Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayoría de los diputados cobran más que antes de pisar el Parlamento

La nómina de sus señorías duplica el salario medio canario

La mayoría de los diputados cobran más que antes de pisar el Parlamento

La mayoría de los diputados cobran más que antes de pisar el Parlamento

La mayoría de los diputados canarios cobran más que antes de pisar el Parlamento. Han visto engordar sus nóminas tras lograr un escaño en las elecciones autonómicas del 24 de mayo de 2015. La crisis ya pasa de puntillas por el hemiciclo, mientras que la recuperación económica se consolida poco a poco en el Archipiélago, que aún arrastra una tasa de paro del 26,8%.

En aras a la transparencia, el Parlamento actualizó esta semana el régimen retributivo de los diputados, obligados también a publicar sus declaraciones de bienes y actividades antes de tomar posesión del cargo el 23 de junio del pasado año. Según la información que ellos mismos registraron en la Cámara, la mayoría obtiene un aumento de sus emolumentos.

El arranque de la novena legislatura supuso un cambio de caras en el hemiciclo, donde repiten apenas 16 de los 60 diputados. No obstante, llama la atención que la mayor parte de sus señorías han desempeñado cargos públicos hasta ahora en ayuntamientos, cabildos, en el Gobierno regional o en las Cortes y algunos los compaginan actualmente si resultaron elegidos en los pasados comicios. La ley no permite cobrar dos sueldos públicos, por lo que la mayoría prefiere renunciar a su asignación en una administración menor y recibir sus honorarios por la Cámara, que son superiores.

Sólo para nueve diputados ésta es la primera vez que saltan al ruedo político y rozan poder. Carecen de trayectoria en la cosa pública Dolores García y José Manuel Pitti, de CC-PNC; Gabriel Corujo, del PSOE; y Natividad Arnáiz, Asunción Delgado, Juan Márquez, Concepción Monzón, María del Río y Noemí Santana, de Podemos.

El escaño está muy cotizado. La vocación de servicio y la responsabilidad de gestionar o fiscalizar en favor del interés general implica que el sueldo bruto de un diputado raso ascienda a 3.868 euros al mes (50.284 euros al año, incluidas las pagas extraordinarias de junio y diciembre), a los que habría que añadir las dietas e indemnizaciones por alojamiento y manutención, que varían según su isla de procedencia. Esta cuantía multiplica por más de dos el sueldo medio de los trabajadores de las Islas, 1.708 euros, a la cola de España, según los últimos datos del INE.

Además, al salario base de cada diputado hay que sumar los complementos mensuales que recibe si posee algún cargo. Los galones cuentan. La presidenta del Parlamento, Carolina Darias, gana 6.047 euros al mes, 78.615 euros al año. La dirigente socialista cobra más incluso que el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, cuya retribución íntegra anual es de 71.500 euros (sin Seguridad Social ni antigüedad).

Los vicepresidentes de la Cámara, David de la Hoz y Cristina Tavío, y los secretarios, Mario Cabrera y Héctor Gómez, ingresan 63.543 euros anuales. Idéntica cuantía reciben los presidentes y portavoces de los seis grupos parlamentarios. 6.630 euros les separan de los portavoces suplentes (56.913 euros).

Existe una excepción: los siete diputados regionales de Podemos cobran un máximo de tres veces el salario mínimo, por lo que se quedan con unos 1.900 euros netos mensuales. El excedente lo donan, un 50% al partido y otro 50% a fines sociales sin ánimo de lucro a través del Proyecto Impulsa.

Las nóminas de los parlamentarios se conocieron esta semana una vez que el Parlamento estrenó su portal de transparencia. Así, la web recoge el incremento retributivo del 1% aprobado en febrero por la Junta de Portavoces, tal y como se recoge en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para este año y que afecta a los empleados públicos de todas las administraciones. Además, la ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma también contempla la posibilidad de que estos altos cargos puedan aplicarse esta subida salarial. Dicho aumento afecta al sueldo de los diputados, no a las dietas, que cubren los gastos de manutención, alojamiento y transporte terrestre.

