El 34% de los hospitalizados por gripe tiene una enfermedad cardiovascular de base. De hecho, el Ministerio de Sanidad considera como grupo prioritario de vacunación a aquellos pacientes, menores y adultos, con patologías cardiovasculares crónicas.

Por ello, y coincidiendo con el inicio de la campaña de vacunación antigripal, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) recuerda a estos pacientes la importancia de que reciban esta vacuna porque es la medida más eficaz para prevenir la infección por el virus de la gripe y sus complicaciones.

Te puede interesar: ¿Puedo tener gripe y coronavirus al mismo tiempo?

No sólo deben vacunarse aquellos aquejados de este tipo de patologías, también es altamente recomendable para aquellos que, de momento, sólo tienen factores de riesgo cardiovascular. Hablamos de personas con hipertensión arterial, diabetes mellitus y obesidad.

La gripe aumenta un 10% las posibilidades de tener un infarto

«Sabemos que el riesgo de desarrollar un infarto de miocardio durante los brotes de gripe se sitúa en torno al 10% y se mantiene elevado incluso tras el periodo de exposición al virus, de forma que hasta el 6% de los infartos se relacionan con esta infección respiratoria», recuerda la doctora Amelia Carro, portavoz de la SEC, quien indica también que la vacunación antigripal reduce nueve veces el riesgo de infarto.

Sin embargo, diversos estudios han demostrado que la vacuna contra la gripe tiene un importante papel en la prevención cardiovascular, con una reducción del riesgo de entre el 17 y el 54%.

«Esto indica que la eficacia de las vacunas antigripales en la prevención cardiovascular es comparable o superior a muchas medidas de prevención secundaria, como la toma de antihipertensivos, estatinas o el abandono del hábito tabáquico», subraya la doctora Amelia Carro.

Y es que, los fármacos antihipertensivos reducen el riesgo de eventos cardiovasculares hasta un 25%, las estatinas hasta un 30% y el abandono del tabaco hasta un 43%.

La vacuna reduce la mortalidad cardiovascular un 41%

Por otro lado, el estudio IAMI trial, presentado recientemente en el Congreso Europeo de Cardiología también ha demostrado la eficacia de la vacunación antigripal en un grupo concreto de pacientes.

Todos aquellos que acudían al hospital para hacerse un cateterismo urgente o programado recibían la vacuna contra la gripe durante el ingreso, con independencia de que fuera o no temporada de vacunación.

El estudio demostró que, al año, la vacuna reducía un 41% la mortalidad por todas las causas, un 41% la mortalidad cardiovascular pero no de forma significativa los casos de trombosis del stent y de infarto de miocardio.

Para la cardióloga, estos resultados son impactantes. La reducción del objetivo primario (combinado de mortalidad por todas las causas, infarto de miocardio y trombosis del stent) se reduce significativamente, un 28%.

Pero al analizar los componentes por separado, en objetivos secundarios, la significación no responde a reducción de infarto de miocardio ni trombosis del stent, sino a reducción de la mortalidad por todas las causas (41%).

También hay reducción de mortalidad por causas cardiovasculares, otro 41%. «La vacunación, por lo tanto, confiere una ventaja de supervivencia por mecanismos más allá de la prevención de infecciones/complicaciones infecciosas. Esto refuerza la idea de incluir la vacunación antigripal dentro de las medidas de prevención secundaria cardiovascular», valora la doctora Carro.

Las desconocidas ventajas que aporta la vacuna de la gripe: hipertensión, diabetes, obesidad…

Objetivo: tasas de vacunación récord

La especialista en cardiología ha participado como representante de la SEC en la elaboración del libro «Revisión y análisis de las evaluaciones públicas de organismos internacionales sobre los niveles de evidencia de las nuevas vacunas antigripales», promovido por la Asociación Española de Vacunología (AEV).

El texto revisa los niveles de evidencia y la calidad de las nuevas vacunas antigripales, sintetizando, aunando y facilitando la interpretación de las recomendaciones realizadas por diferentes organismos internacionales independientes a la luz del contexto sanitario de España.

También recoge una evolución de la cobertura de vacunación antigripal en la temporada 2020-2021 y las diez previas en la población ≥ 65 años en nuestro país.

Llama la atención que la pasada temporada se obtuvo una cobertura en este grupo poblacional del 67,7%, según los datos provisionales disponibles, frente al 54,7% de la campaña 2019-2020.

«El objetivo en la presente temporada es alcanzar tasas de vacunación mayores o iguales al 75%, tanto en personas mayores de 65 años como en los profesionales sanitarios. Debemos implicarnos, vacunándonos y vacunando a nuestros pacientes«, remarca la especialista.

La SEC recuerda a todos los pacientes con enfermedad cardiovascular la recomendación de vacunarse también frente a la COVID-19.