28 de octubre de 2016
28.10.2016
Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

28.10.2016 | 20:10
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Horas en el paraíso

Horas en el paraíso

Los primeros festivales marcaron la atracción fatal entre moda y conciertos infinitos

Santos placeres

Santos placeres

El Monasterio de Valbuena alberga el spa de lujo de Clarins - Cuidar cuerpo y alma vale 5 estrellas

Política del cuerpo

Política del cuerpo

Ya lo advirtió el filósofo Foucault: "El cuerpo es un texto donde se escribe la realidad social"

Contra el kilómetro 0

Contra el kilómetro 0

Inspirarse en otras culturas ya no es exótico, ahora es la norma de cualquier colección

La sensatez lleva tacones

La sensatez lleva tacones

La líder de Jimmy Choo sabe muy bien que el éxito es una mezcla de sabiduría, talento y riesgo

Enlaces recomendados: Premios Cine