El PP alertó ayer de que la Consejería canaria de Sanidad lo tendrá "crudo" para abonar las facturas a sus proveedores en 2013 debido a la merma de fondos en esta área en el presupuesto autonómico. El propio director general del Tesoro, Javier Armas, reconoció estos días que el mantenimiento del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) el próximo año favorece las expectativas de la comunidad autónoma para afrontar sus obligaciones.

La portavoz popular en materia sanitaria, Mercedes Roldós, denunció que el Servicio Canario de Salud (SCS) sufrirá un recorte global de casi 219 millones, lo que supondrá una caída del 7,9 % respecto a las cuentas del presente año, y no de 27 millones (-1,07 %) como atestigua la consejera Brígida Mendoza, quien ayer explicó en comisión parlamentaria las cuentas que gestionará el próximo ejercicio, que se elevan a 2.559 millones.

El capítulo dos del presupuesto del SCS para 2013, referido a gastos corrientes en bienes y servicios, asciende a 742 millones, 35 millones más que en 2012. Sin embargo, Roldós subrayó que para el próximo año la cuantía global es inferior, ya que a los 707 millones de euros iniciales del SCS para 2012 se sumaron 191 millones de euros de créditos ICO para pago a proveedores, a fin de sufragar facturas contabilizadas antes del 31 de diciembre de 2011.

La ex titular de Sanidad vaticina que sin ese "balón de oxígeno" adicional en 2013 Sanidad "seguirá metiendo facturas en los cajones", hecho que afecta a los compromisos con clínicas concertadas, gasto farmacéutico hospitalario y suministradores de material fungible y equipamientos, entre otros.

En este punto, recordó que aún está en el aire el desembolso de 70 millones a las oficinas de farmacias, a las que el Ejecutivo regional adeuda los meses de septiembre y octubre por el pago de los medicamentos.

La consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, interpretó que "no se pueden sumar créditos iniciales con créditos definitivos" e insistió en que las partidas del SCS para 2013 caen un 1,07 %. Remarcó su "objetivo irrenunciable" de preservar todos los hospitales públicos abiertos y la plantilla actual.