Cada vez son más comunes las páginas web en las que los clientes hablan de su experiencia en bares y restaurantes de todo tipo. Ya casi nadie acude a un local de hostelería sin antes mirar en diversas páginas las opiniones que han dejado quienes han visitado estos negocios previamente. Es por eso que este tipo de páginas de opiniones son cada vez más populares y que los dueños de los locales están cada vez más pendientes de lo que sale de ellos.

Las redes sociales de Canarias se han dividido ante la imagen de una factura de un restaurante de San Sebastián de La Gomera. En él se muestra como la cuenta asciende a 30 euros en un desayuno el pasado domingo, 29 de agosto, a las 11:35 horas.

En el momento de pagar el desayuno, los comensales se sorprendieron al ver que añadieron a la cuenta un extra a tres pulguitas de lomo y bacón, en el que por añadir un suplemento, le salió 3 euros, 1 euro por cada bocadillo. Cada pulquita le salió 4.40 euros.

La polémica cuenta

La polémica cuenta

Esta factura se ha hecho viral, compartiéndose en distintas redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea, en el que aunque muchos han sido críticos y han tachado de elevado el montante final, otros usuarios han salido en defensa del local de restauración isleño.

"¿Clavada un bocadillo 3€? Si lo quiere más barato que vaya al supermercado y compre el pan y el queso, y se siente en un banco del parque", "La verdad es que es normal cobrar un pequeño extra si se quiere por un poco más de queso, pero vamos que el sentido común debe imperar en estos casos y tener una cortesía con el cliente, y si no es así pues 0.50 céntimos a lo máximo , pero me parece que esto se fue de madre", son algunas de las respuestas que han salido en defensa del local".

Un ticket con una cifra final: 15 euros con 40 céntimos. Ese fue el precio total que abonó el grancanario José Santana por tres cortados, una botella de agua -de 0,75 litros- y una cerveza - de 0,25 - en un local del municipio grancanario de Mogán hace unos años.

Enfadado, decidió publicar el recibo en su Facebook . En él no se aprecia un desglose de las bebidas: el coste de cada cortado era de 2,50 euros y la botella de agua, cinco.

Y no es el único sablazo que se ha hecho viral en los últimos tiempos. También tenemos el sablazo que Paz Álvarez Calvo denuncia en Twitter por el pan obligatorio que no pidió. Le cobraron 2,50 por el pan que no quería.