Rueda de prensa

Quique Setién: "Es de risa que digan que me voy a llevar a Vicente o a Roque"

Quique Setién concedió este viernes su última rueda de prensa en Gran Canaria

19.05.2017 | 18:50
Quique Setién, durante un entrenamiento de esta semana.

Quique Setién concedió este viernes su última rueda de prensa en Gran Canaria. Lo hizo en El Hornillo, desde donde el equipo se desplazó directamente al aeropuerto para comenzar su viaje a La Coruña. Allí el entrenador de la UD Las Palmas esquivó las preguntas sobre su futuro. El cántabro ultima un acuerdo con el Real Betis, pero prefiere centrarse en el partido de este domingo. "En esta sala de prensa no voy a hablar absolutamente nada de mi futuro ni de otros equipos. No es el momento y me reservo de las informaciones y opiniones. No voy a comentar absolutamente nada", indicó el técnico, que sí se refirió a las informaciones que aluden a que se va a llevar a su nuevo destino a jugadores como Vicente Gómez o Roque Mesa.

"He escuchado que me iba a llevar a Vicente, a Roque€ a mí me hace muchísima gracia. Es de risa. Sin saber ni siquiera el equipo al que vas", comentó Setién. Eso sí, añadió que "no sé si habrá dinero para fichajes, no sé si algunos jugadores de aquí podrían estar en condiciones de salir o de querer irse€ todo son incógnitas. Pero no sé los jugadores que voy a tener al equipo donde voy", explicó.

Acerca de la noticia reciente de la renovación de Prince Boateng por tres temporadas, respondió: "Creo que se lo ha ganado. Por él me alegro muchísimo, es un gran futbolista. Los tres primeros meses le costó un poco, pero ha aportado muchas cosas. Se lo ha ganado. ¿Tres años? No sé si lo hubiera firmado tres, o dos o uno, tendría que ponerme a analizar. Lo que tiene se lo ha ganado", afirmó.

También se refirió el cántabro a la intensidad de los últimos entrenamientos y a la bronca que echó en la sesión de este jueves a sus pupilos: "Hay que ponerse en situación. Es el último entrenamiento, no es fácil conectar a todo el mundo al nivel que te gustaría. Ayer me cabreé un poco, entiendo la situación, he estado ahí y sé lo que es. Mañana sé que todo el mundo se va a conectar y dar lo mejor de sí mismo. No le doy tanta importancia".

Acerca del partido de este sábado frente al Deportivo admite que "estaba rezando para que este partido no fuera decisivo para ellos, sobre todo por ellos y otros equipos, siempre tienes la obligación de comportarte con la máxima exigencia, no es un partido fácil porque al final eres el juez y al final siempre hay alguien dañado", comentó. "El Dépor se ha salvado y será un partido con un contenido diferente. Trataremos de superar ese hándicap fuera de casa. Supongo que querrán terminar haciendo un buen partido y tratando de ganar. Está la honra en juego entre dos equipos que quieren terminar bien".

Se trata de su último encuentro como entrenador de la UD Las Palmas, algo que también valoró: "Por una parte estoy muy satisfecho del trabajo que se han hecho y por otra parte estoy un poco triste por la última fase del campeonato que no pudimos mantener las expectativas del principio. Hemos defraudado a mucha gente que esperaba mucho más, pero habrá visto con la perspectiva del tiempo que el objetivo era la salvación, no hemos podido dar un paso más, cubrimos el objetivo pero con cierto sabor amargo. Eso es lo que va a quedar. Quizá con la perspectiva de los años esto sea diferente y haya mucha gente que olvide los resultados del final, y quede en el recuerdo que vivimos momentos inolvidables", explicó.

"Me voy muy contento de esta isla, me voy absolutamente satisfecho y realizado, y agradecido porque aquí he podido conseguir muchas cosas a nivel profesional. Me voy teniendo un prestigio que antes no tenía, esto no se lo debo nada más que a la UD Las Palmas y a los jugadores que han sido una maravilla en líneas generales. Ha habido momentos duros con ellos y ellos conmigo, pero lo entiendo como algo normal", sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine