25 de abril de 2016
25.04.2016

Las calles de Ecuador se convierten en improvisadas salas de curas de heridos

"La ciudad está destruida; me he visto obligado a dar atención en la vía", asegura un médico, en medio de la tragedia por el terremoto que dejó 654 muertos

25.04.2016 | 01:45
Consulta médica en la calle, en la localidad de Pedernales.

Ocho días de luto nacional

  • El presidente de Ecuador, Rafael Correa, decretó ayer ocho días de luto nacional en memoria de las 654 personas fallecidas en el terremoto de magnitud 7,8 grados, que sacudió zonas del norte de la costa ecuatoriana el 16 de abril. El decreto señala que "valiosas vidas" se perdieron y muchos habitantes de las zonas afectadas resultaron heridos. Se decreta el luto, entre otros aspectos, considerando "que debemos comprender la magnitud de las secuelas de dolor provocadas por el desastre y compartir solidariamente estos momentos tristes, con la certeza de que con fuerza, trabajo, solidaridad y con esperanza, superaremos, con el esfuerzo de todos, esta desgracia", dice el decreto. Ña bandera nacional permanecerá izada a media asta en todos los edificios públicos y privados, tanto civiles como militares. El número de heridos atendidos asciende a16.601, según informó ayer la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgo. De acuerdo a la Secretaría, aún están desaparecidas 58 personas y 25.640 se encuentran albergadas. Un total de 113 personas fueron rescatadas con vida de entre los escombros como consecuencia de uno de los peores seísmos de la historia del país andino y del que hasta la tarde de este sábado se habían registrado 788 réplicas. Hay 6.998 inmuebles destruidos y 2.740 afectados, y 281 escuelas también han quedado afectadas.

El doctor Marcelo Puma no se lo pensó dos veces: cuando las sacudidas del terremoto cesaron se puso manos a la obra y poco después tenía instalado su consultorio en plena calle de Pedernales (noroeste de Ecuador), donde lleva atendiendo heridos desde los instantes posteriores al terremoto. "Toda la ciudad está destruida, mi consultorio está a punto de colapsar. La necesidad me ha obligado, en vista de tantas personas que hay con dolor por el traumatismo, a dar atención en la calle y a organizar a la comunidad de mi sector", dijo el médico generalista.

En la acera, aunque parezca increíble, con el apoyo de otros tres doctores, el veterano facultativo no deja de prestar servicio a pesar de la dificultad, pues las circunstancias obligan. "Es muy penoso pero es necesario, la gente necesita urgentemente tratamiento antiinflamatorio, porque muchos tienen dolores. Se les ha derrumbado sus casas y han sufrido golpes contusos", comenta, y añade que "hay que hacerlo hoy, no podemos hacerlo mañana".

El especialista, quien combina la asistencia médica con la distribución de raciones alimenticias, indicó que en una jornada él y su grupo distribuyeron entre 400 y 500 dotaciones. El doctor explica algunas de las dificultades que supone un empeño como el que lidera y cuenta que tuvo que hacer gestiones para recibir, desde Quito, los equipos necesarios para disponer de un generador con el que poder tener luz eléctrica.

Esas dificultades se vencen "con muchas ganas, con el apoyo de mucha gente y ante la urgencia del momento, pues los vecinos acudieron a pedir ayuda poco después del suceso, una serie de prolongados temblores que zarandearon con fuertes sacudidas la población y estremecieron a sus pobladores.

"Como somos conocidos de la comunidad, en primera instancia vinieron acá", relató el médico, con 20 años de experiencia, más de cinco de ellos en servicios de emergencias. Y al referirse al temblor y sus efectos, asegura que nunca había visto algo tan devastador. "Jamás. Una destrucción de un pueblo tan exagerada ni en una guerra", comenta.

El movimiento telúrico le sorprendió en el centro médico y fue algo "difícil de imaginar, lo primero que hicimos fue salvaguardar la integridad física de mi familia. A lo que salimos de la casa nos dimos cuenta de que todo había desaparecido" y de que los edificios "estaba bajo escombros", rememoró.

El también médico legista utiliza adjetivos como "desolador" y expresiones como "imagen dantesca" y describe el sismo como "terrorífico, inimaginable".

"Yo no he vivido esa experiencia jamás, y uno como médico tiene un poco de capacidad de reacción ... pero créame que en ese momento no hay valientes", solo importa "salvaguardar la integridad de uno, en mi caso también la de mi familia, cosa que por suerte hemos logrado y eso ha sido lo más importante para mi", opinó Puma.

Tras la furiosa arremetida de la tierra, el doctor y sus colaboradores entraron de nuevo en el centro de salud, retiraron sus equipos y se instalaron en la calle. El centro médico quedó en pie, pero ante el riesgo de desplome quedó inhabilitado.

Días después del suceso, mientras los habitantes de Pedernales lloran a sus seres queridos y la ayuda humanitaria se canaliza por las provincias afectadas, la atención del doctor Puma sigue en a calle, y él se suma a las peticiones de ayuda, como tantos ecuatorianos.

"Pedernales es un pueblo devastado, que no tiene absolutamente nada; antes no tenía y hoy tiene menos de lo que tenia antes", señala el doctor, quien pide "que las grandes empresas y las personas (de organizaciones) internacionales nos ayuden".

El especialista expresó su deseo de que "toda la ayuda sea bien canalizada a través de los medios estatales" y se pregunta "si toda la destrucción que existe en este pueblo, en corto tiempo, se pueda restablecer". Concede que, para ello "hay que darles tiempo (a las autoridades) pero también hay que hacer las cosas importantes".

Mientras, El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, llegó ayer a Ecuador con un cargamento de ayuda humanitaria para los damnificados del terremoto 7,8 grados en la escala Richter que asoló zonas de la costa norte. El gobernante ecuatoriano, Rafael Correa, recibió a Santos en la ciudad de Manta, una de las más afectada por el terremoto que ha dejado 654 fallecidos, once de ellos colombianos. Santos entregó 1.000 paquetes de alimentos, 1.000 equipos de aseo y 3.000 mantas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Un corrimiento de tierra daña unos 15 coches nuevos en el Parque Empresarial Tívoli

Un corrimiento de tierra daña unos 15 coches nuevos en el Parque Empresarial Tívoli

Tres de los vehículos de la marca Ford quedaron semienterrados bajo una montaña de piedras y tierra

Detenido por violar a una mujer en Arucas tras engañarla con una oferta de trabajo falsa

El arrestado, vecino de Vecindario y sin antecedentes penales, ingresa en prisión

Muere una cría de delfín al ser manoseada por cientos de bañistas en Almería

Un gran número de personas se abalanzó sobre el animal para tocarle y hacerle fotos

Muere Salva Delhom, el joven valenciano que sufría leucemia

Muere Salva Delhom, el joven valenciano que sufría leucemia

El chico esperaba desde hace meses un donante compatible para un transplante de médula

Detenido por disparar a un perro con un arco de caza

Detenido por disparar a un perro con un arco de caza

Encontraron al perro con un orificio en el costado y rodeado de un charco de sangre

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine