Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Sindicalista y político

Salvador García Carrillo: "El PSOE canario está en una pendiente"

"Viejos compañeros han vuelto al partido cuando les han ofrecido un cargo y aparecen dados de alta", afirma el veterano socialista

Salvador García Carrillo.

Salvador García Carrillo. JUAN CARLOS CASTRO

Salvador García Carrillo es un devorador de prensa, escrita o digital, y su casa históricamente ha sido una especie de laboratorio cuyas paredes han sido testigos mudos de ceses, nombramientos y estrategias políticas de manera que en la última parte del reportaje no es posible pasar por encima de los acontecimientos políticos que vive Canarias y el país en general cuyo desconcierto ciudadano es evidente. Con la misma naturalidad con la que habla de su niñez, sus inicios en política, sus aciertos y sus errores, lo hace de sus compañeros de viaje (PSOE); los que le han defraudado. Tal vez sea ésta la entrevista más sincera de histórico político en la que aborda con la claridad de siempre la situación que vive su partido, "en declive", la del "llena de errores, lo que le ha costado la figura de José Miguel Pérez".

Como observador de la política ¿qué piensa de la situación ridícula que vive Canarias?

La política maneja nuestras vidas y aparte de que me apasiona, claro que la sigo pero yo no puedo contestar así, en dos palabras. Mire, en la clandestinidad, y a partir de 1978, en Canarias existían referentes políticos de gran intelectualidad y carácter social. Personalidades como Jerónimo Saavedra, Anastasio Travieso, Manuel Hermoso, José Miguel Bravo de Laguna, Fernando Sagaseta, José Carlos Mauricio, Manuel Bermejo, Oswaldo Brito, Adán Martín, Lorenzo Olarte, Alberto de Armas o Antonio Cubillo, marcaron la política autonómica de Canarias. Aun así debo decir que algunos de ellos pensaron más en sí mismos que en el conjunto.

Era otra cosa pero estará conmigo en el sentido de que algunos no han sido ejemplo de nada?

Es lo que le digo, en algún caso pensaron más en sí mismos que en los que tenían que servir. Hasta mediados de la década de los 90 en Canarias se palpaba el respeto entre candidatos de otros partidos, considerándose siempre los distintos puntos de vista e ideologías políticas como el juego de la política, de la democracia. Hoy en día, no hay más que verlo, eso escasea y de manera muy pronunciada, escasean referentes políticos de calidad. Con ATI, por ejemplo, se ha potenciado la insularismo y la división territorial.

No descubre la pólvora.

Ya, ya. Pero es que esto va en contra de la cultura regionalista que los referentes menciona- dos, especialmente Jerónimo Saavedra, defendieron siempre. Hoy el insularismo está siendo intensamente potenciado por distin-tas siglas en todas las islas del archipiélago y hay que estar ciego para no verlo.

¿En detrimento de qué isla?

No exclusivamente de una. Una de las islas que más ha sufrido este tipo de gobiernos es Gran Canaria. Ahora surgen nuevas formaciones políticas que, indirectamente, intentan copiar los inicios de ATI, de forma que no tener en cuenta cómo compensar lo que cada isla necesita está dando lugar al radicalismo. El oportunismo político en las entrañas de los partidos es algo más que reseñable. Los actuales dirigentes de primera línea solo piensan más en calentar asiento y favorecer el amiguismo. ¿Dónde queda aquello de conocer y valorar las bondades que los militantes más preparados pueden ofrecer y, por tanto, son los que mejor pueden hacer? Se piensa más en el individuo que en la organización a quien representa.

Su partido, el PSOE, tampoco escapa a esos comportamientos y la prueba la tiene en el alejamiento cada vez más evidente de la sociedad. De las demandas ciudadanas.

La situación del Partido Socialista en las islas está en declive y sin nada que frene su disgregación por isla. La culpa es, absolutamente, de los responsables orgánicos del mismo en todos los niveles; municipales, insulares y regionales. Desde que Juan Carlos Alemán dejó la Secretaría General a principios de los 2000, traicionando los compromisos adquiridos con Jerónimo Saavedra, más la marcha de López Aguilar a Madrid y Bruselas, se ha perdido la autoridad de la Comisión Ejecutiva Regional, actuando desde entonces cada isla de manera unilateral. Le seré claro: La aparición de José Miguel Pérez en el ámbito orgánico del Partido ha sido un verdadero desastre; casos como lo ocurrido en La Palma, El Hierro o La Gomera demuestran la falta de gestión de su equipo y de él mismo.

Las primarias parece que han sido el principio del fin por donde se han colado o "han colado a" advenedizos sin bagaje, recién llegados que en ocasiones sus apariciones públicas producen estupor.

Cuando surge el concepto de Primarias Abiertas en Canarias, diversos miembros orgánicos del Partido en Tenerife, algunos de ellos realizando labores de gobierno en ayuntamientos y otras instituciones, utilizaron este proceso de manera poco ética para elevar a su candidata a las elecciones autonómicas. Despojándome de toda opinión personal, sí digo que la actual vicepresidenta del Gobierno de Canarias, Patricia Hernández, no cumple con el perfil que he descrito; carece de referencia intelectual y política que represente como merece nuestro partido, y por ende, nuestro gobierno de la Comunidad Autónoma. Y lo digo sabiendo que probablemente no sea lo "políticamente correcto"; yo siempre soy claro. En cambio, muchos lo comentan en corrillos y en voz baja. Yo, que ya vengo de vuelta, lo digo en público sin más. A la falta de diálogo con los secretarios insulares y a la unilateralidad en los nombramientos, me remito. Fíjese, sin más, en los últimos nombramientos del Gobierno...

¿No hay un tinte un poco machista en sus afirmaciones con respecto a Hernández? Lo digo porque en la política canaria han ocupado cargos de mucha responsabilidad hombres careciendo de muchas referencias intelectuales posibles?

En absoluto. Jamás he hecho, hago, ni haré distinciones por sexo. Defiendo a las personas por su identidad, por su capacidad, por su buen hacer? Nunca por su sexo. Sea hombre o mujer, para mí, lo importante es quién es y no cómo es. Defiendo la igualdad de hombres y mujeres en todos los sentidos y ámbitos de la vida.

Hablábamos del PSOE y sus líos.

Sí, sí, sí. Hacía yo referencia a los nombramientos realizados. Me explicaré un poco más en detalle: por un lado, militantes de otros partidos, de ideología política diametralmente opuesta a la nuestra; por otro, excompañeros/as que regresan al partido tras el ofrecimiento de un cargo público y que, misteriosamente, aparecen dados de alta como militantes cuando son nombrados cargos de gobierno; otros, traidores/as de la gestión de Jerónimo Saavedra en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y por si eso fuese poco, filtradores/as de información a la prensa desde las propias Comités Insulares. ¿Usted cree que con este panorama podemos hablar del PSOE como un equipo, o como una jaula de grillos? Yo defiendo y defenderé siempre a mi partido, pero no puedo defender esta mediocre gestión de gobierno.

A peor la mejoría. No parece que el desastre que describe sobre el PSOE tenga solución a corto plazo.

Es que el partido necesita nuevos líderes, verdaderos líderes; candidatos que conozcan el partido y que actúen ajustada a la ideología socialdemócrata, redundando todo ello en futuros gobiernos sociales, estables, integradores de la militancia, pensando siempre en Canarias como una única región. Si se me permite la opinión, creo que tal como estamos se debe dar opción a pactar con cualquier formación que permita estas condiciones. En definitiva, estos son los valores que defiende el PSOE, valores puros y democráticos. Para ello, resulta necesario que los dirigentes actuales cesen en su responsabilidad orgánica, dando oportunidad a una verdadera regeneración interna, con ideas frescas, pero siempre siendo fieles a aquello que define al Partido: sus estatutos y su visión socialdemócrata.

