CC es, por el momento, la única fuerza política que ha garantizado su apoyo en el Congreso al acuerdo entre el PP y el PSOE sobre la UE que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defenderá en el próximo Consejo Europeo. Si en los próximos días no se producen más adhesiones, el de la nacionalista tinerfeña Ana Oramas podría ser el único voto distinto al de los dos grandes partidos que avale un acuerdo del que ya se han desmarcado el resto de las formaciones políticas. El acuerdo se registró ayer como una proposición no de ley firmada únicamente por PP y PSOE y podrá ser enmendado.

El pacto -que incluye la puesta en marcha del plan europeo de empleo juvenil y medidas de activación de la economía- no contará tampoco con el apoyo de Pedro Quevedo, el representante de NC en el Congreso y socio parlamentario de CC en Madrid.

El diputado nacionalista por Las Palmas avanzó ayer que se abstendrá en la votación del próximo día 25 por considerar el acuerdo un pacto entre PP y PSOE "para salvar el bipartidismo" que ha marginado al resto de los grupos en la negociación de los contenidos, y por su ineficacia ente Bruselas.

Tanto Oramas como Quevedo han descartado que esta discrepancia entre CC y NC afecte a las relaciones entre ambas formaciones en su entente política en el Congreso, y aseguraron que se refiere a una cuestión contemplada como excepción en sus acuerdos internos.

Oramas, que se reunió con Rubalcaba en la tarde del miércoles, consultó su posición al respecto con los dos principales líderes de CC, el presidente de Canarias, Paulino Rivero, y el secretario general de CC, José Miguel Barragán. Los tres dirigentes nacionalistas optaron por sumarse al acuerdo de los dos partidos mayoritarios ese mismo día por la tarde y se mantuvieron en él incluso cuando el resto de las formaciones parlamentarias decidieron desmarcarse y hacer un plante a populares y socialistas en la mañana de ayer. "Se trata de acuerdo cuyo eje coincide esencialmente con las posiciones del Gobierno de Canarias ante la UE en temas como los fondos para un plan de empleo juvenil, o la necesidad de tomar medidas de reactivación económica, sobre todo en zonas especialmente afectadas por la crisis como es Canarias", asegura Oramas.

La diputada de CC reconoce que a PP y PSOE "le han fallado las formas" por no haber consultado previamente a las grupos parlamentario, pero considera que se trata de "un acuerdo muy importante porque compartimos las prioridades que se han contemplado y porque se va con una posición común ante la UE". Oramas cree que "por encima de las formas, el acuerdo coincide con los planteamientos de CC y lo que está reclamando Paulino Rivero para Canarias en sus entrevistas con los dirigentes de la UE".

En concreto, CC estima que el acuerdo entre los dos grandes partidos que defenderá Rajoy en Bruselas - los días 27 y 28 de junio- ayudará a conseguir el adelanto de los fondos para planes de empleo en el sentido que lo ha reclamado Rivero en Bruselas, o reforzar el papel del Banco Europeo de Inversiones (BCI) en la reactivación de la economía de las Islas.

Para Pedro Quevedo, sin embargo, se trata de un acuerdo "en el que no hay posibilidad alguna de aportar nada" y cuyos contenidos no dejan de ser "una declaración de intenciones" sin ningún efecto práctico. El diputado de NC considera que el acuerdo "no implica ningún cambio de políticas, sino de que se empiece a hablar de otra manera", y reclama al PP que "ponga en práctica en las políticas estatales" lo que reclama a la UE para la política comunitaria. Define su abstención como "una bienvenida a un cambio de posición por parte del Gobierno español, pero incompleto". Quevedo dice no entender el apoyo de CC salvo si es porque "el Gobierno de Canarias tiene a cambio algo en la mano", como algún tipo de negociación con Rajoy (más información en página 50).