Los empresarios temen que los recortes de la inversión pública anunciados por el próximo Gobierno central ahonden más en la crisis, ante el bloqueo que está sufriendo la inversión privada. Alberto Cabré advierte que "vienen unos ajustes extraordinarios y encima la Reserva para Inversiones (RIC) está cada vez más débil porque los beneficios se han reducido. Si no impulsamos los proyectos pendientes estamos condenados al fracaso".

Por su parte, el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Sebastián Grisaleña, añade que "Rajoy nos guste o no va a hacer una política de muchos recortes y un cambio total del sistema de gobierno. Lo que no podemos dejar es que se pare todo y no invertir nada".

El presidente del Círculo de Empresarios de Gran Canaria, Agustín Manrique, y la presidenta de la Asociación de Empresarios de la Construcción, Salud Gil, prefieren mostrarse más cautelosos hasta que el nuevo Gobierno tome posesión y explique cuáles van a ser sus prioridades. "Ya sabíamos que el año 2012 iba a ser duro por los recortes, pero el sector de la construcción estamos sufriendo esta situación desde 2008 y ya la obra pública no es nuestra tabla de salvación", explica Salud Gil.

Sin ajustes

El empresario Santiago Santana Cazorla se muestra más claro: "En Canarias no puede haber ningún recorte porque si no nos marchamos de aquí". Por eso pide al próximo presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, que ayude a las Islas porque tiene el paro más elevado de Europa.

El presidente del Grupo Domingo Alonso, Sergio Alonso, advierte que "no se puede prometer el oro y el moro para luego vernos endeudados. Los políticos sufren el complejo de Papá Noel de regalar cosas, es algo muy fácil cuando el dinero no es suyo y así se despilfarra".