La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) suele ser la pesadilla de muchos usuarios que temen no recibir el “apto” para seguir conduciendo su coche por las carreteras hasta el año siguiente. En algunos casos incluso se realiza esta inspección técnica dos veces por año. Todo por la ansiada pegatina.

Luces, neumáticos, motor, gases… la ITV repasa todos los componentes de nuestro coche para comprobar que está en perfecto estado, un tipo de examen final anual que determina si podemos seguir conduciendo con él o es el momento de cambiarlo. 

La ITV cada vez ha ido endureciendo más sus inspecciones para que los vehículos se encuentren en perfecto estado y, de esta manera, reducir la tasa de accidentes en las carreteras españolas. Este endurecimiento se viene aplicando también en colaboración con las nuevas normativas aprobadas desde la Unión Europea. 

Uno de los cambios que se va aplicar ya mismo, a partir del 27 de septiembre, es en la inspección del nuevo sistema implantado en los vehículos matriculados desde 2018. Se trata del sistema e-call, para las llamadas de emergencia, por lo que si tu vehículo dispone de él, tienes que saber que desde la ITV van a inspeccionar con lupa este sistema. 

Papeles que debes presentar en la ITV

La inspección no solo consiste en una revisión visual de todos los componentes del vehículo, sino que también se controla que todos los papeles de nuestro coche estén en regla y en vigor. Para estar preparado cuando tengas que ir al “examen final”, esta es la documentación que necesitas:

  • El permiso de circulación
  • DNI del propietario del vehículo (en este caso sirve una fotocopia)
  • Tarjeta de Inspección Técnica
  • Los papeles del seguro obligatorio