Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transporte Expectación de los inversores por la empresa pública

Fondos de inversión de China, Kuwait o Singapur muestran interés por AENA

La privatización de la entidad aeroportuaria provoca peticiones de compra por fondos soberanos

Fondos de inversión de China, Kuwait o Singapur muestran interés por AENA

La privatización parcial de AENA se está convirtiendo en una operación atractiva para importantes fondos de inversión. Al conocido interés del magnate George Soros se unen ahora demandas de compra de acciones procedentes de fondos soberanos de Abu Dabi, China, Kuwait, Noruega, Qatar o Singapur. Este nuevo escenario y la subida del precio por acción hasta los 58 euros ha provocado que tanto Ferrovial como la Corporación Financiera Alba (la familia March), a quienes iban destinadas en un principio el 21% de las acciones, hayan desistido definitivamente de su derecho a comprar títulos de la entidad que gestiona los aeropuertos españoles.

Este tipo de movimientos alrededor de AENA ahonda aún más en la preocupación existente en el Gobierno canario y en los sectores empresariales turísticos de las Islas por el futuro del grupo y de la gestión de los aeropuertos canarios. En caso de que se confirmen estas peticiones, donde hay inversión pero también especulación, se corre el riesgo de una deslocalización en la toma de decisiones de una entidad pública imprescindible para la conectividad de las Islas y en un sector estratégico para un territorio alejado del continente y cuya actividad económica principal es el turismo.

El diario económico Expansión publicó ayer que entre los inversores estatales que están mostrando interés por AENA figuran Adia (Abu Dabi) y GIC (Singapur). Qatar, que es accionista del aeropuerto londinense de Heathrow y de IAG (holding de British Airways e Iberia) también estudia participar en la entidad, al igual que el fondo chino CIC y el kuwaití KIO. Por su parte, el fondo estatal de Noruega podría acudir también a la oferta pública de venta para entrar en el accionariado, aunque no se espera que tenga más del 1% del mismo.

Diez peticiones

Según las informaciones recabadas por los mercados, se han recibido más de diez peticiones preliminares de compra de títulos de AENA valoradas cada una entre 500 y 1.000 millones de euros. Sólo estas órdenes permitirían vender el 49% que el Gobierno pretende privatizar ya que la valoración máxima de esta participación se situará en 4.370 millones de euros, lo que supone 58 euros por acción.

Las buenas perspectivas de la economía española y la rentabilidad de AENA atraen a estos grandes fondos. Sin embargo, habrá que esperar a lo que sucede en los próximos días en función del calendario previsto por el Ministerio de Fomento para la cotización en Bolsa del gestor aeroportuario. Según este calendario, este fin de semana finaliza la asignación de las acciones al tramo minorista y acaba el plazo para realizar el prorrateo. Mañana lunes se conocerá el precio definitivo de la oferta pública de venta y el martes se adjudicarán las acciones. Será el miércoles cuando la entidad pública comenzará a cotizar en los mercados bursátiles.

La expectación que ha causado la entrada de capital privado en AENA supone también que hayan cambiado las previsiones iniciales del Ministerio de Fomento ya que de tener un núcleo duro del 21% para empresas como Ferrovial, Alba o TCI, se puede pasar a una dispersión del accionariado con varios fondos soberanos y de inversión que no sea suficiente para que alguno de ellos tenga derecho a sentarse en el consejo de administración. Sin embargo, todos son elucubraciones sobre cómo quede finalmente la distribución de este 49% del gestor aeroportuario español.

En este sentido, el recurso contencioso-administrativo presentado por el Gobierno ante el Tribunal Supremo pretende que la Justicia adopte medidas cautelares para que los aeropuertos canarios queden excluídos de la operación y que la Comunidad Autónoma pueda interventir en el proceso y, en todo caso, pueda aplicar la disposición del Estatuto de Autonomía con el fin de que sea el Ejecutivo regional el que asuma la gestión de los ocho aeropuertos canarios. El Gobierno autonómico desconfía que la privatización se quede sólo en el 49% como proclama el Ejecutivo del PP.

Compartir el artículo

stats