Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Barbara Hendricks

"Los ciudadanos responden mejor a la crisis de los refugiados que los políticos"

"Los europeos deben presionar a sus gobeirnos para que ayuden a las personas que huyen de la guerra", asegura la soprano estadounidense y embajadora de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur)

La soprano y activista en defensa de los derechos humanos, Barbara Hendricks, ayer en Casa África.

La soprano y activista en defensa de los derechos humanos, Barbara Hendricks, ayer en Casa África. J. C. CASTRO

¿ El acuerdo de la Unión Europea para devolver a los refugiados que lleguen a las costas griegas a Turquía respeta los derechos humanos?

No, no solamente no están respetando los derechos humanos sino tampoco la convención que ellos firmaron con respecto a los refugiados y las personas que están buscando asilo. No es de ninguna manera respetar y cumplir con sus obligaciones.

¿Y cómo se les puede obligar a que cumplan con sus obligaciones de asilo a refugiados?

Creo que son estados democráticos y la única cosa que se puede hacer es que los ciudadanos europeos ejerzan presión sobre los propios políticos para que cumplan con sus obligaciones. Mi labor como embajadora de buena voluntad del Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) es dar la información a la opinión pública para que se mueva y haga que los políticos y los gobiernos cumplan con su deber.

¿Esperaba que Europa respondiera levantando muros y poniendo barreras?.

No esperaba esa reacción. Pero debo decir que la primera reacción por el drama de los refugiados de Siria fue de los ciudadanos europeos y han demostrado que han sabido responder en esta crisis. Hablo desde mi propia experiencia, que vivo en Suecia con mi marido, en una isla, y mi marido con otras personas todas las noches se iban a la estación central con ropa y con alimentos, para intentar ayudar a los refugiados que estaban en tránsito hasta Finlandia. Los ciudadanos europeos han sido ejemplares y han respondido mejor que los políticos. Cuando esta situación ha llegado a los políticos ,y los políticos han tenido miedo de las repercusiones que podrían tener en sus carreras, es cuando nos hemos sentido desesperados y alarmados por la situación. En 1956, en Hungría, ayudamos a 200.000 personas para salir del país, refugiados que estaban sufriendo hambre y persecución, y da un poco de pena que ellos tengan una memoria tan corta y que sean los primeros en haber levantado las vallas contra personas que estaban en su misma situación hace poco. Entiendo que es una situación complicada y nada fácil. Es como si estuviésemos diciendo a alguien que está en una casa que está ardiendo que espere a que arreglemos las cosas y luego vamos a salvarle. No podemos pedirles que esperen. Estas personas son nuestros hermanos, son culturalmente distintos a nosotros pero comparten nuestro ADN, y tenemos que encontrar una manera de solucionar la situación para que podamos vivir en paz todos juntos.

Usted ha denunciado en distintas ocasiones que la situación es peor en las mujeres que viajan solas o con niños. ¿Es su principal preocupación?

Lo que nos preocupa por encima de todo es la situación de los gobiernos europeos que son signatarios del Convenio de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, y parece ser que todos están buscando la manera de evitar cumplir con sus obligaciones para tratar a las refugiadas y refugiados, en general, de guerra. En Acnur pensamos que se podría mejorar la situación de los refugiados dando, por ejemplo, visados para ofrecer un tránsito más seguro de estas personas hacia a Europa. Evidentemente, nos preocupa la situación de muchas refugiadas que viajan con sus hijos, sin padres y sin maridos al lado. Tenemos muchos casos de mujeres solteras refugiadas, mujeres aisladas, que han estado expuestas a la violencia, a la agresión y a las violaciones y nos preocupa enormemente. El trabajo de Acnur es proteger a las mujeres de la violencia y de situaciones de violencia, y es una situación compleja que se trata al más alto nivel político. Solo se puede esperar que alguien diga basta ya. Pero cada vez hay más violencia hacia la mujer en este mundo, en todos lados, en Europa o en EEUU también. Hay un sentimiento de violencia contra la mujer, de repente, que nunca se ha visto anteriormente.

¿Entienden los ciudadanos la situación de los refugiados, de que tienen que abandonar sus hogares porque no les queda más remedio?

El problema es que no siempre recibimos, por parte de los medios de comunicación, las historias de los refugiados con una cara detrás y eso quiere decir que no podemos ver la tragedia de historias individuales. No creo que nadie sea indiferente al peligro y la terrible situación de estas personas. Es cierto que es el titular de un día, pero después pasan a otra noticia y no dan a conocer estas historias.

Usted, que es una cantante famosa y reconocida, ¿echa en falta que más gente popular se dedique a apoyar los derechos humanos y, en este caso, a los refugiados?

Hay muchas maneras para que las personas puedan ayudar, y hay muchas personas que están ayudando. Quizás a mí me conozcan mejor, lo que pasa es que los medios de comunicación no le dan publicidad a los ciudadanos. A veces es muy difícil hablar con los medios y comunicar lo que se tiene que decir, porque es una situación muy seria, en cinco minutos que dan de su tiempo. Todos podemos hacer algo para ayudar, si no es en público, con otro tipo de plataformas.

¿Cree que hay intereses de países poderosos para que estas guerras continúen?

Es una situación compleja y hemos visto guerras interminables. Pero, por ejemplo, jamás esperaba en mi vida la paz en Irlanda del Norte o la caída del telón de acero en Berlín. Ojalá alguien tenga algún atisbo de humanidad y diga que esto se tiene que terminar de una vez.

¿Qué le parece la situación de los campos de refugiados de Tinduf y que Marruecos expulsara a personal de la Minurso porque el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, dijera que el Sáhara estaba ocupado? ¿Debería haber un referéndum de autodeterminación?

No conozco la situación en profundidad pero la tarea de las Naciones Unidas es la diplomacia pública y que las personas hablen y discutan, aunque siempre no estemos de acuerdo, y si una delegación es expulsada es porque algo tienen que esconder. Estamos en un planeta pequeño y tenemos que buscar maneras de solucionar la convivencia y si este es el objetivo de las Naciones Unidas encuentro inaceptable que se nieguen a discutir las cosas.

¿Cree que encuentros de este tipo, como el de mujeres parlamentarias africanas y canarias, sirven para concienciar de las desigualdades?

Sí, para saber que las mujeres no estamos solas. Las mujeres han llegado al poder en África recientemente y siempre ha sido después de conflictos. No había mujeres en el Gobierno de Ruanda y ahora hay un 60%, más que en otras partes del mundo. Las mujeres, poco a poco, están metiéndose en el poder y están dando un buen ejemplo para otros países de que éste, quizás, es el camino que se tiene que seguir para conseguir la paz, porque ningún conflicto en ningún momento en África se ha empezado por una mujer, todo se han empezado por los hombres y, quizás, es el momento que nos dejen a las mujeres intentar no hacer la guerra, sino la paz. En todas las partes del mundo las mujeres tenemos que luchar para ganarnos el respeto y vivir en paz, y seguimos sufriendo la discriminación de distintas maneras por muy democrático que sean los países.

Compartir el artículo

stats