Suscriptor

Una vida reducida a una furgoneta

Luz Marina Hernández vive desde hace cuatro años en un vehículo junto a la Casa de la Condesa mientras espera con angustia que las administraciones públicas atiendan su caso

25.08.2016 | 17:37
Una vida reducida a una furgoneta
Luz Marina Hernández, en el interior de su furgoneta, ayer, en los aparcamientos de la Casa de la Condesa.
Luz Marina Hernández, en el interior de su furgoneta, ayer, en los aparcamientos de la Casa de la Condesa.

Su vieja furgoneta es su hogar desde hace más de seis años, los últimos cuatro en los aparcamientos exteriores de la Casa de la Condesa, en el Valle de Jinámar. Luz Marina Hernández Santana, de 63 años, reúne en su Hyundai todas sus pertenencias, lo que le queda de una vida de trabajo que se truncó, como a muchos, por la crisis económica. Aparcada a la sombra de un árbol en la zona de barbacoas y merendero del recinto, Luz Marina Hernández aguanta el sollozo cuando habla de las penalidades que ha sufrido, de la desidia de las administraciones públicas hacia su caso. "Me han quitado la vida", alega.

La vida de Luz Marina Hernández Santana entró en pendiente, en caída libre, hace unos años. Después de su...

Hazte suscriptor

Para continuar leyendo... suscríbete Suscríbete si aún no eres suscriptor

O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
0.5 euros
3.99 euros
Consulta otros tipos de suscripción »
Teléfono de atención al cliente: 902 505 605 Correo electrónico Preguntas Frecuentes
Enlaces recomendados: Premios Cine