Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un bodeguero de Bandama aparece en la 'lista Falciani' por evadir seis millones

Hacienda descubre que Sixto Delgado cobró el paro pese al dinero que tenía en Suiza

Un bodeguero de Bandama aparece en la 'lista Falciani' por evadir seis millones

Llegó a estar durante casi dos años cobrando el paro pese a que tenía, en cinco cuentas corrientes de Suiza, más de 6,2 millones de euros. Este es el peculiar caso protagonizado -según informó ayer el periódico El País- por Sixto Delgado de la Coba, un ingeniero industrial de 70 años, vecino de la capital grancanaria, cabeza visible de una de las mejores bodegas de Gran Canaria -emplazada a los pies del Pico de Bandama, bautizada con el nombre de Hoyos de Bandama- y cuyo nombre ha aparecido en la famosa lista Falciani, donde se recogen 130.000 supuestos evasores fiscales.

El rotativo nacional desveló este domingo la curiosa historia de este empresario que durante más de tres décadas trabajó para Repsol -con varios años de servicio en África- y que ahora, casi tres lustros después de dejar su puesto en la compañía petrolera, se enfrenta a una petición de la Fiscalía de ocho años de cárcel al no haber querido regularizar su situación económica y evadir, supuestamente, tamaña cantidad de dinero a Hacienda. La empresa vitivinícola, de la que participa su hija desde hace casi seis años, permanecía en la tarde de ayer cerrada a cal y canto, si bien es cierto que varios vecinos manifestaron in situ a este periódico que la presencia de Sixto en ella es habitual durante la semana.

La Fiscalía y la Abogacía del Estado solicitan ahora una pena de ocho años de cárcel para él y una multa de 17 millones de euros al considerarlo autor de dos delitos fiscales por no recoger, en las declaraciones de las rentas de los años 2005 y 2006, el patrimonio del que realmente disponía.

La causa ha sido objeto de investigación en el Juzgado de Instrucción número 4 de Alcobendas, Madrid, donde han trascendido todo tipo de datos sobre sus bienes. Entre ellos, que posee una gran cantidad de propiedades inmobiliarias -con casi 30 fincas valoradas en casi un millón de euros, muchas de ellas heredadas-, dos viviendas en el término municipal de Santa Brígida y una tercera emplazada en las inmediaciones de la calle Senador Castillo Olivares y la plaza Perón. Además, se contabiliza un chalé de 237 metros a nombre de su mujer, ubicado en el exclusivo barrio madrileño de La Moraleja.

El 'soplo'

El calvario para el bodeguero comenzó, sin él saberlo, en diciembre de 2008, cuando el informático francoitaliano Hervé Falciani escapó de Suiza llevándose con él los nombres de más de 130.000 presuntos evasores fiscales del banco HSBC de Ginebra, según detallaba ayer el mencionado rotativo. El de nombre de Sixto era uno de los 659 de origen español que formaba parte de la relación. El 'soplo' llevó a la Agencia Estatal Tributaria española a dar un plazo a todos ellos para que regularizasen su situación y abonasen el dinero que supuestamente habían evadido. El bodeguero de Bandama, subraya El País, tenía fondos en el país helvético en 1997, pero optó por no cooperar. No quiso presentar declaración complementaria alguna y eso acabó en una inspección más a fondo de Hacienda y, en última instancia, el traslado de su caso a la Fiscalía.

Las pesquisas desarrolladas permitieron descubrir que, mientras él declaraba unos ingresos de casi 53.000 euros entre los años 2005 y 2006, su disponibilidad monetaria era mayor. Tal es así que existían 6,2 millones de euros en Suiza a nombre de una sociedad denominada Polaris Star Limited, de la que él era el administrador.

Los inspectores aún no han podido averiguar la procedencia de este dinero. LA PROVINCIA, por su parte, intentó localizar ayer al empresario, tanto en la finca como a través del teléfono móvil, para conocer su versión de los hechos. Los intentos resultaron infructuosos.

La instrucción, eso sí, ha servido para descubrir que Delgado ingresaba dinero en sus cuentas para atender sus gastos habituales, como es el pago de recibos, pero sin conocer la procedencia del mismo. La prestación del subsidio por desempleo se produjo cuando ya había superado los 55 años, aunque con la legislación actual es lícito percibir lo que se conoce como 'el paro' a pesar de que se pueda contar con semejantes recursos. Lo que entiende la Justicia que no es tan ajustado a derecho es que no atendiese sus obligaciones con Hacienda a raíz de una fortuna sobre la que se mantienen abiertas muchas incógnitas. Su nombre, con todo, no es el único relacionado con Canarias. La lista de Falciani incluye, según destapó El País en 2013, al médico Eufemiano Fuentes, a Juan Arencibia Rodríguez y a Santiago Quevedo Valido, estos últimos relacionados con la banca y el sector alimenticio.

Compartir el artículo

stats