Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado se traslada al lugar del sondeo para fiscalizar la actividad de Repsol

Industria vigila 'in situ' que se cumple la declaración de impacto ambiental - Un informe constata que las prospecciones se ejecutan de forma "satisfactoria"

Repsol inició el martes las prospecciones petrolíferas a 55,5 kilómetros al este de las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Dos días después, un equipo de inspección del Ministerio de Industria y Energía se trasladó al lugar donde la multinacional lleva a cabo el primer sondeo en Sandía, nombre que se ha dado al proyecto, con el objetivo de fiscalizar su actividad.

El Gobierno central constata que las catas se están ejecutando de forma "sustancialmente satisfactoria" en relación con los requisitos y condiciones exigidos a Repsol en el permiso de investigación de hidrocarburos. Así queda reflejado en un informe de supervisión que data del viernes, firmado por el director del Área de Industria y Energía de la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, Francisco Barroso.

El documento, al que ha tenido acceso este periódico y que consta de cuatro páginas, incluye la comprobación del cumplimiento de las obligaciones de la empresa en virtud de la declaración de impacto ambiental aprobada el 29 de mayo por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente.

El texto recoge que durante el sondeo la compañía energética está remitiendo al Estado los informes diarios de operaciones, el cuadro de avances-tiempo y de previsión. En su examen, Industria aborda cómo se están realizando los trabajos y recoge todo lo que tiene que ver con la logística, el material empleado y las medidas de seguridad.

Además, en su informe precisa que la desviación del punto de perforación respecto a la posición inicialmente prevista en el proyecto es de 3,56 metros.

Seguridad

Respecto a la seguridad de las instalaciones y las operaciones, así como la protección del medio ambiente, Industria considera que "se están adoptando las medidas oportunas" que fija la legislación vigente. Asimismo, da cuenta de que el promotor aplica su norma interna para "minimizar los riesgos".

Industria corroboró que Repsol controla la actividad sísmica inducida que se pudiera producir por las prospecciones mediante varios dispositivos sensores cerca de las catas. También deja constancia de que se ha realizado una inspección visual mediante un robot submarino no tripulado para determinar la fauna en la proximidad del proyecto antes de perforar el pozo.

Igualmente, en el transcurso de la inspección, verificó que un buque de apoyo contratado por Repsol está aplicando el protocolo de observación y actuación en caso de avistamiento de cetáceos. Los técnicos certificaron que la empresa posee planes de respuesta para episodios de descontrol del pozo y su taponamiento. Industria sostiene que Repsol ha adoptado un protocolo preventivo y corrector para "minimizar las consecuencias en caso de derrame".

Por su parte, el ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, señaló ayer que "aquel apocalipsis ecológico que anunciaban unos profetas se desmorona", porque "caen en absolutas falacias". Soria tachó de "farsa antiprospecciones" las protestas de "algunos profetas".

Compartir el artículo

stats