Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios alertan de que la inestabilidad política retrae inversiones

Dirigentes de las patronales canarias reclaman a los partidos que lleguen a acuerdos estables para evitar que la incertidumbre afecte a la recuperación

Los empresarios canarios alertan de que la inestabilidad política generada tras las elecciones generales del 20 de diciembre, sin visos de pactos estables y, por tanto, con posibilidad de la celebración de elecciones anticipadas en tres meses, está retrayendo proyectos de inversión en las Islas. El presidente de la CEOE de Tenerife, José Carlos Francisco, expone que "antes de las elecciones, como ocurre casi siempre, muchas empresas en sus decisiones de reinversión, modernización, nuevas instalaciones en España o ampliar su capacidad productiva en otras regiones hacen un paréntesis por prudencia".

Pero después de los resultados electorales, y ante la dificultad de formar un gobierno de cierta estabilidad, "esas inversiones que se tomaron el paréntesis habitual lo que han hecho es alargarlo un poco más".

Francisco subraya que ahora mismo existen inversiones en España y en Canarias que están esperando a ver qué sucede. Se refiere principalmente a "proyectos en sectores industriales, de logística, e, incluso, en pequeñas inversiones de acompañamiento a esas inversiones más grandes de las que son proveedores". El dirigente empresarial considera que esta situación de retraimiento "es de lo más normal en lógica económica, como se ve que la prima de riesgo no mejore" o afecte a las bolsas.

Por su parte, el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, asevera que las inversiones se están paralizando "hasta que no se clarifique la inestabilidad y la incertidumbre de los pactos". En su opinión, "la incertidumbre es lo peor", ya que puede afectar al proceso de recuperación económica y a la generación de empleo. Por ello, apela a que haya pactos estables, porque "lo fácil es gobernar en mayoría absoluta", pero en estos momentos lo que se requiere es que las fuerzas políticas con representación parlamentaria sepan ponerse de acuerdo "para formar un gobierno estable".

Agustín Manrique de Lara, presidente de la CCE, opina lo mismo. "Cualquier signo de inestabilidad política retrae o frena la inversión". Es más, tiene claro que "la inestabilidad política es una de las amenazas de nuestra recuperación económica, por eso actuar con responsabilidad implica resolver la situación con consensos o pactos estables". A su juicio, unas elecciones anticipadas es "una posibilidad no deseable", porque "hay un Parlamento configurado del que surgen mayorías claras y ahora les toca alcanzar los acuerdos para gobernar". "Volver a llamar a los ciudadanos para que repitan votación tiene muy poco sentido y supone anteponer los intereses partidistas", considera.

Trabajar

Manrique de Lara estima que la incertidumbre del país se nota, por ejemplo, en la prima de riesgo y "existe una confianza en que se resuelva la situación poselectoral. Lo que tienen que hacer los políticos es ponerse a trabajar", enfatiza, y apela al consenso. Observa que al no haber mayoría absoluta se podrán resolver mejor, a través del diálogo, el desempleo, los problemas de la sanidad o la educación.

El empresario Sergio Alonso considera que la "inestabilidad política retrae la inversión y se complica todo: la prima de riesgo sube y las inversiones en bolsa bajan", por lo que subraya que "la tranquilidad política es la que provoca la inversión porque el dinero huye del riesgo, salvo que se sea un poco aventurero". Alonso expone que hay quien interpreta que con unas nuevas elecciones va a haber una "segunda vuelta para los dos vencedores, pero aquí no es cierto, y es posible que volvamos a una situación similar a la que tenemos", con lo que proseguiría la inestabilidad para los inversores.

La presidenta de la Asociación de Empresarios, Constructores y Promotores, María de la Salud Gil, indica que la inestabilidad no va a afectar a licitaciones que ya estén en marcha o vayan a salir, pero "no es sano ni es una situación óptima", teniendo en cuenta que en Canarias tienen que llegar los fondos del extinto Impuesto sobre el Tráfico de Empresas (ITE) aunque "jurídicamente el tema está garantizado". Cree, como los demás, que la inestabilidad política llega en un mal momento para el país, y más aún para Canarias, donde "estamos en una situación de salida, de consenso, porque tenemos proyectos y el Gobierno está por la labor de desmantelar el desbloqueo de las trabas burocráticas". Por ello, espera que los partidos se pongan de acuerdo y busquen un gobierno de estabilidad.

El director general de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Vicente Dorta, es más optimista y entiende que los partidos están aún en plazo de negociación aunque "no sabemos dónde va a acabar". "El panorama es muy incierto pero esperamos que haya una negociación y un acuerdo estable entre los grupos elegidos en el Parlamento, un pacto donde lo que prime sean los ciudadanos, las pymes o los autónomos".

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FETH) de Las Palmas, Fernando Fraile, aún no conoce casos de proyectos bloqueados por la inestabilidad electoral, pero sí por las trabas burocráticas y decisiones judiciales en Canarias. A su juicio, las inversiones empresariales se retraen en las Islas por la numerosa normativa que hacen que los inversores se cansen y se terminen yendo. Y si hay inestabilidad política la cosa se complica aún más, cree.

También es de esta opinión Francisco Moreno, director de Comunicación del Grupo Lopesan, quien asevera que en su caso no pueden desarrollar inversiones por la maraña normativa en las Islas.

Compartir el artículo

stats