Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patricia Hernández apuntala al PSOE

La vicepresidenta reúne por primera vez a los cargos del Gobierno y del partido

Patricia Hernández (en el centro) junto al candidato por Santa Cruz de Tenerife Francisco Hernández Spínola (a su izquierda), ayer.

Patricia Hernández (en el centro) junto al candidato por Santa Cruz de Tenerife Francisco Hernández Spínola (a su izquierda), ayer. EFE

Patricia Hernández marca distancias con la dirección regional de su partido. La vicepresidenta del Gobierno inicia una nueva etapa de contactos con los cargos públicos y orgánicos socialistas para unificar criterios, cohesionar y potenciar el mensaje de la gestión del Ejecutivo a la sociedad y tender puentes con los militantes y responsables orgánicos de la formación. "Estamos en las instituciones para demostrar que es posible y que existe un partido, que seguirá existiendo pese a los agoreros", aseguró ayer en un encuentro celebrado en Santa Cruz de Tenerife.

Aunque el evento organizado por la vicepresidenta era formalmente para los cargos públicos socialistas en el Ejecutivo regional, fue también un acto del partido porque allí estuvieron dirigentes orgánicos, candidatos a las elecciones generales, concejales, diputados y senadores y otros miembros de la formación, mayoritariamente de la isla de Tenerife. La presencia de dirigentes grancanarios fue escasa y se limitó a los cargos de la Isla que hay en el Gobierno.

Hernández quiere revertir la situación que se generó la pasada legislatura, en la que se criticó a los socialistas por no tener voz propia dentro del Gobierno y que apenas hubieran contactos con los militantes y cargos del partido para explicar la gestión. La número dos del actual Ejecutivo no quiere que eso vuelva a suceder, pero ahora con otro objetivo a medio plazo y es allanar el camino para convertirse en la secretaria general del partido cuando se convoque el congreso.

Fuentes del partido advierten que la dirección regional del partido está prácticamente inoperativa. La actividad orgánica del partido apenas existe y las relaciones entre Patricia Hernández y el secretario general, José Miguel Pérez, son frías. Por ello la dirigente tinerfeña coge las riendas no sólo del Gobierno sino también del partido ante la cercanía de las elecciones generales, pero también para preparar su camino de cara a la Secretaría General.

El PSOE canario vive una bicefalia que está suponiendo tiranteces internas entre los socialistas. Nunca hasta ahora se ha dado el caso de que el secretario general regional esté fuera del Gobierno, a lo que hay que añadir que la principal representante del partido en el Ejecutivo no es afín al máximo dirigente orgánico como sucede en este caso.

La dirigente tinerfeña ha estado limitada en estos primeros meses de gestión en el Gabinete autonómico por su reciente maternidad, pero en sus planes está intensificar los contactos dentro del partido y organizar reuniones como la de ayer cada cuatro o cinco meses. Asimismo, tanto Hernández como el resto de los miembros del Gobierno tienen una consigna clara: hay que dar cuenta de la gestión no sólo a las instituciones y los ciudadanos, sino también a los militantes del partido en todos los municipios de las Islas.

"Estemos en el Gobierno, en la oposición, en los cabildos o en los ayuntamientos, hablamos con una única voz: la de aquellos que confían en nosotros para que les defendamos", señaló Hernández a los dirigentes que acudieron a la reunión de ayer en la capital tinerfeña.

Las aspiraciones de Hernández para ser la secretaria general del partido en las Islas se pueden precipitar si el PSOE no gobierna tras las elecciones generales del 20 de diciembre. La cita electoral es clave para los socialistas ya que todo hace prever que si Pedro Sánchez no gana al PP puede terminar sus días como secretario general del PSOE. Esta situación puede acelerar los acontecimientos también en Canarias y que Hernández se vea obligada a intensificar su carrera para presentarse a la Secretaría General.

Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno no lo va a tener fácil ya que en Gran Canaria cuenta con una oposición interna en una parte del partido, más afín a la estructura orgánica de la Isla que lideran el secretario insular, Ángel Víctor Torres, y el secretario local de la capital y cabeza de lista al Congreso, Sebastián Franquis. Sin embargo, las fichas por una y otra parte no se moverán hasta el día después del 20-D en función de los resultados electorales y de cómo quede el mapa político tanto en el Gobierno central como en el Archipiélago.

Compartir el artículo

stats