Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Domínguez: "Mantengo una absoluta lealtad a las siglas del PP"

Juan Domínguez.

Juan Domínguez. LP / DLP

El vicepresidente primero del Cabildo de Gran Canaria, Juan Domínguez, descarta acompañar a José Miguel Bravo de Laguna a otra formación política y ayer quiso aclarar que desde el inicio de esta polémica comunicó a los órganos de dirección del PP su "absoluta lealtad" a las siglas y su "respeto" a la designación de Mercedes Roldós como cabeza de lista en elecciones del 24 de mayo. Ante las especulaciones que situaban a Domínguez como el único miembro del gobierno del Cabildo que podría seguir a Bravo Laguna en una nueva aventura política, el vicepresidente declaró a este periódico que el escenario "es complejo" y que "aún no se sabe lo que va a hacer el presidente", pero sí garantizó que él continuará el PP.

"Yo, como vicepresidente, he trabajado con absoluta lealtad hacia el gobierno del Cabildo, como no podía ser de otra forma, y así lo que manifestado donde correspondía, cuando di el paso formal de acercamiento al PP y luego al formalizar la afiliación", explicó Domínguez, quien subrayó que su militancia "incluye una lealtad y una disciplina hacia la formación política en la que se entra a formar parte, como cualquier otro afiliado".

Al respecto, insistió en que su ingreso en el PP, tras abandonar el CCN y ser acusado de transfuguismo, "no fue un paso aventurero, sino un paso decidido en conciencia". "De facto", sostuvo Domínguez, "yo he trabajado para el PP en las dos últimas elecciones, las Europeas del año pasado y en las Generales de 2011; mi integración en el partido es con todas las consecuencias".

Aunque reconoció que su figura política está asociada a Bravo de Laguna y que mantiene lazos afectivos con él, recalcó que su lealtad es hacia el PP. "Creo que este es el momento de los partidos políticos, que tienen sus mecanismos para ofrecer a la ciudadanía lo que ellos creen que es mejor y yo respeto esas decisiones, sobre lo que pueda decidir Bravo de Laguna, lo contemplo con respeto en lo personal, pero no me concierne a mí", comentó.

Al igual que Domínguez, los otros catorce representantes insulares del PP han comunicado al partido que no acompañaran a Bravo de Laguna a otra organización. Otros consejeros consultados ayer reconocieron que los próximos dos meses van a ser "complicados" y eludieron especular sobre las consecuencias de la posible ruptura del presidente con el PP y, de facto, con el resto del gobierno.

Asuntos pendientes

Aunque los Presupuestos de 2015 ya están aprobados, todavía quedan por aprobar varios asuntos de gran trascendencia, como el acuerdo con la entidad Red Eléctrica Española (REE) para el desarrollo de la central hidroeléctrica de Chira-Soria o la adjudicación del concurso para el mantenimiento de las carreteras de la Isla, por valor de 66 millones de euros.

Aparte de que la oposición descarta presentar mociones de censura o de confianza, el PP puede garantizar la gobernabilidad del Cabildo sin el presidente, e incluso sin su hijo Lucas Bravo de Laguna, pero todavía deben celebrarse dos plenos extraordinarios antes de las elecciones del 24 de mayo.

Aunque se da por descontado que Bravo de Laguna no entregará el acta en ninguna de las alternativas que se barajan, una hipotética renuncia dejaría a Juan Domínguez como presidente accidental y tendría que ponerse en marcha el proceso para elegir un sustituto, que solo podría ser uno de los cuatro cabezas de lista en los comicios del año 2011: Carlos Sánchez (PP), Carolina Darias (PSOE), Román Rodríguez (NC) y Fernando Bañolas (CC).

También se da la circunstancia de que un hipotético expediente disciplinario al presidente del Cabildo tendría que ser decidido por el secretario del PP de Gran Canaria, su hijo Lucas Bravo de Laguna. Según los consejeros consultados, la situación de este último "se complica cada día que pasa" y es una pieza clave para intentar reconducir el conflicto. El consejero insular de Deportes se ha desvinculado hasta ahora de las declaraciones de su padre.

Como secretario general del PP de Gran Canaria, Lucas Bravo de Laguna ha reclamado ir en el número dos de la candidatura al Cabildo, pero la dirección del partido solo le ha garantizado hasta ahora el número cuatro. "Si el enfrentamiento se agudiza, incluso podría perder esa plaza", recalcaron.

Compartir el artículo

stats