El Sindicato de Médicos de Las Palmas aseguró ayer que seguirá luchando para revocar la prolongación de la jornada semanal en 37,5 horas, como ha "impuesto" el Gobierno de Canarias para el próximo año con motivo de los recortes económicos. Los médicos se posicionan en contra de los avances de acuerdo obtenidos esta semana entre los sindicatos UGT, CC OO, Sepca y Satse con la Consejería de Sanidad que motivaron que se desconvocara la huelga prevista para el jueves pasado.

Mientras que estos cuatro sindicatos ven "innegociable" la ampliación de dos horas y media más a la semana, los médicos sostienen que cualquier medida se puede "revertir siempre", como señaló ayer el presidente de esta central, Isidro Rexachs.

Rexachs explicó que en las asambleas celebradas en los dos hospitales públicos de Gran Canaria esta semana, así como en la de Atención Primaria, quedó latente el descontento por esta medida. De hecho, los profesionales amenazan con llevar a cabo movilizaciones, como huelgas o concentraciones. Unas protestas que se concretarán posteriormente en las diferentes comisiones.

Además, el Sindicato de Médicos considera "insuficiente" la solución acordada entre los otros cuatro sindicatos y Sanidad que pasa por obtener de la facturación a terceros (unos 80 millones de euros) los fondos necesarios para mantener el empleo del personal interino y eventual del Servicio Canario de Salud (SCS), tal y como respalda una enmienda incorporada por CC y PSC a los presupuestos de 2012.

Por su parte, CC OO, UGT, Sepca y Satse se muestran "contentos" con esta enmienda, pero advierten que no pararán en sus presiones hasta que se firme en la Mesa Sectorial. "Si ese dinero se revierte directamente en el SCS, será un avance importantísimo y se solucionarán algunas carencias como la de los quirófanos", dijo ayer Francisco Bautista, de UGT.