Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

In memoriam

Muere Paredes, el 'hombre en la sombra'

Nunca tuvo un cargo público pero sí fue determinante en las principales decisiones que marcaron la política canaria de mediados de los años 90

José María Martín Paredes en los primeros compases de CC junto al también fallecido Adán Martín (izquierda), Dimas Martín (detrás) y el herreño Juan Padrón. LP/DLP

El fallecimiento de José María Martín Paredes (Toledo 1948), exmiembro de las Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC) y de Independientes de Fuerteventura (IF), supone rememorar la trayectoria política de un hombre con más sombras que luces y rodeado de una leyenda que le puso en el epicentro de la convulsa etapa que rodeó los inicios de Coalición Canaria a mediados de los años 90. Nunca tuvo un cargo público pero sí fue determinante en las principales decisiones que marcaron la política canaria en esos años.

Uno de los episodios más rocambolescos que protagonizó Martín Paredes permanece en los anales de aquella moción de censura a Jerónimo Saavedra en 1993 que originó Coalición Canaria. El voto del diputado 31 necesario para que fructificara la llegada de Manuel Hermoso al poder estaba en manos del lanzaroteño Honorio García Bravo, que se escondió en Madrid ante las presiones recibidas para que no votara la moción. Pero Martín Paredes lo localizó, lo trajo al Parlamento y la censura salió adelante.

Martín Paredes estaba en todas las conspiraciones y negociaciones, era el muñidor de acuerdos pero también de rupturas y así como fue parte fundamental en las AIC, junto a Ildefonso Chacón, y de los inicios de Coalición Canaria, también contribuyó a la ruptura con la recién creada fuerza nacionalista por su agrio enfrentamiento con Asamblea Majorera.

Antiguos dirigentes políticos que le conocieron también le colocan en otras operaciones políticas relevantes de la época. Una de ellas fue el pacto tripartito que dirigió el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria tras las elecciones de 1991. José Carlos Mauricio era el llamado para ser alcalde al final del mandato pero una operación urdida por el grupo de José Sintes -que habían abandonado el PP- con el PSOE impidió su acceso a la Alcaldía. Muchos vieron a Martín Paredes como uno de los artífices de esta ruptura del time sharing.

Los enemigos políticos que se granjeó Martín Paredes en la primera mitad de los años 90 le llamaban "el hombre del maletín". De todos era conocido que estuvo disfrutando durante varios años de una suite en el Hotel Iberia de la capital grancanaria a la que acudían políticos para reuniones de las AIC y de la recién nacida CC y para negociar o romper pactos. Pero también empresarios y constructores acudían para supuestamente mediar en las adjudicaciones de carreteras. No hay que olvidar que Ildefonso Chacón era el consejero de Obras Púb licas en ese momento.

Pero no todos eran rivales y enemigos. Rafael Pedrero, exdirigente de las AIC, considera que José María Martín Paredes era un "estratega" sin el cual no se entiende la integración de Fuerteventura en las AIC y la llegada de Chacón al Gobierno. Según Pedrero, también favoreció la creación de CC a través del pacto original que desbancó la Presidencia de Saavedra.

Por su parte, el expresidente Manuel Hermoso destaca del fallecido que fue el más estrecho colaborador de Ildefonso Chacón y uno de los principales promotores de las AIC y de las negociaciones previa a la creación de la formación nacionalista que gobierna Canarias desde hace más de 20 años.

La trayectoria política de Martín Paredes fue declinando hacia finales de los años 90 cuando rompió políticamente con Chacón y ya los dirigentes de Coalición Canaria se alejaron de él tras la salida del PIL y de IF de la formación nacionalista.

Tras salir de la política José María Martín Paredes se convirtió en empresario. En esta faceta también fue protagonista de un episodio muy recordado al ser el promotor de Archipiélago Televisión, una emisora local donde desembolsó mucho dinero. El proyecto original no cuajó.

Durante los años posteriores Martín Paredes desarrolló varias actividades empresariales y también dejó su residencia en Fuerteventura y se fue a vivir a Lanzarote, donde pasó los últimos años de su vida. Falleció la madrugada de ayer a los 66 años, deja mujer y cinco hijos y hoy será incinerado en Arrecife. De él siempre se dijo que fue legionario y que llegó a Canarias tras la salida de España del Sahara. Lo segundo es verdad pero de lo primero algunos mantienen que era una leyenda que él mismo creó para afianzar su fama de negociador duro.

Compartir el artículo

stats