibiza hasta el Caribe a punto estuvo de convertirse en una tragedia. Tras salir de Ibiza, el velero arribó primero en Cartagena y posteriormente en Gibraltar desde donde tenían previsto viajar hasta Tenerife. Y de ahí poner rumbo al Caribe.


El patrón de la embarcación destacó ayer que tras detectar la tormenta intentaron desviarse hacia la costa africana pero "nos fue imposible porque no podíamos avanzar a más de cuatro nudos". Un patrón que recibió un fuerte golpe en la cabeza pero que no tuvo que ser atendido por los servicios de emergencia en la isla.


Figuero reconocía ayer que éste había sido el primer viaje de estas características que había realizado. "Apenas pude ayudar a mis compañeros porque no me mantenía ni en pie", señala. "Ahora me iré en avión a Tenerife", sonreía.

Sociedad

Un internado, uniformes, sangre y suspense gótico

Entre los numerosos trailers con el equipo técnico, las distintas carpas de producción y las...

Cerca de 170.000 canarios sufren trastornos obsesivo-compulsivos

Cerca de 170.000 canarios sufren trastornos obsesivo-compulsivos

El investigador Giorgio Nardone realiza un tipo de terapia estratégica que logra resolver en su...

Las farmacias intensifican la campaña de vacunación contra la gripe

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas, Juan Ramón Santana Ayala, el presidente...

El Materno reduce la lista de espera para consultas en un 50 %

El Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias, dependiente del...

Europa levanta la barrera fiscal a la prensa digital

Europa levanta la barrera fiscal a la prensa digital

Los editores confían en que el Gobierno respalde la reforma que equipara el IVA de periódicos y...

El padre de Nadia admite que exageró su relato para curar a su hija

Fernando Blanco, padre de Nadia, que ha recaudado más de 153.000 euros de donaciones para curarla...

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine