El PP ha tomado la iniciativa en el Parlamento regional para forzar un cambio en la Reserva de inversiones (RIC) y superar el bloqueo a que la han llevado las limitaciones del Ministerio de Hacienda al considerar los beneficios de una empresa. Los populares defenderán esta semana en la Cámara una proposición no de ley en la que se pide que los beneficios sean considerados como tales en su integridad siempre que la empresa que los dota en la RIC "hubiera creado, mantenido o incrementado su plantilla de personal".

Jorge Rodríguez, portavoz económico del Grupo Popular, considera que esta vinculación de beneficios al sostenimiento o ampliación de empleos "puede superar la situación actual, en la que un potente instrumento de reinversión como la RIC está amenazado con convertirse en inútil para el desarrollo del Archipiélago".

La proposición no de ley sería, de ser aprobada, una declaración que obliga formalmente al Gobierno autonómico a gestionar una reforma del artículo 27.2 de la Ley del REF (que regula la Reserva de Inversiones) en tal sentido ante el Gobierno del Estado.

Rodríguez asegura que la última modificación de la RIC (de enero de 2008) "ha encorsetado este incentivo, y la prueba es que los empresarios ya no dotan RIC por este problema aunque también es verdad que por la caída de beneficios". El diputado del PP aludió además a los 2.000 millones de euros en beneficios que las empresas isleñas tienen en disputa en el Tribunal Supremo.

La propuesta, sin embargo, es calificada desde la Consejería de Economía y Hacienda de "ocurrencia". "El Ejecutivo", explican las mismas fuentes "no improvisa ni aborda asuntos de tal calado limitándose a pedir al Estado modificaciones puntuales". En ese sentido, ya ha abierto un proceso de diálogo con agentes económicos y sociales para abordar la reforma de la ley, que debe estar antes de acabar 2013.