20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP asume la inminente salida de Bravo del partido

Los comentarios del presidente del Cabildo causan malestar en la formación

José Miguel Bravo de Laguna (izqda.), José Manuel Soria y Mariano Rajoy, en la inauguración del pabellón Arena.

José Miguel Bravo de Laguna (izqda.), José Manuel Soria y Mariano Rajoy, en la inauguración del pabellón Arena. Andrés Cruz

El Partido Popular asume que la salida del presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, de su partido va a ser inminente. Los últimos comentarios del histórico dirigente de los populares en Twitter no han sentado nada bien en el seno de la formación, donde ya corría ayer el insistente rumor de que Bravo de Laguna escenificará públicamente en pocos días su marcha del PP, para encabezar, con toda probabilidad, la lista al Cabildo insular por Compromiso por Gran Canaria.

Bravo de Laguna, como en los último días, expresó a través de las redes sociales que prefiere "vivir de pie, mientras otros morirán políticamente de rodillas".

Si el pasado viernes el PP le tendió una mano para frenar su salida del partido, por no permitirle que se presente a la reelección en la corporación, ayer la cúpula de los populares rechazaba esta actitud del veterano político, y veía prácticamente imposible reconducir la situación.

Bravo de Laguna se refería a la cita de Emiliano Zapata que luego hizo famosa Dolores Ibárruri, la Pasionaria, y con posterioridad el Che Guevara: "Prefiero morir de pie que vivir de rodillas", para describir su malestar ante la decisión de José Manuel Soria, presidente del PP canario, de nombrar a la diputada regional Mercedes Roldós como número uno al Cabildo, y a la que sonaba para sustituirle en esta institución, Australia Navarro, como cabeza de lista a la Presidencia del Gobierno canario.

En otro mensaje aclaró: "Lo que dije significa para mí que voy a vivir de pie mientras otros morirán (políticamente) de rodillas". Bravo de Laguna hizo estos comentarios en Twitter después de que el secretario general del PP de Canarias, Asier Antona, defendiera el viernes su relevo al frente de la lista al Cabildo, además de mostrarse convencido de que podrán contar con él para apoyar la campaña de Roldós.

Aunque el presidente del Cabildo no ha deshojado la margarita sobre su futuro, en el PP se oía con insistencia ayer que Bravo de Laguna quiere hacer un acto público para formalizar su baja antes del debate sobre el Estado de la Nacionalidad de Canarias, que comienza el martes en el Parlamento. Fuentes del PP reconocen que si se marcha, la situación que se producirá en el Cabildo será kafkiana, porque causará baja automática del partido y se quedará como un presidente no adscrito, que puede quitarles a los consejeros del PP las competencias delegadas y asumirlas él.

En el PP creen que esta situación puede llevar al presidente del Cabildo a demorar unas semanas su intención de marcharse, ya que solo quedan dos plenos antes de los comicios del 24 de mayo. "La situación es muy difícil y compleja", reconocían desde el partido, preocupados por la actitud de Bravo de Laguna, al que le recriminan que lo rescataron del olvido de la actividad política, hace cuatro años, después de que llevara ocho sin ejercer cargo público. Entonces se le dio todo su apoyo para que ocupara la Presidencia del Cabildo, que no hubiera logrado sin el PP.

Desde Compromiso por Gran Canaria, formación fundada por Nardy Barrios, excompañera de Bravo de Laguna en el PP, se esperaba ayer la llamada del presidente del Cabildo, que regresó el pasado viernes de la feria de turismo ITB de Berlín. Reconocían que habían hablado con Bravo de Laguna antes de irse a Alemania a promocionar Gran Canaria y que este había quedado en contestarles este fin de semana.

Hubo afinidad en los planteamientos, indicaron fuentes de esta formación. Bravo de Laguna ha expresado en estos días que su compromiso es defender a Gran Canaria y que tiene una gran vocación política para hacerlo. Por ello, no le ha sentado bien que Soria no revalidara su candidatura al frente de la institución que, según Bravo de Laguna, ha gestionado con eficiencia. Pese a todo, el presidente se ha manifestado a través de las redes sociales en estos días diciendo que no emitirá descalificación alguna contra los candidatos.

Compartir el artículo

stats