Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Economista

Juan Arencibia: "El REF es el apropiado para que ningún inversor venga a Canarias"

"Los hoteleros que no quieren aumentar ahora la oferta prefieren que Canarias se hunda", apunta el también licenciado en Derecho

Juan Arencibia, ayer en el Club LA PROVINCIA.

Juan Arencibia, ayer en el Club LA PROVINCIA. J. C. CASTRO

Siempre ha sido crítico con el REF. ¿Cambia su opinión el que entró en vigor el 1 de enero?

En nada. Es lamentable que los canarios no se enteren de que cuando en 1989 se tomó la decisión de tirar por la borda nuestro régimen tradicional, se hizo violando la Constitución (CE). En las disposiciones adicionales se protege el régimen foral de los vascos y navarros, y también el de Canarias. Lo que dice la Carta Magna es que es necesario contar con el Parlamento de Canarias para modificarlo, por tanto, no era posible derogarlo, que es lo que hicieron. Solo se podía cambiar, como hasta esa fecha se había hecho: se publicó en 1852; se modificó y amplió en 1900, con Fernández Villaverde, y se volvió a hacer en 1972, lo que nos ponía en el camino de aprovechar al máximo nuestra especial situación insular.

¿No era necesario variar el rumno hacia otro mecanismo?

El que montaron, aparte de ser nefasto desde la propia redacción y el cumplimiento de los contenidos, sigue con la misma música, porque parte de una cuestión anticonstitucional. El Gobierno español no estaba facultado para proceder como lo hizo. No se puede seguir diciendo mentiras y estupideces, hay un decreto que es anticonstitucional.

¿El Parlamento canario no dio su consentimiento?

Lo dio, pero sigue siendo anticonstitucional, porque se derogó lo que había, no se modificó. Fueron unos pajarracos, lo manejó ATI. Felipe González dijo que fue un gran error dejar a Canarias fuera de la integración en la UE y Jerónimo Saavedra, que era presidente canario, tuvo que agachar la cabeza y darle la razón. En el Gobierno estaba con ATI y estos salieron encantadísimos, tenga en cuenta que ese partido estaba en manos de los plataneros de Tenerife y La Palma, que se aseguraron su futuro en Europa.

¿A qué integración se refería González?

A la integración total en la UE. Hasta entonces teníamos el Protocolo II, que nos dejaba fuera de muchas políticas económicas. Tras la integración de 1990, perdimos los puertos francos y todo el estatus que teníamos hasta esa fecha.

¿Crecerá la inversión con el nuevo REF?

Mire, esto es una vergüenza y, como siempre, con licencia de Bruselas. Lo que se ha aprobado para estar vigente hasta 2020 es el instrumento apropiado para que ningún inversor foráneo, ya sea extranjero o español, venga a Canarias. Cuando una empresa diseña su estrategia y contempla una inversión, debe tener un marco jurídico claro y un plazo indefinido para funcionar. Si le ofrecen confusión normativa, si además requiere del permiso de Bruselas y la vigencia de las condiciones es de cinco o seis años, esos señores cogen la maleta y se marchan.

¿Tampoco servirá entonces la Zona Especial Canaria (ZEC)?

Tampoco. El ejemplo más claro está en Andorra, que acaba de establecer un nuevo régimen de baja fiscalidad. Hace dos años pusieron en marcha la reforma y los impuestos de sociedades y sobre las personas físicas tributan ahora al 10%. Eso no lo tiene Canarias. Nos están engañando y estamos perdiendo el tren. Por eso digo que estamos haciendo la travesía del desierto de 40 años, como el pueblo judío. La burrada se cometió en 1990 y espero que en 2030 el escenario sea mejor. Confío en que la nueva generación sepa organizar un poco mejor el futuro, porque de esta ya no se puede esperar nada.

¿Por qué no espera nada de esta generación?

Están bloqueados, manejados por la clase política y por el grupo de empresas que tiene el control de la economía canaria, con lo que el 80% de la sociedad canaria está fuera del mercado y de los beneficios fiscales y económicos.

¿A qué empresas se refiere?

Hombre, ahí tiene usted a todos los que quieren conservar su estatus. Para empezar, los plataneros y los grandes empresarios hoteleros que no tienen interés en que se aumente ahora la oferta, porque se les estropea el negocio. Prefieren mantenerlo aunque Canarias se hunda, aumente el paro y el desempleo juvenil siga en cifras récord. Bloquean el desarrollo.

¿Pasa entonces la solución por retrotraernos al momento en que, según expone, se vulneró la Constitución?

Sí. Debe plantearse con claridad en el plano técnico y jurídico, porque también ha cambiado mucho desde entonces la situación estratégica de Canarias. Ahora, con el conflicto islámico-cristiano, el panorama es mucho más complicado, estamos en primera línea y somos una base estratégica de la OTAN, cosa que los canarios no quieren entender. Estamos metidos en el paquete de la lucha contra el Estado Islámico, los yihadistas, los terroristas..., eso tampoco lo hemos aprobado. La situación me recuerda mucho a Hawai, que durante muchos años fue la frontera de Estados Unidos con China y el resto de países comunistas. Eso sí, ellos disfrutan de una renta per cápita que dobla a la canaria y las transferencias federales suponen casi el 25% del PIB. Aquel territorio que está en primera línea hay que mantenerlo y conservarlo, y eso es lo que no se hace con Canarias. El artículo 138 la Constitución Española consagra la solidaridad entre las regiones y establece que se tendrá en cuenta el hecho insular, sin embargo, no hay ninguna disposición que lo desarrolle. Seguimos sin enterarnos del significado de contar con un hecho diferencial.

