20 de junio de 2017
20.06.2017

Portugal lucha para apagar un fuego que calcinó el futuro de cientos de pueblos

Los fallecidos por el incendio forestal ya llegan a 64

20.06.2017 | 07:24
Imagen aérea de parte del incendio desde la cabina del avión antiincendios español del Grupo 43, ayer.

Portugal sigue luchando contra las llamas de un incendio forestal, el de Pedrógão Grande, que ha acabado con la vida de al menos 64 personas, pero también con el futuro de numerosas aldeas de la zona de la Sierra de Lousã y el Valle del Zezere, en el centro del país.

Desde la sede del Comando de Operaciones, instalado a primera hora de ayer en el pueblo de Avelar, a 40 kilómetros de Pedrógão Grande -epicentro de la tragedia-, los mandos de los distintos operativos trabajan en dos direcciones. Por un lado, sofocar cuanto antes un incendio forestal que no deja de avanzar y que, de momento, cuenta con al menos cinco focos activos que con el viento tiran con bastante intensidad.

Y por otro, dar cobijo y toda la ayuda necesaria a las personas de los diferentes pueblos que han perdido todo lo que tenían, incluido su hogar. Por lo que respecta al primer objetivo, con la incorporación de una quincena de medios aéreos y más de un millar de bomberos en la zona de Pedrógão Grande, Protección Civil espera controlar el fuego en las próximas horas y devolver así la tranquilidad a las numerosas familias que viven desde el sábado mirando al cielo, empañado por las columnas de humo.

"El fuego nos sorprendió a todos y avanzó muy, muy rápido", explicó Fernando Lopes, de Villas de Pedro, una aldea de sierra en la que viven 30 personas. Una de sus vecinas, Cesaltina Antunes, huyó con su hijo Eduardo y la mujer de éste en dirección al siguiente pueblo más cercano. "Sin embargo, quedaron atrapados porque venía otro frente de fuego", lamentó Fernando Lopes, quien asegura que la pareja murió, mientras que la madre está hospitalizada.

Las historias de supervivencia o de tragedia son muchas, como la de Marcos Santos, que se encuentra en la aldea de Ervideira regando el perímetro de una casa rural de sus padres que casi es devorada por las llamas. "He perdido a seis amigos con los que estudié en el colegio", explicó Marcos Santos, que lamentó cómo sus amigos -todos de unos 40 años- huían del fuego en la localidad de Sarzedas de San Pedro y "fueron agarrados por las llamas".

Los vecinos y las autoridades que se han desplazado a la zona sospechan que el número de víctimas mortales podría aumentar cuando los medios terrestres consigan acceder a las numerosas alquerías repartidas por toda la zona de sierra de la comarca de Pedrógão Grande. De momento, los bomberos no han podido llegar a esos lugares, por falta de garantías de seguridad, ya que están localizados en laderas muy escarpadas.

Si como esperan la amenaza de las llamas disminuye en las próximas horas, podrán avanzar y llegar a estas poblaciones, en las que aún no saben lo que se van a encontrar. Los bomberos esperan tener controlado el fuego hoy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Roba una tarjeta de crédito en el Sur con el pin apuntado y saca 2.700 euros

Un hombre ha sido detenido acusado de sacar 2.700 euros de distintos cajeros automáticos...

Detenidos un hombre y una mujer por hurto en un centro comercial

Llevaban gran cantidad de artículos ocultos en el interior de una mochila que no habían pagado

Herido un joven al caer de un tobogán en un parque acuático en Valencia

Sufre diversos politraumatismos y una posible lesión medular - Todo apunta a un fallo en la...

Un ficus cae en el parque Doramas

Un ficus cae en el parque Doramas

En el accidente, que tuvo lugar durante la mañana, no se registraron heridos

Un senderista muere en Tejeda bajo más de treinta grados de temperatura

Manzur A. T., de 62 años, sufrió un síncope cuando caminaba entre Ayacata y el Roque Nublo

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine