05 de marzo de 2015
05.03.2015

Quince años sin la escritora Natalia Sosa Ayala

05.03.2015 | 00:59
Natalia Sosa Ayala.

Hace ya casi quince años que nos dejó la entrañable escritora canaria Natalia Sosa Ayala. Es sabido que el tiempo recubre con una pátina de olvido a aquellos creadores que consagraron su vida a la literatura y a la política. Nunca llegué a averiguar cuál de estas dos pasiones dominó en la conciencia de Natalia. Lo que resulta indudable es que de su padre, el gran escritor Juan Sosa Suárez, heredó ambas vocaciones.

La conocí desde mi infancia. Trabajó durante largos años en el colegio del Corazón de María, como secretaria y ayudaba a los profesores de Inglés, idioma que dominaba desde una larga estancia en Inglaterra, periodo que dejaría huella en su obra.

Natalia Sosa era una figura amable y divertida entre los niños del centro. Muchos años después volvería a tratar, y a conocerla realmente por un hecho casual. Empecé a colaborar en el Diario de Las Palmas. Trabajaba en una serie de entrevistas a escritores canarios. La mayoría de ellos eran jóvenes que comenzaban su obra por aquellos años. Se ocurrió incluirla en la nómina de los entrevistados. Fue un encuentro cálido y cordial, del que nacería una larga amistad.

Recuerdo con qué alegría aceptó un ejemplar de la edición facsímil de la revista Alisios, que reseñó a los pocos días. Fueron muchas historias inolvidables que compartimos durante aquellos años. Me encargó, junto con mi amigo, el ya desaparecido profesor Marcos Martín, distribuyésemos la edición de su volumen de miscelánea: "Desde mi desván..." que incluía su correspondencia con la artista Pino del Oro y la que, a mi modo de ver, constituye su obra más lograda, la novela Neurosis, inspirada en su experiencia juvenil como au-pair en Londres. Leída hoy, conserva gran parte de su encanto y frescura. Sorprende cómo pudo plasmar con tanta precisión el mundo de la Europa urbana y deshumanizada, en una obra de estética surrealista. También se deja leer con gran agrado la primera de sus novelas Stefanía, uno de cuyos aspectos más logrados es el reflejo del mundo del arte en Canarias.

Ella padeció un grave problema de movilidad durante los últimos años de su vida. Sin embargo, ni los problemas de salud, ni el injusto desdén (preludio del actual olvido) al que se vio abocada, minaron ni su creatividad, ni su integridad, ni su calidez humana , en las que perseveraría, sin descanso, hasta el último de sus días.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Policías abren fuego en Alicante contra un coche que huyó de un control

El conductor, que sigue fugado, estrelló el vehículo contra un muro y siguió su huida a pie

Un pescador de 68 años muere ahogado en Arucas

El fallecido se encontraba en la playa de Quintanilla cuando cayó al agua

Detenidos por hacer prácticas de coche sin carné y atropellar a tres personas en Morro Jable

Detenidos por hacer prácticas de coche sin carné y atropellar a tres personas en Morro Jable

La Guardia Civil ha detenido a dos personas por un atropello, en el que resultaron heridos dos...

Un pescador de 68 años muere ahogado tras caerse al mar en Arucas

Un pescador de 68 años muere ahogado tras caerse al mar en Arucas

El fallecido, natural de Bañaderos, fue arrastrado por una ola en Quintanilla

Los bomberos tratan de apagar un incendio en un vertedero de La Gomera

Un incendio se declaró anoche, sobre las 21.15 horas, en el Complejo Medioambiental de El...

Dos muertos en un terremoto de magnitud 4

Dos mujeres fallecieron en un terremoto de magnitud 4 en la escala de Richter que sacudió a...

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine