Más cantidad de comida de la habitual, más dulces, más alcohol o bebidas azucaradas. Seguro que esta ha sido la tónica general de todos durante las fiestas navideñas.

Y seguro también que más de uno ha sufrido como consecuencia lo que los expertos llaman reflujo gastroesofágico. Lo que popularmente llamamos acidez o ardor.

Te puede interesar: Ardor de estómago, reflujo, acidez ¡Atentos al Esófago de Barret!

Se trata de algo normal, que ocurre varias veces a lo largo del día sin que ni siquiera nos percatemos de ello.

El problema viene cuando la cantidad de reflujo es excesiva. Aquí es cuando vienen los problemas y molestias.

Generalmente esto se debe a que la válvula que separa el estómago del esófago, llamada cardias, no funciona correctamente.

Acidez y ardor, principales síntomas

Los principales síntomas de esta patología son dos el ardor y la acidez.

Pero no son los únicos síntomas ocasionados por esas comidas más abundantes, con más grasas, o por consumir más café del debido.

Desde la FEAD señalan que el reflujo gastroesofágico puede causar disfagia (problemas en la deglución), dolor de pecho, afonía, ronquera o tos.

Sólo con relatar al especialista alguno de estos síntomas el médico diagnosticará con facilidad el reflujo gastroesofágico.

En algunos casos, puede ser necesario la realización de una gastroscopia para determinar si se ha producido alguna complicación o si se sospecha que se puede tratar de otra enfermedad.

Cuando el reflujo se complica

No se trata de una enfermedad grave, pero si deja de ser un problema puntual causado por algún mal hábito alimentario, puede ocasionar lesiones más importantes.

Desde la FEAD subrayan que las lesiones más habituales que se derivan del reflujo son:

¿Cómo se trata el reflujo gastroesofágico?

Existen un gran número de fármacos que pueden aliviar las molestias ocasionadas por esta patología.

Y también para aquellos casos en los que se hayan podido producir lesiones.

Pero es esencial en todo caso que sea un profesional médico el que prescriba el medicamento y paute la mejor forma de tomarlo. En los casos más graves la cirugía será la solución.

Los expertos de la FEAD indican también que en caso de que estas molestias no sean continuas, sino que el reflujo sea algo esporádico, lo más indicado es evitar los hábitos que los provocan (consumo excesivo de grasas, café o alcohol).

Recomendaciones para evitar el reflujo gastroesofágico

Para evitar su aparición y así librarnos de las molestias que causa, los especialistas de la Fundación Española del Aparato Digestivo recomiendan:

  • No automedicarse. El uso de antiácidos sin prescripción médica puede ser contraproducente porque, a pesar de aliviar los síntomas, «no evita las complicaciones». Lo mejor es acudir a un especialista.
  • Seguir las indicaciones médicas. Tomar el tratamiento pautado por el médico de forma ordenada y el tiempo que este indique es la forma más eficaz de terminar con el reflujo.
  • Evitar los excesos. No abusar de los alimentos ni comer a deshora.
  • Nada de alcohol ni tabaco.
  • Evitar dormir nada más cenar. Lo más indicado es dejar que pasen un par de horas antes de acostarse.
  • Evitar la ropa ajustada.
  • Cuidado con el sobrepeso.
  • Y si los síntomas son más habituales a la hora de dormir, elevar la cabecera de la cama puede aliviar las molestias.