13 de marzo de 2015
13.03.2015
Enfermedades

La vacuna española contra el Alzheimer, más cerca

Un nuevo estudio en ratones ha confirmado que la vacuna experimental en la que se trabaja no genera efectos secundarios

13.03.2015 | 19:45
El Alzheimer se caracteriza por la pérdida de neuronas.

Un nuevo estudio en ratones publicado en 'BioMed Research International' ha confirmado el potencial de la vacuna experimental contra el Alzheimer desarrollada por científicos españoles del Centro de Investigación Biomédica EuroEspes, al revelar que no genera los efectos secundarios que sí habían provocado otras vacunas previas.

La vacuna experimental española, cuyo desarrollo ha estado dirigido por el doctor Ramón Cacabelos, fue patentada en Estados Unidos en 2010 bajo el nombre 'EB101' y los primeros ensayos clínicos en ratones revelaron en 2012 su efecto preventivo y terapéutico.

En concreto, se probó en ratones transgénicos en cuyo genoma se insertaron dos de los genes humanos responsables de la enfermedad de Alzheimer. De este modo, evitó que la enfermedad apareciera en aquellos roedores que no experimentaban síntomas y, cuando esto ocurría, también fue capaz de detener el proceso neurodegenerativo.

Este método de inmunización utiliza liposomas enriquecidos con un factor neurotrófico que potenciaba la supervivencia de las neuronas, lo que permite una protección dual con efectos profilácticos y terapéuticos.

Ahora, el siguiente paso era comparar su seguridad con la de la vacuna 'AN1792', aprobada por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) en 2001. Sin embargo, los primeros ensayos clínicos fueron suspendidos por efectos secundarios, como microhemorragias cerebrales y casos de meningoencefalitis letales.

En este nuevo trabajo se ha visto que, aunque ambas vacunas limpian eficazmente los depósitos de proteína beta-amiloide que afectan al cerebro con Alzheimer, la gran ventaja de la 'EB101' es que evita las reacciones autoinmunes responsables de los casos de meningoencefalitis, así como las microhemorragias cerebrales que aparecen en los casos tratados con la 'AN1792'.

Según Cacabelos, este nuevo estudio es "un paso más en la búsqueda de soluciones terapéuticas contra la enfermedad de Alzheimer" y confirma la utilidad de la inmunoterapia activa como potencial método preventivo para evitar la muerte prematura de las neuronas en aquellas personas predispuestas a padecer la enfermedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine