Canarias cerró 2011 con un saldo migratorio exterior positivo de 10.490 personas, al ver incrementada su población con 10.909 personas procedentes de otros países, mientras que 419 ciudadanos españoles residentes en las Islas marcharon al extranjeros, según datos del INE.

Las cifras publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que España perdió población el año pasado por vía del saldo migratorio exterior por primera vez desde que se tienen datos de este tipo, al terminar el ejercicio con un saldo migratorio negativo de 50.090 personas.

Canarias es, de largo, la comunidad autónoma que más habitantes ganó en 2011 por el saldo migratorio, 10.490 personas, seguida de Andalucía, con 4.699; Aragón, con 1.827; el Principado de Asturias, con 1.374; Extremadura, con 1.129; y Murcia, con 1.095.