Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La búsqueda del último rey aborigen pasará a Los Realejos si no se halla en La Laguna

El Instituto de Estudios Históricos baraja que Guanarteme se encuentra en la iglesia de la Concepción del municipio norteño y no en la ermita de San Cristóbal

Ermita de San Cristóbal de La Laguna.

Ermita de San Cristóbal de La Laguna. LP / DLP

La búsqueda de los restos del último rey aborigen de Gran Canaria, Tenesor Semidán, bautizado por los castellanos durante la conquista como Fernando Guanarteme, continuaría en el municipio tinerfeño de Los Realejos si no se hallan en el subsuelo de la ermita de San Cristóbal, en La Laguna, donde supuestamente reposan.

Desde el Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanartame se baraja que puedan estar enterrados en la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción en Realejo Bajo, ya que Fernando Guanarteme residía en esta zona, como otros muchos aborígenes procedentes de Gáldar, tras la conquista de Tenerife en 1496.

Este lugar fue elegido por el conquistador Alonso Fernández de Lugo para poner su hacienda, por ser las tierras más fértiles de la Isla. De hecho, el nombre de Los Realejos proviene del sitio donde los ejércitos castellanos establecen el Real (campamento militar) a orillas de un barranco.

Fernando Guanarteme colaboró con el Adelantado tanto en la conquista de La Palma como en la de Tenerife y debió fallecer después, a finales del siglo XV, aunque se desconoce con exactitud la fecha.

"Creemos que Fernando Guanarteme puede estar enterrado en la iglesia de la Concepción de Realejo Bajo, porque allí es donde vivía con sus familiares", señala el investigador y genealogista Miguel Rodríguez Díaz de Quintana, secretario del Instituto de Estudios Históricos, y que lleva cincuenta años vinculado a la recuperación de los restos del rey aborigen grancanario para su traslado a Gáldar, su ciudad natal.

Tradición oral

Según la tradición oral, ya que no existe documento escrito sobre dónde fue enterrado, Fernando Guanarteme recibió sepultura en la primitiva iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, pero en La Laguna, no en la de Los Realejos. La inicial ermita lagunera fue demolida por la progresiva urbanización de la zona y se reconstruyó a partir de 1511, pero en ese periodo intermedio se cree que es posible que los restos del rey aborigen fueran trasladados a la ermita de San Cristóbal, en La Laguna, donde presuntamente aún se hallan.

Una placa en la fachada que colocó allí la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, a comienzos del siglo pasado, junto a una lápida sepulcral de mármol blanco con su nombre recuerdan que en la ermita de La Laguna se encuentran sus restos mortales.

Para Miguel Rodríguez Díaz de Quintana, la Real Sociedad realizó sólo un acto para reivindicar la figura de Fernando Guanarteme. "Hay una lápida que puso esta entidad, que es muy seria, porque seguramente había algún dato sobre La Concepción", medita.

"Nosotros tenemos los testamentos de sus familiares -posteriores a su muerte-, y un hijo (aunque otros investigadores alegan que era su sobrino), llamado también Fernando Guanarteme, que enfermó en 1539 y falleció poco después, fue primero enterrado en la iglesia de Santiago del Realejo de arriba y luego en la iglesia de la Concepción del Realejo bajo", expone. "Primos, sobrinos, hermanos estaban enterrados en Los Realejos y las fosas costaban dinero; aquello se tenía como de la familia, ¿para qué lo iban a enterrar en La Laguna si le dieron tierras con el repartimiento en Los Realejos?", cuestiona.

Esta tesis es compartida en parte por el coordinador del proyecto encargado por el Gobierno canario para determinar si los restos de Fernando Guanarteme se hallan bajo la ermita de San Cristóbal en La Laguna, Jorge Onrubia. Por ello, si los restos "no se encuentran en la ermita habría que buscarlos en Los Realejos, porque fue el lugar donde vivió la gente procedente de Gáldar que se llevó el Adelantado, y a lo mejor murió estando por allí, y está en la iglesia de Santiago Apóstol", sostiene, por su parte.

"Hay que ir descartando", precisa, pero como la investigación se va a realizar por fases y el propósito es encontrar los restos de Fernando Guanarteme, para su traslado a Gran Canaria, si fallan en La Laguna buscarían en Los Realejos.

Por su parte, el historiador Manuel Lobo considera que pueden estar en La Laguna porque era la capital de la Isla en esa época y Fernando Guanarteme tenía que trasladarse allí para arreglar sus cuestiones. De hecho, preparaba un viaje a la Península antes de morir. El encargo de la dirección general de Patrimonio Cultural llega después de varios intentos, entre ellos del Instituto de Estudios Históricos en 2007, para hallar los restos del rey aborigen, conocido como un traidor y después como un pacificador.

Compartir el artículo

stats