Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la nueva legislatura estatal con la agenda canaria pendiente de los pactos

Los diputados canarios elegidos el 20D afrontan la nueva etapa en el Congreso con sensaciones muy distintas, pero con la misma incertidumbre sobre su duración

Victoria Rosell (Podemos).

Victoria Rosell (Podemos). LP / DLP

Arranca hoy la undécima legislatura de la actual etapa democrá- tica española en medio de una gran incertidumbre política como consecuencia de los resultados electorales del pasado 20 de diciembre, y sin horizonte alguno sobre su posible duración. La constitución de las dos cámaras legislativas, Congreso y Senado, en sesiones paralelas da el pistoletazo de salida a una nueva etapa marcada por la fragmentación política en el Congreso (en la Cámara Alta el PP tiene mayoría absoluta), el retroceso de los dos grandes partidos estatales, PP y PSOE; la aparición en escena de dos nuevas formaciones, Podemos y Ciudadanos, con importante representación parlamentaria; y con un posible bloqueo político para la investidura de cualquiera de los candidatos posibles a formar gobierno. Todo ello deja un panorama que no hace descartar la necesidad de una repetición de las elecciones en primavera.

Los diputados y senadores canarios electos el pasado 20-D toman hoy posesión de sus escaños e inician la nueva etapa con sensaciones muy distintas en función de los resultados electorales de sus respectivas formaciones, pero con la misma incertidumbre sobre el futuro político inmediato. También compartiendo la idea de que se trata de una situación novedosa en la vida parlamentaria que va a cambiar por completo la dinámica política en el Congreso ante la necesidad de pactos.

Por primera vez la Cámara Baja va a estar marcando la pauta de la vida política en su conjunto y la del propio futuro Gobierno, si es que éste llega a conformarse, y no al revés, como ha ocurrido en buena parte de las anteriores legislaturas, y en especial en los casos de las distintas mayorías absolutas que populares o socialistas han obtenido desde 1982.

Novatos

Catorce diputados y once senadores canarios acuden hoy a esas sesiones constitutivas de sus respectivas cámaras, entre ellos más de la mitad ocupando por primera vez un escaño en algunas de las dos cámaras parlamentarias estatales. También varios de ellos estrenándose en la vida política y asumiendo su primer cargo público, como son los casos de los tres diputados y los dos senadores de Podemos, los dos diputados de Ciudadanos, y algunos de los nuevos parlamentarios isleños del PP y del PSOE.

Pendientes todos de las negociaciones que las cúpulas de sus respectivos partidos entablen en los próximos días para tratar de dar salida política al laberinto parlamentario y votar la investidura de un presidente, asumen la nueva etapa asumiendo que la agenda canaria para los próximos años queda pendiente de los pactos que se puedan conformar.

Los populares canarios, con su líder a la cabeza, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, afrontan la jornada cada vez más conscientes de que al partido le será difícil mantenerse en el gobierno central y de que, en cualquiera de los escenarios, se avecinan momentos muy complicados para el partido y para el país por las repercusiones que la inestabilidad política va tener en la economía. Creen que peligra el proceso de reformas emprendido por el Ejecutivo de Rajoy y que está en juego el crecimiento recién iniciado, por lo que presionan a fondo para propiciar la gran coalición con el PSOE. De seguir en el Gobierno, consideran que se impulsará aún más la dinámica de acuerdos con Canarias para afrontar los retos del Archipiélago en los próximos años.

Los socialistas canarios, por su lado, apoyan los intentos de su candidato, Pedro Sánchez, en conforman una alternativa progresista de Gobierno conscientes además de que ésa será probablemente la única tabla de salvación del actual líder del partido. Además, creen que esa sería la única forma de volver a colocar a Canarias en la agenda estatal y de recuperar las inversiones y fondos eliminados por el actual Ejecutivo del PP. En la misma línea se mantiene el diputado de NC Pedro Quevedo, elegido en las listas del PSOE, que busca un espacio propio en el nuevo Congreso pese a tener comprometido su apoyo a las líneas básicas de acción del grupo socialista.

Escepticismo

Ana Oramas, de CC, se muestra muy escéptica sobre las expectativas de la legislatura dada la aritmética parlamentaria actual y la incompatibilidad de intereses entre las distintas formaciones, pero se ofrece a cualquier tipo de acuerdo de gobierno que garantice estabilidad, esencial, según ella, para el desarrollo de la agenda canaria con el Estado en materias como la constitucionalización del REF o la reforma de la financiación autonómica. De momento, CC se mantenía ayer a la espera de que se conformara un pacto para la elección del nuevo presidente del Congreso y aunque se inclinaba por apoyar la candidatura del socialista Patxi López, no tomaría la decisión hasta conocer los detalles del acuerdo y sus posibles repercusiones en la conformación de los grupos parlamentarios.

Entre los diputados de las formaciones emergentes, la sensación imperante es la nueva etapa servirá para revitalizar la vida política con la puesta en solfa del bipartidismo, dar mayor protagonismo al Parlamento y visibilizar en él la apuesta por el cambio expresado por los ciudadanos en las urnas. La ex juez Victoria Rosell, de Podemos, es la más destacada de este grupo de políticos canarios de nuevo cuño y única con proyección nacional al ser uno de los fichajes estrella del partido liderado por Pablo Iglesias. Por parte de Ciudadanos, la palmera Melisa Rodríguez y su compañero Saúl Ramírez afrontan el reto de poner acento canario en un grupo muy mediatizado por el liderazgo de Albert Rivera y un discurso muy inclinado hacia la preponderancia del Estado frente a las reclamaciones territoriales.

Compartir el artículo

stats