27 de marzo de 2015
27.03.2015

Tranquilo, amigable, homicida

27.03.2015 | 02:35

"Andreas, muerto como primer oficial en el trágico vuelo. Cuando era adolescente se dio cuenta de que quería ver cumplido su sueño de volar. Comenzó en una escuela de vuelo sin motor y logró ser piloto en un Airbus 320. Fue capaz de cumplir su sueño, el sueño que tan caro ha pagado ahora, con su vida", aseguraban hace unos días en el club LSC Westerwald, donde Lubitz comenzó a volar. Ahora están consternados al saber que echó abajo el Airbus.

El joven, nacido en 1987, entró en la escuela de pilotos en Lufthansa pero algo se rompió durante aquellos años. Un periodo duro en el que estuvo alejado de su familia en Montabaur, en Renania-Palatinado. Los compañeros de estudios de Andreas Lubitz apuntan a que el copiloto sufrió, durante ese periodo de formación el llamado síndrome burn out o del quemado, que es una respuesta a situaciones prolongadas de estrés. Los síntomas son de agotamiento, tanto físico como emocional, una actitud suspicaz, desconfiada o escéptica frente al trabajo o los compañeros, y la sensación de que no se están realizado de forma eficiente las tareas. Lubitz se recuperó y siguió adelante. En la compañía le tenían como "un joven con proyección". Nadie imaginaba por lo más remoto que pudiese desencadenar una tragedia como la de los Alpes. Sus vecinos de Düsseldorf no acaban de creer que aquel chico "tranquilo y amigable" del barrio haya podido perpetrar "un acto tal de egoísmo".

Hay dos tipos de suicidas, los depresivos y los que "sufren una locura súbita, un brote psicótico", indica el psiquiatra Manuel Bousoño. Lubitz no parece ser un psicótico, añadió, por lo elaborado de sus actos. "Que se encierre en la cabina y que no conteste al capitán cuando llama a la puerta, indica lo premeditado de su comportamiento", indicó.

Por tanto, apuntó a que podría sufrir un proceso depresivo, siempre con todas las reservas, dados los escasos datos que se conocen. Sí apuntó a una posible inquina o ira hacia la compañía. "Parece estar diciendo: 'Me voy a morir, pero me llevo un avión por delante', con el daño y desprestigio que supone para la compañía", añadió.

Por su parte, Enrique Reina, jefe de Psiquiatría del Hospital Insular de Gran Canaria, interpretó que lo hecho por Andreas Lubitz "quizá no sea un suicidio, ni un atentado. Supuestamente, no hubo gritos, ni mensajes. Probablemente tuvo una situación de delirio; recibió un mensaje divino del más allá, que fue un brote psicótico. Es un viaje delirante, querer irse a otro mundo más feliz. Pensaría que iba a ser rescatado por unos extraterrestes. Todo lo que comento es de forma especulativa. Se puede interpretar también como un suicidio altruista, porque no hay voluntad, ni conciencia de morir o de matar a nadie. Es un viaje colectivo, de tránsito", señala.

"Este es un caso muy excepcional. Cada día hay cientos o miles de pilotos trabajando en el mundo y hay controles y revisiones médicas. Es un hecho único. Quiero destacar un mensaje de tranquilidad", señaló Enrique Reina, que agregó: "Generalmente es fácil detectar a un psicótico en situación de delirio, aunque en otros casos no, porque puede producirse en pocos meses. De todos modos, está bien que las revisiones médicas sean cada seis meses. Sería absurdo que fuera cada mes".

Por su parte, la psicóloga Paula Cañete, de Las Palmas de Gran Canaria, afirma que "este hecho demuestra que los profesionales que tienen a muchas personas a su cargo, o que toman decisiones vitales para la vida de los demás, -médicos, pilotos, controladores aéreos, profesores...- deben contar en las empresas con la cobertura de una revisión psicológica o psiquiátrica porque tienen mucho estrés profesional o familiar". "Pienso que no fue un suicidio. No es un término adecuado. No es un caso de quitarse la vida a uno mismo. No tenemos los elementos de juicio para dar una opinión seria sobre por qué se estrelló el avión y sobre la voluntad que tenía el copiloto de la Germanwings. Expreso mis condolencias a las familias de todos los fallecidos", añadió Cañete.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

La familia de la mujer seccionada por un ascensor denuncia al hospital

Consideran "una negligencia" la muerte de la joven, de 25 años, cuando era trasladada en una...

Detenido en A Coruña tras matar a su suegra y fugarse con su bebé

El hombre, de 43 años, ya había comprado billetes de avión para él y el niño, de veintiún meses

Dos accidentes de tráfico en la rotonda de la Plaza de España

Dos accidentes de tráfico en la rotonda de la Plaza de España

En primer lugar, se produjo el choque entre dos vehículos - Horas después, se produjo la caída de...

Agreden a un niño marroquí en Valencia al grito de "moro de mierda"

El menor se encontraba con otro amigo cuando un hombre se acercó a él y le dio dos patadas

Los restos óseos de Agüimes son "claramente humanos"

Se ha recuperado un cráneo fracturado, y se trabaja para desenterrar la totalidad de los huesos...

Muere ahogada una mujer de 79 años en la playa de Mogán

Fue sacada del agua inconsciente sobre las 09.30 horas

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine