Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Partidos Se ahondan las fricciones internas en Coalición Canaria

Clavijo elude la pugna con Rivero por el temor a un castigo electoral

Sus partidarios quieren que el candidato marque su propio estilo político

Paulino Rivero, el jueves en el Foro Editorial Prensa Ibérica.

Paulino Rivero, el jueves en el Foro Editorial Prensa Ibérica. J. C. GUERRA

La cohabitación en el seno de Coalición Canaria entre los que se van y los que llegan se complica. Sin embargo, el candidato nacionalista a la Presidencia, Fernando Clavijo, no quiere ahondar más en la fractura para no dañar sus expectativas electorales y por eso el mensaje que ha lanzado a sus partidarios es el de aguantar los embates de los fieles al presidente Rivero frente a la caza de brujas que exigen algunos. Para los clavijistas la prioridad no es el rifirrafe que se escenifica en los medios, sino la confección de un programa electoral que capte a los canarios desencantados después de casi ocho de crisis, aunque para eso haya que reconocer los errores que se han cometido en políticas sociales o en ordenación territorial.

El alcalde de La Laguna ha cuestionado las políticas de dos áreas gestionadas por consejeros fieles a Rivero: Inés Rojas y Domingo Berriel. En el primer caso el descontento por las políticas sociales se ha generalizado a amplios sectores de Coalición Canaria, que ven con preocupación el coste electoral que supone la mala imagen que tiene el Gobierno en esta área. Lo que busca Clavijo es marcar distancias, hacer autocrítica y cambiar el modelo.

En el segundo caso, el secretario insular de CC de Tenerife ha tocados dos cuestiones medulares para el departamento que gestiona Berriel. Defiende la supresión de la Cotmac y ahora deja en evidencia el protagonismo del Ejecutivo en la ordenación del Oasis de Maspalomas. Su coincidencia con los argumentes del PP ha enervado los ánimos de los afines a Rivero.

Fuentes cercanas a Clavijo advierten que el candidato está "marcando su estilo" con propuestas programáticas que responden a la renovación surgida en CC. "Hay diferencias entre un tiempo viejo que acaba y uno nuevo que llega, si no reconocemos los errores la ciudadanía no nos va a tomar en serio", afirman desde el sector clavijista. Pero lo que no se esperaban era una respuesta tan extemporánea de un Gobierno "que debería callarse o al menos confrontar las ideas y no responder de esa forma".

En esta línea se encuentra la senadora autonómica María del Mar Julios, erigida en uno de los principales baluartes de Clavijo en Gran Canaria, que lamenta la duras declaraciones de la consejera Inés Rojas contra el candidato de su propio partido. Julios reclama "serenidad y responsabilidad" a los miembros del Ejecutivo y recuerda que Clavijo no ha realizado declaraciones altisonantes contra la consejera. "El partido está en un proceso de cambio en sus mensajes y en la forma de hacer política y en ese contexto se encuentran las reflexiones autocríticas del candidato para mejorar no para descalificar ", añade.

María del Mar Julios reclama al Gobierno que aporte sus propuestas y su experiencia al candidato para la confección de un programa electoral que ilusione a los ciudadanos con el fin de que CC siga siendo la fuerza política referente en Canarias. "No voy a contribuir a generar una imagen de división interna del partido pero tampoco comparto la rueda de prensa de la consejera para responder al candidato", afirma.

En un acto electoral celebrado ayer en el sur de Tenerife, la diputada nacional de CC, Ana Oramas, negó que haya enfrentamientos entre Clavijo y Rivero sino que lo que hay "es un análisis de la realidad". En opinión de la parlamentaria "si dijéramos que todo está bien y que vamos a seguir haciendo lo mismo pues no hubiéramos realizado un cambio dentro del proyecto político de CC", sentenció la predecesora de Clavijo en la Alcaldía de La Laguna.

