La donación está contemplada por la ley como un instrumento de financiación de los partidos políticos en España. En las últimas cuentas fiscalizadas del PP, relativas a 2011, aparecen unos ingresos declarados en concepto de donaciones por valor de 2,14 millones de euros. Una cantidad mucho menor, menos de la mitad, de lo que percibió este partido antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En el año 2007 el partido que preside Mariano Rajoy recibió en donaciones 4,97 millones de euros. En ambos ejercicios se celebraron elecciones municipales y autonómicas.

La Ley de Financiación de Partidos Políticos del año 2007 -que actualizó una primera versión aprobada 20 años antes- establece que las donaciones "deben proceder de personas físicas o jurídicas, que no contraten con las administraciones públicas, ser públicas y no exceder de límites razonables y realistas". Es este punto, junto con el de las cuantías, el más controvertido, pues muchas de las empresas que aparecen como donantes contratan con las administraciones.

La Ley de 2007 estableció una cuantía máxima en 100.000 euros al año, un 40% más que la cantidad estipulada en la primera versión de la ley. Asimismo, la actual normativa prohíbe las donaciones anónimas tras las reiteradas quejas del Tribunal de Cuentas, encargado de fiscalizar la contabilidad de los partidos políticos. Este límite no afecta a las donaciones en especie de bienes inmuebles.