El presidente de Canarias, Paulino Rivero, recibió ayer el compromiso directo y formal de la titular de Fomento, Ana Pastor, de que se mantendrá el 50% de las subvenciones al transporte aéreo a los residentes en las conexiones con la Península, sea cual sea el precio del billete. Pero Canarias exige ir más allá y, con el fin de garantizar la movilidad de los residentes en las Islas y una conectividad razonable en todo el territorio, planteó formalmente a la ministra la necesidad de declarar varias de estas rutas desde el Archipiélago a la Península de obligación de servicio público (OSP). Es decir: fijar frecuencias mínimas y precios máximos.

Ese fue el punto en el que incidió Rivero en su reunión de casi dos horas con Pastor y sobre el que mantendrá en el futuro la presión sobre el ministerio, una vez que considera haber "despejado las dudas" de que no habrá un tope a las tarifas subvencionables, tal como planteo Fomento haces unas semanas.

Rivero defendió ante la ministra y el secretario de Estado de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, Rafael Catalá, que la declaración de OSP para "varias rutas", que no especificó, es la única solución para la contención de precios, disparados tras la desaparición de la aerolínea Spanair en enero del pasado año. Madrid, por su lado, pretende resolver el problema a través de "medidas de eficacia y control" sobre las compañías para que ajusten sus tarifas a un precio medio. Una postura de paños calientes que no convence al Ejecutivo autonómico y sobre la que pretende seguir dando la batalla.

Si tras un análisis compartido de las conexiones entre Canarias y la Península se demuestra que se han reducido las frecuencias y aumentado los precios, el ministerio deberá tomar cartas en el asunto y asumir el establecimiento de tarifas máximas como una acción estratégica, subrayó Rivero.

En relación con la subvención del 50% del coste de los billetes a los residentes, Rivero fue tajante en dar credibilidad al compromiso de Pastor. "Conozco a la ministra hace muchos años y suele ser una persona muy clara para lo bueno, y para lo malo, y en este caso ha sido para lo bueno, porque ha sido rotunda en el sentido de mantener las subvenciones a los residentes como viene sucediendo en estos momentos", afirmó el mandatario regional. Añadió que "Canarias está de acuerdo en que el ministerio luche y ponga todos los instrumentos para evitar fraude, mejorar la eficiencia y la eficacia y que los recursos públicos vayan a parar al uso para el que están destinados. Pero solo si se mantiene las ayuda en los términos actuales".

El presidente reiteró su confianza al respecto pese a que el secretario de Estado, con el que compareció en la rueda de prensa, se resistía a verbalizar que esa garantía suponía una renuncia tácita a establecer tarifas máximas subvencionables.