Sin embargo, lo que sí preocupa a destacados sectores que respaldan a Clavijo en las islas no capitalinas son las constantes manifestaciones de dirigentes del PP y del propio ministro José Manuel Soria respaldando las tesis del candidato nacionalista en su ánimo de erosionar la gestión de Paulino Rivero. "Soria es un oportunista y quiere recolocar a su partido en Canarias acercándose a Clavijo pero en realidad nos puede perjudicar porque de esta forma hace creer la idea de que PP y CC volverán a pactar después de las elecciones", advierten fuentes de los nacionalistas de la provincia de Las Palmas.

El alcalde de La Laguna es consciente de los "dardos envenenados" que le lanza Soria y el PP, el último de ellos en relación con las críticas a las políticas sociales del Ejecutivo. Esta situación provoca también fricciones entre sus afines ya que esta visión desde el sector más progresista de la formación no es percibida de la misma forma en Tenerife, donde subyace un amplio sector de CC que no descarta un pacto con el PP en función de cómo se configure el mapa político del Parlamento tras las elecciones del 24 de mayo.

Para curarse en salud, Clavijo fue cuestionado ayer a este respecto por los periodistas en el acto celebrado en el sur de Tenerife. El dirigente nacionalista pidió al ministro que se despreocupe de su partido y se centre en que vengan más fondos para Canarias. "Yo animaría a Soria a que en el Congreso y en el Gobierno se preocupe de que venga la financiación de carreteras, educación, empleo, sanidad o servicios sociales afectados por los recortes", añadió.

Más de dos años de diferencias entre CC y el Gobierno

Más de dos años de diferencias entre CC y el Gobierno

  • Congreso de 2012 - Ganadores y perdedores: Los prolegómenos de la situación actual en CC se iniciaron en 2012 a raiz del V congreso de la formación nacionalista. En el mismo se enfrentaron dos concepciones de entender el partido y el Gobierno. Rivero ganó por un exiguo 56%. Dos años después los perdedores de aquel congreso son los que han ganado la batalla de la candidatura al presidente del partido y del Gobierno.
  • Votación - Distanciamiento: En septiembre el Consejo Político de CC eligió a Fernando Clavijo como candidato a la Presidencia después de la retirada de Rivero, tras perder por cinco votos la votación. Lejos de amilanarse, el jefe del Ejecutivo y sus fieles han mantenido un enfrentamiento soterrado con los clavijistas marcando distancias entre la gestión del Ejecutivo y la visión del partido, donde domina el alcalde de La Laguna.
  • Discrepancias - Política social y sanitaria: Han sido varios los asuntos en los que han discrepado el candidato y el presidente. Pese a la tregua que acordaron a finales de octubre para evitar una imagen de división interna, cada cierto tiempo se evidencia que no hay coordinación entre la labor del Ejecutivo y el partido que le sustenta. En estos meses la gestión de las áreas sociales y sanitarias han sido criticadas en varias ocasiones por el alcalde de La Laguna, lo que ha provocado un profundo malestar en la consejera Inés Rojas. Rivero defiende con ahínco a su consejera a pesar de la lluvia de críticas que recibe desde todos los sectores y la petición de autocrítica que se le reclama por los afines a Clavijo.
  • Descoordinación - Reforma fiscal, consulta...: La reforma fiscal anunciada por el Gobierno cuando preparaba los presupuestos de 2015 o el texto de la pregunta sobre el petróleo son cuestiones en la que también surgieron las discrepancias. En ambos asuntos la queja principal fue que no se consultó al partido con antelación antes de lanzar ambas cuestiones a la opinión pública. También en materia de política territorial han surgido las diferencias: primero con la supresión de la Cotmac que defiende el candidato -a semejanza de una de las propuestas electorales del PP- y ahora con la gestión de la principal zona turística de Gran Canaria, la del Oasis de Maspalomas, y su reordenación futura.

Compartir el artículo

stats