Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patricia Hernández se suma a los reproches de Clavijo al Gobierno

La candidata del PSOE critica la escasa implicación de los consejeros socialistas en el Ejecutivo en áreas que no son las suyas

Patricia Hernández se suma a los reproches de Clavijo al Gobierno

Patricia Hernández se suma a los reproches de Clavijo al Gobierno

La candidata del PSOE, Patricia Hernández, emuló ayer a su oponente de Coalición Canaria en la carrera a la Presidencia del Gobierno regional, Fernando Clavijo, y criticó la gestión del Ejecutivo, especialmente en materia sanitaria y en políticas sociales. Además, censuró la escasa implicación de sus tres compañeros en el Gobierno con CC en otras áreas que no son las suyas. "La gestión de los consejeros socialistas se ha limitado a las áreas en las que estaban y no se han hecho corresponsables de la gestión de las otras áreas", expuso en declaraciones en Teide Radio.

A su juicio, se ha gobernado como "en compartimentos estanco". "Creo que hay que implicarse más y tomar decisiones en las áreas en las que no se tiene responsabilidad directa pero sí se tiene que asumir el conjunto de lo que se hace" en el Gobierno, señaló.

La candidata abundó que ha escuchado a concejales socialistas que no les llegaba el dinero de la Prestación Canaria de Inserción (PCI), que debe darles el Gobierno regional, para atender a unas personas que "están en una situación dramática, y donde está constatado que no tienen más fuentes de ingreso", expuso.

Precisamente, Fernando Clavijo, candidato de CC a la Presidencia, también condenó el pasado miércoles las políticas sociales desarrolladas por el Gobierno y, en concreto, por su compañera de formación, la consejera Inés Rojas, lo que provocó un nuevo enfrentamiento público entre Clavijo y el presidente Paulino Rivero, quien defiende la gestión de Rojas. La consejera se sintió tan molesta con su candidato que, incluso, convocó una rueda de prensa el jueves expresamente para hacer balance de su actuación "ante las crítica de Fernando Clavijo".

La cabeza de lista socialista se ha sumado pues a la postura del aspirante de CC de enjuiciar la acción del Gobierno aunque sus compañeros formen parte de él. En el caso del PSOE, el vicepresidente y consejero de Educación, José Miguel Pérez; el consejero de Presidencia, Francisco Hernández Spínola, y la consejera de Industria, Francisca Luengo.

El mayor problema

La joven candidata del PSOE considera que "el problema más grande de Canarias es la sanidad pública, porque nos iguala y no es posible tener que ver los pasillos de urgencias, como los vi como una ciudadana más por un pinzamiento en la pierna, y como política. Si no podemos cambiar esto cerremos la persiana y vayámonos", recalcó. Contó que preguntó en el hospital desde cuándo estaban los servicios de urgencias colapsados y le contestaron que desde noviembre y eso "no puede ser", afirmó cuestionando la gestión del área que dirige Brígida Mendoza (CC). A su juicio, es cierto que Canarias es de las comunidades que más recursos destina a la sanidad, pero en un alto porcentaje para "conciertos" con la sanidad privada y hay que "reconducir la situación para que haya eficacia y eficiencia y los servicios sean netamente públicos".

Fernando Clavijo, por su parte, volvió ayer a la carga tras la visita que recientemente hizo a las instalaciones de Cruz Roja y Cáritas en Las Palmas de Gran Canaria. Durante el encuentro mantenido con ambas organizaciones, Clavijo les dio a conocer las claves de sus propuestas para los servicios sociales que pasan por "humanizarlos, descentralizar la prestación de servicios en ayuntamientos y cabildos" y, en materia de colaboración con las ONG, "ayudar a los que ayudan, liberándolos de cargas burocráticas que les permitan destinar sus recursos al trabajo de campo y no al trabajo de despacho".

En un comunicado, el candida-

to nacionalista insistió en la necesidad de impulsar una nueva Ley de Servicios Sociales que permita simplificar la gestión administrativa y que ordene las competencias. En este contexto, apostó por la descentralización en los ayuntamientos de la gran mayoría de los servicios. "Una transferencia de competencias", añadió, "que debe estar acompañada de la consiguiente partida financiera" y que "permitiría prestar un servicio más cercano y directo".

Así, apuntó que la única forma de "humanizar los servicios sociales" es "acercarlos al ciudadano, ya que los ayuntamientos -los trabajadores sociales de los municipios- "conocen a sus usuarios; les hacen un seguimiento, saben dónde y cómo viven y por eso pueden tratarlos de forma independiente dándoles soluciones específicas para sus casuísticas personales".

Para Clavijo, la ley, que también dejaría en manos de los cabildos la asistencia sociosanitaria, "debe acompañarse de una cartera de servicios; de un mapa competencial claro que permita a los usuarios saber quién presta el servicio, dónde se presta y quién tiene que responder y dar respuesta a su problema".

Clavijo defendió la necesidad de simplificar la tramitación burocrática "tanto para el ciudadano como para las ONG" y recordó que el objetivo final de la prestación de servicios sociales no debe ser "entregar la ayuda" sino intentar que esa persona puede retomar su vida.

También se mostró partidario de flexibilizar las ayudas a ONG en el sentido de dar cabida a proyectos testados y con resultados objetivables que se han realizado en otros puntos y se mostró partidario de firmar convenios de colaboración con estas entidades que permitan "marcos estables de financiación".

Compartir el artículo

stats