Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la legislatura más plural Los canarios en la Cámara

El cambio ya está aquí

Los diputados canarios saludan el nuevo tiempo en el Congreso con dudas sobre el futuro político

Victoria Rosell, emocionada en su escaño.

Victoria Rosell, emocionada en su escaño. E. Candel

Muchas cosas están cambiando en la vida política española desde las pasadas elecciones del 20-D.

Aquel mandato reformista de las urnas se convirtió ayer casi en revolución en la jornada inaugural de la XI Legislatura durante la sesión constitutiva del Congreso. No sólo por la distinta composición de la Cámara como consecuencia de los resultados electorales, que se expresó de alguna manera en la elección del socialista Patxi López como nuevo presidente del Congreso pese a no se del partido de la mayoría, sino por el cambio radical en la imagen de los nuevos diputados. Un parlamento notablemente más joven, con mayor diversidad política e ideológica, y con una estética visiblemente renovada tomó cuerpo ayer en una sesión que muchos tildan de histórica pese a la incertidumbre que acecha a la legislatura desde su mismo nacimiento.

En un ambiente de expectación mediática sin parangón y con un protagonismo especial para las dos formaciones políticas que se estrenan en el Congreso, Podemos y Ciudadanos, la jornada estuvo marcada por la nueva dinámica de la vida parlamentaria expresada tanto en los primeros acuerdos políticos para la composición de la Mesa, como en la revolución de las formas emprendida por los diputados del partido de Pablo Iglesias, no comprendida por todos los diputados del resto de formaciones.

Podemos escribió el guión de la sesión con golpes de efecto que algunos calificaron de "estrambóticos". "Si esta es la nueva política, me quedo con la vieja", comentaba algún veterano diputado isleño visiblemente irritado con los gestos y el "postureo" de los emergentes de izquierdas.

Sobre este marco, los quince diputados canarios asumieron sus cargos sin una visión muy clara de lo que está por venir, aceptando que hay muchas posibilidades de una nueva convocatoria electoral en muy pocos meses, pero apelando todavía todos ellos, aunque de distinta manera, a la necesidad de buscar acuerdos de gobierno para que la legislatura eche a andar.

Más allá de los análisis políticos, para la mayoría de ellos primaba ayer la "ilusión" con la que afrontaban la nueva etapa y su apuesta por desplegar la agenda canaria con la que cada una de sus formaciones se presentó a las elecciones.

Caras sonrientes y expresiones expectantes sobre todo en los representantes de Podemos (Victoria Rosell, Meri Pita y Alberto Rodríguez) y de Ciudadanos (Melisa Rodríguez y Saúl Ramírez), todos ellos nuevos en la plaza, y gestos más serios y circunspectos, con distintos matices, en los diputados y diputadas del PP, que no esconden su convencimiento de que no lograrán una nueva investidura de Mariano Rajoy, ni la preocupación sobre sus posibles consecuencias.

Entre los socialistas, tanto el veterano Sebastián Franquis como el nuevo diputado Francisco Hernández Spínola se muestran convencidos de las altas posibilidades de que su líder y candidato, Pedro Sánchez, logrará fraguar un pacto de progreso alternativo. Y en lo mismo confía, aunque con menos fervor, su aliado de NC Pedro Quevedo.

La nacionalista Ana Oramas (CC), por su lado, da por segura una legislatura de "pocos" meses "por la situación parlamentaria, pero también con la situación interna del PSOE, el tema catalán, y los planteamientos que están haciendo desde C's y desde Podemos. No creo que haya posibilidades de un gobierno estable en ningún caso", asegura.

Esta era la idea que sobrevoló ayer el pleno inaugural: la fecha de caducidad de un Parlamento tan atomizado y con disparidad de intereses. "El acuerdo sobre la Mesa es un elemento positivo que de muestra que hay capacidad de las fuerzas políticas para llagar a acuerdos y que entenderse es posible", señalaba Franquis, quien cree que "corresponde al PP tomar la iniciativa de formar gobierno y si no lo logra corresponde al PSOE asumir la responsabilidad de intentarlo".