Hacía cuatro años que las retribuciones no se modificaban. En junio de 2012 el Parlamento acordó un recorte del 5% (192 euros brutos menos al mes) en medio de la crisis.

En total, 54 diputados tienen actualmente dedicación exclusiva a su labor parlamentaria, cinco personas más que en la legislatura anterior. En cambio, sólo cuatro han renunciado este mandato a cobrar su nómina de esta institución. Entre ellos, Socorro Beato, de CC-PNC, que es funcionaria y en su declaración de bienes apuntó 49.248 euros anuales como rendimientos del trabajo; así como su colega de grupo parlamentario Juan Manuel García Ramos, quien en 2015 presentó 56.849 euros en ingresos por su sueldo como catedrático de la Universidad de La Laguna (ULL), colaboraciones en medios de comunicación y conferencias e intervenciones culturales.

También decidió esta vez rehusar la dedicación exclusiva Jorge Rodríguez, del PP, en cuya declaración de rentas de 2015 anotó 46.899 euros: 42.468 de su salario en la Cámara en la etapa anterior como diputado y 4.431 euros por honorarios profesionales.

Igualmente, Asunción Delgado, de Podemos, ha preferido mantener su remuneración como funcionaria de la Comunidad Autónoma, de unos de 42.200 euros anuales.

Otro caso es el de Francisco Déniz, quien, aunque se ha acogido al régimen de dedicación exclusiva, tiene compatibilidad para ejercer su actividad docente e investigadora a tiempo parcial en la ULL.

El presidente del Gobierno, Fernando Clavijo (CC), y la vicepresidenta, Patricia Hernández, ambos diputados, tampoco cobran de la Cámara, sino por sus cargos en el Ejecutivo. En concreto, el exalcalde de La Laguna percibe 71.500 euros y la exdiputada nacional y secretaria general del PSOE de Santa Cruz de Tenerife 68.282 euros.

En términos comparativos entre instituciones, cabe señalar que un consejero del Gobierno ingresa 66.075 euros al año, cada viceconsejero 59.805 euros y los directores generales 59.069 euros.

Con todo, las declaraciones de rentas y bienes firmadas por los diputados en 2015 evidencian un cambio en sus ingresos tras tomar posesión el 23 de junio de ese año. La mayoría, 32 parlamentarios, ganarán más, en tanto que en sus declaraciones de bienes presentaron cantidades inferiores a las que ahora ingresarán cada mes.

Otros 22 aforados se quedarán con sueldos similares o menores en este ejercicio debido a las retenciones que pueden tener. Ello se desprende del análisis de las percepciones netas de tipo salarial, honorarios y otras retribuciones declaradas y el salario bruto anual tras irrumpir en el arco parlamentario, importe sometido a retenciones.

Las rentas declaradas son las percibidas en el ejercicio económico anterior a la fecha de la declaración. Destacan casos como el de la diputada de CC-PNC Nereida Calero, de Fuerteventura, que declaró antes de acceder al escaño sólo 901 euros abonados por la Consejería de Educación, mientras que Natividad Arnáiz, de Podemos, apuntó 1.585 euros en su formulario. Melodie Mendoza, de la Agrupación Socialista Gomera, escribió en su impreso 8.221 euros.

Del documento registrado en el Parlamento se deduce que Lorena Hernández, del PP, por La Palma, no declaró ingresos, ya que su casilla de justificación está vacía.

Mantienen el status quo por ejemplo quienes siguen esta legislatura como portavoces de sus grupos -Australia Navarro, por el PP, y Román Rodríguez, de NC- y presidentes de grupo -como Asier Antona, del PP-, pues perciben un sueldo parecido. Asimismo, aquellos diputados que repiten en este mandato y han ascendido en el escalafón con puestos de responsabilidad ven una mejora en sus nóminas.

Entre los que ven adelgazar sus ingresos, la merma por dedicarse en cuerpo y alma a la actividad parlamentaria no es excesiva.

Compartir el artículo

stats