El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, cuestionó ayer la potestad tributaria del Gobierno canario después de que, también ayer, éste anunciara que acelera la creación de un impuesto disuasorio sobre el petróleo para ponerlo en marcha "cuanto antes".

Tras la Junta Directiva Regional del PP en la capital grancanaria, el también presidente de los conservadores en las Islas recordó que "los únicos tributos" que hay en Canarias son los del Estado, que son los cedidos en el sistema de financiación autonómico, y los del Régimen Económico y Fiscal (REF). Soria dijo que el Gobierno central es "partidario" de que, "si hay explotaciones, Canarias tenga ingresos fiscales derivados de esa actividad".

"Eso tiene que dar lugar, por tanto, a una modificación del REF para que se cree un tributo a tal efecto o una modificación en la Ley Nacional de Hidrocarburos, pero son dos leyes de ámbito nacional, dos leyes del Congreo", apostilló. En este sentido, Soria destacó que "las exploraciones, si se hacen, son en el Atlántico, a 61 kilómetros de la costa y ahí Canarias no tiene competencia, ni tampoco en la orilla de la playa donde rompe la ola". "Esas son aguas territoriales españolas", remarcó. Asimismo, dijo que no le preocupan los 7.000 incidentes de fuga en explotaciones de Repsol en los últimos cinco años.

Igualmente, el ministro celebró que "haya bajado mucho el tono el Gobierno de Canarias" en relación a las prospecciones. Un cambio de actitud que, según él, "se palpa cuando se lee la comunicación del Parlamento regional, donde se ve fácilmente que se oponen de momento".

Política de Repsol

Por otro lado, el portavoz del Ejecutivo autonómico, Martín Marrero, criticó ayer, tras el Consejo de Gobierno, la "agresiva política comercial por parte de Repsol desde hace un par de semanas y que ha arreciado en los últimos días", algo que entiende como "una estrategia de marketing". Incidió en que la administración ha dado instrucciones a sus servicios técnicos y jurídicos para "acelerar" la creación de un impuesto que haga que no sea rentable la explotación de crudo en las Islas.