Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Diputado regional por el PP

Pérez Camacho: "En el PP hay mucho estómago agradecido"

El diputado fue el único de los populares que pidió la dimisión del presidente en Canarias, Soria, tras el varapalo electoral del 24 de mayo

Miguel Cabrera Pérez-Camacho en su despacho en la capital tinerfeña.

Miguel Cabrera Pérez-Camacho en su despacho en la capital tinerfeña. JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

Usted fue la única voz discrepante en el comité ejecutivo regional del PP ¿qué le dijo exactamente a José Manuel Soria?

No me gusta comentar las cosas que se dicen en el comité ejecutivo regional. Todo el mundo sabe lo que le dije y que él tomó buena nota. Cada uno debe sacar sus conclusiones de mi intervención.

Pidió directamente a Soria su dimisión tras la pérdida de más de 120.000 votos en las elecciones del 24 de mayo.

Sí. Le dije que, en mi opinión, su etapa al frente del partido ya había concluido y que se iría con el reconocimiento de todos a su labor en todos estos años. Soria no puede decir que asume la responsabilidad de los resultados electorales, pero no actuar. No nos vamos a inventar un nuevo tratado de derecho político. Cuando se reconoce la responsabilidad el siguiente paso debe ser dimitir.

Soria ha anunciado cambios en la dirección del PP regional, pero él seguirá como presidente autonómico del partido, ¿qué opinión le merece?

Eso no está en los libros. Vamos a ver qué pretende hacer. Le dije que el principal responsable de la hecatombe era él. En el PP de Canarias se ha patentado una nueva poción mágica para los fracasos electorales: Todos los dirigentes dicen asumir la responsabilidad, pero no dimite ni uno.

¿Se arrepiente de lo que dijo?

No, para nada, sabía que me iba a quedar completamente solo. He cumplido con mi deber. Estoy satisfecho de haberlo hecho y con la conciencia muy tranquila. Lo que no puede haber es un comité regional posterior a unas elecciones catastróficas en el que todo sean aplausos al jefe. Eso es inviable.

¿Cómo se explica que nadie se levantara para apoyarle?

Me sentí solo, pero yo era consciente del foro en el que estaba hablando y de que nadie se iba a jugar los garbanzos para apoyarme.

A pesar del batacazo, Soria mantiene la confianza y el respaldo absoluto de Rajoy.

Pienso que Soria juega un papel importante en el Consejo de Ministros y, si se confirman los rumores de que va a ser superministro de Economía o que en el reajuste va a salir fortalecido, me alegro por él y le deseo toda clase de éxitos porque es una persona inteligente y supongo que lo hará bien. Pero otra cosa distinta es la presidencia regional del partido. En Canarias se ha fracasado como nunca. Se han perdido votos y diputados como nunca por sus propios errores.

¿Qué errores?

El diseño de la campaña, la confección de las listas, etcétera. En general se hizo todo fatal.

¿Y también por haber autorizado las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura?

En las prospecciones se falló no en el fondo de la cuestión, sino en la comunicación. Siempre apoyé que si había riqueza en Canarias había que saberlo y explotarlo.

Usted sostiene que es la voz de cientos de militantes del PP enfadados, ¿en qué se basa para afirmar eso? La cúpula alega que usted es una "voz aislada".

Ellos saben perfectamente que la opinión que vertí en el comité regional es la del 90% de la militancia y de nuestros votantes. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Quienes estaban allí se representan a sí mismos porque la mayoría de ellos son cargos públicos y se la juegan. En cambio, la gente en la calle, en las llamadas telefónicas, en los encuentros, todos apoyan lo que he dicho. La gente está cansada de que hagamos disparates.

¿Qué le parece el trato del Gobierno central con Canarias en lo que va de legislatura?

El Gobierno de España tiene que hacer un esfuerzo adicional y cumplir con Canarias en cuanto a los mandatos contenidos en nuestro Régimen Económico y Fiscal. Mientras las leyes están en vigor hay que respetarlas y el Gobierno no puede desentenderse de las obligaciones del REF y, si hay que invertir más en Canarias, se hace.

El secretario general del PP, Asier Antona, asegura que le dejaron hablar en el comité sin límite de tiempo y cuando sus compañeros le respondieron usted se fue dando un portazo.

