El presidente nacional del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, clausuró ayer el foro del PP El empleo es lo primero, celebrado en Las Palmas de Gran Canaria, haciendo, de una parte, una apuesta por la simplificación de la tipología de contratos y, de otra, por la revisión de la negociación colectiva para que los convenios pasen de globales a locales. Dos de las reformas que permitirá al PP, señaló, "iluminar el camino de la salida de la crisis".

Rajoy aseguró que, hoy por hoy, la creación de empleo "es una cuestión de urgencia nacional y de supervivencia de España". Por ello ese, dijo, será el "gran objetivo" del PP si gana las elecciones generales del próximo 20 de noviembre.

La intervención del presidente popular ponía punto final al encuentro celebrado durante dos días con la finalidad de recabar propuestas que puedan incluirse en el programa electoral. Además de los principales líderes nacionales del partido, diputados, senadores y cargos en las Islas, el encuentro contó con las aportaciones de personalidades independientes de prestigio en el ámbito de la economía. Entre ellos, el exministro y presidente de Bankia, Rodrigo Rato, defendió la necesidad de abrir un debate para ligar los salarios a la productividad. Una idea asumida el día anterior por varios de los representantes del PP pero que ayer Rajoy decidió soslayar.

Sí se detuvo, en cambio, en explicar dos de las medidas que considera más urgentes de poner en marcha y en plena actualidad, teniendo en cuenta que esta misma semana el pleno de la Cámara baja debatirá el decreto ley del Gobierno para potenciar el empleo de los jóvenes aprobado por el Consejo de Ministros el 26 de agosto. En la votación el PP, según adelantó en un aparte con los medios de comunicación la portavoz en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, "se abstendrá".

"Necesitamos un mercado laboral como el de los países de nuestro entorno", subrayó Mariano Rajoy. "La regulación ahora va en contra de la creación de empleo". Criticó, en este sentido, que la temporalidad se haya convertido en "norma" y no sea la excepción. "Los contratos indefinidos deben ser la norma y no la excepción", subrayó.

Respecto a la negociación colectiva, apuntó la conveniencia de que "las grandes decisiones en materia salarial" se tomen en los convenios que acuerden empresarios y trabajadores en el ámbito de sus empresas. Los contextos, los objetivos y las empresas son diferentes unas de otras, explicó. "No es lo mismo una empresa de Bilbao que una de La Gomera", señaló haciendo pedagogía.

Igualmente, señaló la necesidad de crear un marco de regulación laboral específico para autónomos y microempresas.

"Reformas es lo que promete el PP a la sociedad española. Reformas y concordia", dijo, "porque en el proyecto con el que nos presentamos a las elecciones caben todos. Esta es una tarea colectiva. El PP no aspira a llevarlo [el proyecto] adelante en solitario".

Esa fue su única promesa del día tras comprometerse con canarias pero sin hacer promesas "que sé que no puedo cumplir".