Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 'batacazo' electoral fuerza cambios en la dirección del PP regional

Soria prevé remover la cúpula, nombrar un portavoz y un secretario ejecutivo - Contempla el sacrificio de Montelongo por su imputación

José Manuel Soria no se va, pero se mueve. Quiere demostrar que ha tomado nota de los desastrosos resultados electorales del PP el 24M y que se ha puesto el mono de faena para tratar de revertir la situación de cara a las elecciones generales de finales de año. Pese a la idea de que nada cambiará en el partido transmitida tras la reunión del comité ejecutivo regional del pasado viernes, en el que asumió la responsabilidad del fracaso electoral pero rechazó de plano su dimisión, el líder de los populares canarios quiere sacudir a la organización. Ayer anunció cambios para después de que se constituyan los ayuntamientos el próximo día 13 y son muchos en el PP canario que creen que pueden ser de calado.

De hecho, el propio Soria lo avanzó a los suyos en la cumbre interna del viernes, donde ya comunicó que llevará a cabo determinados retoques orgánicos, aunque algunos creen que se tratará de una auténtica reorganización de toda la cúpula, y la puesta en marcha de una nueva estrategia de comunicación y de proyección hacia el exterior, pero también de dinámica interna. Para ello, el también ministro de Industria baraja en estos momentos remover a varios miembros del comité de dirección y relanzar las áreas de organización y comunicación con el probable nombramiento de sendas personas que desempeñen estas labores.

Aunque nadie conoce por ahora las decisiones del líder, se extiende la idea entre los militantes de que los cambios pueden afectar, como mínimo, a cualquiera de los tres nombres que siguen a Soria en el escalafón: el secretario regional, Asier Antona; la vicesecretaria de Organización, María del Carmen Hernández Bento; y la vicesecretaria de Acción Sectorial, Cristina Tavío. Ninguno de los tres está enteramente dedicado a sus funciones internas en el partido y muchos creen que eso se ha dejado notar en la campaña. Paralelamente, se piensa en la posibilidad de que Soria sacrifique a uno de sus peones más importantes en los últimos años como es Águeda Montelongo, diputada electa y presidenta del PP de Fuerteventura, tanto por su imputación en el caso Patronato, con apertura de juicio oral incluida, como por los resultados electorales. De hecho, se cree que será el propio PP nacional quien obligará a Montelongo y a todos sus cargos implicados en procesos judiciales a dar un paso atrás.

Soria dio ayer el primer paso de forma pública en relación con ese nuevo tiempo en el PP canario y declaró en Los Desayunos de TVE que introducirá novedades en la dirección del partido, aunque insistió en que no dimitirá, al contrario de lo que han hecho los presidentes de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra; Baleares, José Ramón Bauzá; y Aragón, Luisa Fernanda Rudi. Él considera justamente lo contrario, es decir, que "cuando las cosas van mal, nunca hay que salir corriendo".

Compartir el artículo

stats