¿Cómo debería ser el desarrollo de ese artículo?

Deben realizarse estudios para determinar las transferencias que han de realizarse para compensar el hecho insular. No hay nada de eso recogido en un documento oficial, pero ni del Gobierno canario, ni del Parlamento canario ni del Parlamento español.

¿Es calculable?

Otros lo han calculado y está entre 5.000 y 10.000 millones de euros anuales. Tendría que consignarse en diferentes rúbricas del presupuesto estatal: carreteras, inversiones, educación, sanidad... Todo destinado a compensar el hecho insular.

Casi todo el presupuesto completo de Canarias.

Es la cantidad necesaria que el Estado debe poner aquí todos los años para que podamos seguir manteniendo el nivel de vida per cápita. El presupuesto canario está ahora mismo en 6.000 millones, pero si se dice que hay que tener en cuenta el hecho insular... Lo que no puede ocurrir es que se negocie con Asturias, Navarra o La Rioja y que de ahí se derive si las transferencias para Canarias son un 5% superiores o inferiores. Eso va contra la Constitución y estoy obligado a decirlo, porque no puedo estar diciendo mentiras. A mi edad, mucho menos.

¿Son las Islas muy caras para el Estado?

No, que se dejen de música. España ha sido beneficiaria de fondos de la UE hasta hace un par de años, pero ahora somos aportadores para que Bruselas mande los fondos a Bulgaria o Rumanía, por ejemplo. Enviaremos alrededor de 2.000 millones de euros para beneficiar a quienes tienen, al menos teóricamente, una renta per cápita inferior a la nuestra. Si eso es así, habrá que atender también el caso del Archipiélago. Insisto en que el ejemplo más claro es Hawái, donde las transferencias federales cubren casi el 50% del presupuesto del estado, que es un punto de defensa, con más de 50.000 militares sobre un total de 1,6 millones de personas.

Con las cantidades que señala, en Canarias se cubriría más del cien por cien del presupuesto.

El gasto público en Canarias es de 10.000 o 12.000 millones de euros. Los restringidos, porque si fueran los lógicos para cubrir deficiencias, tendrían que subir a 14.000 o 15.000 millones. La recaudación aquí sería de unos 8.000 y el resto tendría que venir, de forma sistemática y anual, de Madrid. Si el presupuesto es inferior, es porque no se cubren todas las necesidades. Si honradamente se cubren todos los gastos que genera la insularidad, sube hasta 15.000 millones.

¿Es verdad que con el nuevo REF se ahorra dinero a las arcas del Estado?

Eso dijo el Gobierno central, que se ahorraban 500 millones de euros. Perdón, se los ahorran los empresarios que están en lo más alto, porque al resto de la población no le afectan esos beneficios fiscales.

Queda por negociar la parte económica del REF. ¿Se puede corregir algo con ello?

No tengo ni idea de qué van a corregir. Se subvencionarán el transporte y otros gastos, negociaciones puntuales para cuestiones muy específicas.

Pero necesarias, ¿no?

Por supuesto. Ese paquete entra en el coste de la insularidad, pero de la manera en que se hace es un mendigueo que se repite cada seis años. Todo esto son ayudas de estado, que están prohibidas por la UE, por lo que necesitan autorización expresa y tienen un plazo determinado. Con esta mecánica, llegamos a 2020 sin habernos comido ni una rosca.

¿Cree que se podrá diversificar la economía en este marco?

Eso queda en manos de los empresarios y ya le digo que se localizan en los lugares donde la intervención sea mínima, cuenten con facilidades administrativas y tengan ventajas fiscales. Aquí tenemos un intervencionismo que controla la economía al milímetro, así que no viene nadie. Lo de diversificar la economía canaria es otro engaño. Además, mientras seamos región ultraperiférica (RUP), las ventajas siempre tienen fecha de caducidad, ya sean cinco o diez años. Nadie se esfuerza y se vuelca en un sistema que le obliga a marcharse en ese plazo de tiempo.

¿Hay que renegociar el significado de ser RUP?

Claro. El régimen jurídico de la UE es una especie de losa, está todo regulado y es de vergüenza cómo ha degenerado la economía europea. Es un fracaso de Bruselas y eso ya no lo quita nadie, aunque parece que ahora quieren cambiarlo. El presidente Juncker ya ha dicho que va a derogar todos los proyectos legislativos que están sobre la mesa y va a revisar la normativa vigente, pero eso va a llevar como mínimo dos o tres años. Vamos, que estamos bloqueados. Por eso mi esperanza es que en 2030 podamos tener un esquema bonito, este no es ni vendible ni negociable ni asumible por la economía mundial.

El turismo ha ido muy bien...

Falso. Las cifras de entrada de visitantes del año pasado son casi las mismas del año 2000. En aquella época entraron diez millones de turistas extranjeros y más de dos millones y medio de peninsulares. Repetir las cifras después de catorce años es de vergüenza pública.

¿Debemos temer un empeoramiento del negocio turístico por los problemas de algunos mercados emisores?

Canarias tiene un monopolio natural geográfico del que no dispone ningún otro territorio. Somos el único destino a tan pocas horas de vuelo del 60% de la población europea, la que vive por encima del paralelo 45. Es una población que busca el ocio saliendo de su país. En invierno tienen que venir a Canarias, ese es nuestro gran triunfo y somos tan inútiles que no lo aprovechamos globalmente.

Compartir el artículo

stats