Eso es mentira. No di ningún portazo. Pedí la palabra cuatro veces por alusiones y quien tiene que dármela [Soria] me respondió: "Tú sigue pidiendo la palabra que yo no te la voy a dar". Entonces cogí mi maleta y me fui porque no resulta agradable que cuatro tipos vengan a atacarme para defender al jefe por las razones que todos sabemos y que no me dejen responder a las chorradas que estaban diciendo.

Antona también le reprocha que en estos tres años y medio no ha expresado ninguna queja ni ha acudido al comité ejecutivo insular o regional.

Vuelve a mentir otra vez. Siempre he sido crítico en todas las reuniones del grupo parlamentario. Siempre he manifestado los errores que estábamos cometiendo. No he ido más a los comités ejecutivos porque llega un momento en que uno se cansa de ser el Pepito Grillo, el crítico y el que protesta. En estos comités vas a aplaudir o a criticar. Yo a aplaudir no voy, salvo cuando se lo merezcan, y a criticar llega un momento en que te cansas. Entonces como ya ejercía esa labor de crítica en las reuniones del grupo parlamentario no me apetecía ejercerla también en los comités. El tiempo me ha dado la razón.

¿Es una voz en el desierto?

Sí, pero en el último comité regional sentí que lo debía hacer por deber personal, para irme a dormir tranquilo y tener la conciencia clara de que por lo menos alguien le ha dicho la verdad a Soria delante de él, mirándole a los ojos y delante de los 80 miembros del comité regional. Pero llega un momento en que te cansas. Es evidente que todos esos pelotas, bastantes de los cuales están en el comité regional, no le van a decir la verdad y que nos estamos equivocando. Entre esos pelotas cuento a Asier Antona, que es el osito panda de Soria, que lo utiliza a su antojo, pero no lo propone como candidato. Hasta ahora he sido muy paciente con Antona, quien se ha dedicado a atacarme públicamente intentando desacreditarme simplemente por ser sincero y discrepante con las actuaciones de la dirigencia del partido. Este secretario es absolutamente incapaz de digerir cualquier crítica a la dirección, aún cuando la militancia y el electorado estén en un puro grito.

¿La discrepancia en el Partido Popular se penaliza?

No, estaría bueno.

¿Se ha planteado dejar el PP?

No, en absoluto. Ahora gozo de libertad absoluta de expresión. Cuando estaba en el grupo parlamentario siempre tenía cierta obligación moral de ser prudente, pero ya no estoy en el grupo ni en ninguna candidatura. Ahora me dedico a mi profesión de abogado y a mis clases en la universidad. Ahora tengo libertad absoluta para decir al 100% todo lo que pienso y eso puede asustar a muchos. Si antes, cuando estaba en el grupo parlamentario, tenía un 50% de libertad de palabra ahora tengo el 100%.

Un sector del partido critica la arrogancia con la que se han defendido los datos macroeconómicos, ¿comparte esa idea?

Tenemos que modificar los comportamientos y ser humildes, desterrar la arrogancia y la prepotencia. Tenemos que reconocer que con la mayoría absoluta que hemos tenido podíamos haberlo hecho bastante mejor y que por eso hemos decepcionado y desencantado a gran parte de nuestros votantes. Hay que convencer a la gente de que esta vez sí seremos capaces de cumplir nuestro programa. Hay que pedir perdón por los errores y decirle al electorado que esta vez no les vamos a defraudar.

¿Confía en que sus advertencias no caigan en papel mojado?

Espero que haya gente que lo medite y, sobre todo, que desaparezcan, políticamente hablando, el peloteo y la mentira, ya que eso no ayuda para nada a un partido y que se den cuenta, quienes tienen que darse cuenta, de que hace falta gente que intente arreglar las cosas.

Lo que usted llama peloteo otros los denominarían unidad.

Hay mucho estómago agradecido en la política española, también dentro del PP en Canarias. No se puede venir a la política a acumular sueldos públicos, la política es otra cosa. La política es el arte del bien común no el arte de acaparar los sueldos del común, sueldos que nunca ganarían si no se dedicaran a la política.

¿El PP remontará sus resultados en las elecciones generales?

De aquí a noviembre tendrían que producirse cambios radicales en el PP canario, si no queremos cosechar otro fracaso estrepitoso. Debe haber cambios en la organización, en las candidaturas y en los modos, en los comportamientos.

Compartir el artículo

stats