"Espero que pueda haber gobierno en las próximas semanas de mano de las fuerzas políticas que representan el cambio la legislatura va a ser complicadísima, necesitada de acuerdos constantes", señala Franquis. Su compañero Hernández Spínola, que se estrena como diputado por Santa Cruz de Tenerife junto a Tamara Raya, reconoce que para alcanzar ese objetivo "tiene que haber mucha flexibilidad y muy poca rigidez", y confía en que "con esa sea la dinámica finalmente podamos lograr acuerdos".

"El PSOE va a trabajar intensamente para buscar un acuerdo, aunque sea de mínimos, para que la legislatura eche a andar", insiste Spínola.

La diputada Victoria Rosell, uno de los fichajes de Pablo Iglesias para Podemos, lo tiene muy claro: "Si de mi dependiera, trabajaría por un pacto de progreso y del Estado social frente a cualquier otra prioridad. Es básico recuperar todo lo que se ha recortado no sólo en bienestar, sino en derechos civiles y calidad democrática". Pero, ¿hay posibilidades reales de un acuerdo entre su formación y el PSOE?: "No lo sé. Se están poniendo piedras artificialmente. Nosotros no somos un parido independentistas y eso [el referéndum en Cataluña] no puede ser una excusa para no pactar. Con el Estado social como prioridad espero que esto no sea un impedimento", asegura.

Para su compañero tinerfeño Alberto Rodríguez, uno de los iconos de estética alternativa de la formación morada en su bancada del Congreso, su objetivo en esta nueva etapa es "trabajar con lo que nos comprometimos en campaña, por mejorar la vida de la gente y en concreto de los canarios y para eso vamos a presentar la proposición de ley 25 inspirada en el artículo 25 de la Declaración de los Derechos Humanos, para garantizar que en este país nadie se quede sin agua, sin luz, sin vivienda y sin sanidad pública".

En el PP, dentro del panorama general depresivo que ofrece la formación tras el 20-D, su diputado por Las Palmas Guillermo Mariscal ofrece con todo signos de vitalidad. "Lo ideal sería buscar un consenso para garantizar la estabilidad y empezar a buscar los acuerdos que nos obligue a todos. La abstención del PP permitiendo la presidencia de Patxi López demuestra que buscamos acuerdos", asegura.

Los populares insisten a los socialistas por tierra, mar y aire sobre la conveniencia de la coalición a tres bandas de los dos grandes partidos junto a Ciudadanos, con el objetivo de "consolidar la recuperación económica y reformar la Constitución", tal como resaltaba ayer el propio José Manuel Soria en un artículo en el diario El País. En él, hacía un llamamiento al deber de Estado de los socialistas. "La actual dirección del PSOE tiene ante sí una extraordinaria oportunidad para explicar a sus militantes que España está por encima de los intereses cortoplacistas del partido. La situación de España y el mandato de la urnas recomiendan una gran coalición entre las dos grandes fuerzas junto a Ciudadanos, que defiende también lo que nos une: la unidad de España, la igualdad de los españoles, la estabilidad política, económica y social, la moderación y la centralidad".

El ministro ministro de Industria, Energía y Turismo, sin embargo, parecía ayer en el Congreso estar pensando ya en otra cosa.

Especial ilusión mostraban los representantes canarios de C's, sobre todo la palmera Melisa Rodríguez, que accede a un escaño en el Congreso tras no haberlo logrado para el Parlamento de Canarias en las pasadas elecciones autonómicas por la peculiar ley electoral isleña. "Todo está abierto y va a ser un legislatura muy rica, con debates parlamentarios reales, discursos reales, propuestas reales y mesas de negociación reales para seguir adelante. Se acabaron las mayorías impositivas y se abre un abanico para sentarse y hablar y saldrán propuestas con alianzas muy diferentes".

Igual que en el Congreso los once representantes canarios en el Senado también tomaron posesión. En los próximos días se irán conformando los grupos de la Cámara Alta, si bien ya ha trascendido que los dos senador de CC, el electo herreño Pablo Rodríguez Cejas y la elegida por designación autonómica María del Mar Julios, se prestarán para que el PNV pueda formar grupo ya que necesita diez y los vascos son siete. Se suma a la nómina la navarra de Cambio-Aldaketa.

Compartir el artículo

stats