Habla directamente de un pacto PP-PSOE en Canarias? ¿dónde?

A nivel regional. En el Gobierno de nuestra comunidad autónoma. Es obvio que necesitamos aire fresco en la autonomía después de más de 20 años con CC en nuestras instituciones.

Ve la paja en el ojo socialista ¿y en los del PP, qué ve?

Vamos a ver. Yo creo que el PP ha cometido dos grandes errores: El primero, la corrupción, que salta día tras día en todas sus instituciones. El segundo, seis meses antes de las elecciones, cesar al candidato al Cabildo de Gran Canaria, que era considerado ganador de los comicios en todas las encuestas insulares. En política, como en la vida, los errores se pagan: Ese fue el motivo principal de que el PP que perdiera el gobierno en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y en el Cabildo de Gran Canaria.

¿Y sobre sus aliados de Nueva Canarias, qué me dice?

En la misma línea, espero que Nueva Canarias aprenda de sus errores sectarios e ideológicos y cambie el chip. Más seriedad y menos amiguismo. La seriedad política se refrenda con hechos.

¿Qué me dice de Podemos?

Podemos significa el descontento de la sociedad frente a los grandes partidos que no han sabido adecuar la política a los ciudadanos y a la sociedad y se han distanciado del ciudadano de a pie y de sus necesidades. Ello ha dado lugar a que líderes afines al comunismo más rancio se hayan introducido en sus movimientos dirigiéndolos a distancia. Estoy totalmente en contra de los movimientos asamblearios; son esquemas políticos difíciles de gestionar y dirigir. Rara vez suelen tener buenos resultados para una sociedad democrática.

Aboga sin paliativos por un pacto PP/PSOE, pero ¿cómo cree que lo recibirá la sociedad y en todo caso, a quien perjudicará más en las urnas? Está claro de que el objetivo es desalojar a CC del gobierno.

Yo estoy convencido de que los partidos mayoritarios en Canarias tienen que adecuarse a las necesidades de nuestra región y defenderlas a todos los niveles, desde el municipal hasta el europeo. Mientras que el consenso siga de capa caída, los beneficios para Canarias, seguirán en declive. Los sindicatos y las confederaciones empresariales de las islas tienen que jugar un papel importante para cada isla y para toda Canarias.

Nos hemos metido de pleno en la política actual pero usted por su condición de histórico socialista, tantos años en la política, viejo conocedor de tantas intrigas y cambalaches, debía escribir sus memorias ¿no le apetece o no se atreve?

No sinceramente. Me gustan más las entrevistas, son más directas y siempre aprendo de ellas. Mire, hablando de memoria y con la intención de que aquellos que no lo vivieron lo conozcan, recuerdo el momento en el que en Canarias se discutía si el poder político de las islas debía residir en los Cabildos insulares, tal y como abogaban las mentes más insularistas. Nuestro Estatuto de Autonomía fue fruto de intensas discusiones, en las que algunos defendíamos un proyecto regional, en contra de quienes abogaban por otorgar el poder y la gestión exclusivamente a los cabildos. A punto estuvimos de no ser reconocidos como una autonomía más en España.

Usted no dispara sin balas. ¿A qué viene esto?

Pues que treinta y tantos años después el presidente del Gobierno canario, el señor Clavijo, hace unas declaraciones que desde mi punto de vista resultan anacrónicas y completamente en contra de lo que promulga nuestro Estatuto de Autonomía. En su reciente visita al Cabildo de Gran Canaria, Clavijo al ser preguntado por el tema del gas realizó unos comentarios que ponen a los cabildos en primera línea de decisión, dejando de lado la actuación del gobierno regional. ¿Defiende Coalición Canaria un proyecto regional? ¿O pretende que volvamos poco a poco a un proyecto insularista? Ahí queda la pregunta. Falta la respuesta.

Compartir el artículo

stats