Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate sobre el estado de la nacionalidad canaria 2015 Desde el gallinero

Ni corto ni divertido

Rivero advirtió antes de la sesión plenaria que iba a agotar sus dos horas de intervención, donde desgranó sin apoyarse en papeles la gestión del Gobierno durante la legislatura

El fichaje de Nueva Canarias.

El fichaje de Nueva Canarias. JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

"Me hubiera gustado que este último debate fuera corto y divertido pero va a ser imposible". De este modo el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, advirtió que consumiría todo el tiempo que tenía para hacer balance de la legislatura y vaya si lo hizo. Durante dos horas, demostró que tiene una memoria prodigiosa y, sin papeles, fue desgranando todas las acciones de su Ejecutivo en estos cuatro años de mandato, en el último debate sobre el estado la nacionalidad en el Parlamento que cierra su carrera como presidente del Gobierno.

Con pausas para pensar los numerosos datos que iba dando área por área, Rivero provocó más de un bostezo entre sus señorías. Mercedes Roldós, diputada del PP y candidata al Cabildo grancanario en sustitución de José Miguel Bravo de Laguna, fue contundente con el presidente. Al finalizar la intervención, en los pasillos parlamentarios espetó: "Ha faltado el respeto a los ciudadanos por no salir con un esquema y divagar de esa forma. Nos ha aburrido soberanamente". Era la primera vez que el pleno se podía seguir a través de internet en directo.

Mientras Rivero taladraba al público con cifras y datos, ya muchos empezaban a preguntarse con asombro si también se sabría el listín telefónico. En este pleno la salsa se cocía en la parte alta del hemiciclo, donde se sienta el público. Isabel Guerra, la consejera del Cabildo grancanario que se dio de baja del PSOE recientemente, acudió a la Cámara y se sentó, nada menos, con dirigentes de Nueva Canarias, que también fueron a ver la sesión y a arropar a su candidato, Román Rodríguez. Junto a Carmelo Ramírez, secretario de Organización de NC, y la consejera del Cabildo Inés Jiménez, Guerra escenificó lo que hasta hace poco negaba: que se presenta a las elecciones como cabeza de lista de la formación en Teror, aunque como independiente, con la intención de arrebatarle la Alcaldía a su excompañero de partido Juan de Dios. Sin querer confirmarlo, Guerra sí tiene claro que lo que quiere es que Juan de Dios se vaya. "Es que es caciquil; hasta para vender los dulces de las monjitas le tienes que pedir permiso", mascullaba.

En otro lado estaba Fernando Clavijo, candidato de CC a la Presidencia, sentado justo detrás de la esposa de Rivero, Ángela Mena, concejala de Vivienda del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que seguía atentamente la intervención de su marido.

Clavijo, que ganó la candidatura de CC al presidente y que ha protagonizado enfrentamientos públicos con Rivero, estuvo oyendo un rato a su compañero, pero después se enfrascó en una larga conversación con el diputado lanzaroteño David de la Hoz, secretario insular de CC en la isla conejera. Quizás para comentar la situación del alcalde de Haría, José Torres Stinga, que, como Bravo de Laguna, amenaza con irse de su partido, CC, a otra formación para encabezar la lista al municipio, puesto al que Coalición Canaria no lo ha dejado presentarse.

Por cierto, la sombra de Bravo de Laguna planeaba también por el pleno. Mercedes Roldós admitía que no sabe más de lo que dice la prensa pero sigue "confiando en que recapacite" y se quede en el PP. Mucha moral. El pleno concitó a los cuatro candidatos a la Presidencia de los partidos con representación parlamentaria.

Dos sentados en el hemiciclo, Australia Navarro, por el PP, y Román Rodríguez. Y otros dos como espectadores, Clavijo y Patricia Hernández , del PSOE, que acompañó al Diputado del Común, Jerónimo Saavedra. Eso fue por la mañana. Por la tarde, casi no fue público. Australia Navarro - ataviada con un vestido que causó la admiración de los presentes, azul y verde y con formas geométricas-, no paraba de apuntar cosas por la mañana, aunque por la tarde leyera una intervención que, sin duda, se había confeccionado días antes, sin conocer lo que iba a decir el presidente. Navarro cambió ayer el y tú más por el pedir perdón a los ciudadanos por las tropelías del Gobierno de Rivero, a lo que éste contestó que lo pidiera por las acciones de Rajoy con las Islas.

Compartir el artículo

stats