El Parlamento de Canarias debatirá finalmente la toma en consideración de la iniciativa legislativa propuesta por el Cabildo de Gran Canaria para modificar la Ley de Renovación y Modernización Turística, donde se solicita que se posibilite la construcción de hoteles de cuatro estrellas y que las competencias sobre el planeamiento insular y los planes de modernización vuelvan a los cabildos.

El presidente de la corporación grancanaria, José Miguel Bravo de Laguna, consideró ayer desde Berlín, donde acude a la feria turística ITB, como "una gran oportunidad" que su iniciativa legislativa se debata en la Cámara regional, si los grupos políticos aceptan su toma en consideración, porque se puede "mejorar la ley y corregir los elementos que producen visos de inconstitucionalidad" a través de las enmiendas. De este modo, "se podrían despejar las dudas jurídicas, y lo lógico sería que el Estado retirase el recurso" interpuesto la pasada semana contra la norma canaria ante el Tribunal Constitucional (TC).

La Junta de Portavoces de la Cámara autonómica aceptó ayer que el texto de la corporación insular vaya al próximo pleno, después de que Coalición Canaria y el PSOE bloquearan tal posibilidad en una anterior reunión del 6 de febrero porque, según argumentaron, debía dirimirse primero si el Gobierno de Mariano Rajoy presentaba o no un recurso contra la legislación turística ante el TC, como así ha sido.

La iniciativa de la corporación insular llega al Parlamento al mismo tiempo que el Constitucional debe admitir a trámite el recurso del Estado, que pide la suspensión de dos apartados de la ley que permiten sólo la construcción de hoteles y establecimientos extrahoteleros de cinco estrellas. Según el Gobierno de Canarias y expertos juristas, este recurso endurece aún más la ley turística, ya que prohíbe nuevos hoteles de cualquier categoría, si no van vinculados a procesos de renovación.

Lea la noticia completa en la edición impresa de La Provincia, en el PDF del periódico o en Orbyt