Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Modelo autonómico El crecimiento insular o el equilibrio regional

Gran Canaria frente al espejo

La Isla se ha visto sobrepasada por el crecimiento de Lanzarote y Fuerteventura, donde hay mayor renta por habitante

Gran Canaria frente al espejo

Gran Canaria frente al espejo

Varios de los promotores de la autonomía creen que el sistema nació para reequilibrar un escenario en el que las dos islas capitalinas eran las que dominaban el Archipiélago, frente a unas islas no capitalinas que estaban en el vagón de cola. La triple paridad, el desequilibrio favorable a Tenerife, la falta de impulso de los dirigentes grancanarios, el fuerte crecimiento turístico y económico experimentado por Lanzarote y Fuerteventura o el desfase del modelo autonómico surgido en 1982 son las principales razones expuestas para responder a la actual situación de Gran Canaria.

"La autonomía buscaba el equilibrio, pero se tergiversó"

El expresidente del Cabildo grancanario, José Miguel Bravo de Laguna, participó activamente en los inicios de la autonomía y no cree que el modelo forjado en ese momento sea el responsable del retroceso de Gran Canaria como sostiene el actual presidente insular, Antonio Morales. Para Bravo de Laguna "el primer Estatuto intentaba reflejar una región equilibrada, si bien es verdad que también se incluyó el sistema de la triple paridad". Sin embargo, el modelo original "se ha tergiversado" en favor de una "isla hegemónica" que, según Bravo, "lo está haciendo muy bien para favorecer sus intereses".

El que fuera también presidente del Parlamento afirma que Morales está equivocado porque no fue el pacto de Las Cañadas el que dio origen a la triple paridad sino el de Medinaceli, en un intento de reequilibrar el papel de las islas no capitalinas con respecto a Tenerife y Gran Canaria. Bravo considera que Gran Canaria se ha quedado "rezagada" y que el hecho de que Tenerife reciba 1,5 millones de turistas más que Gran Canaria ya es un factor que indica la superioridad económica de una isla sobre otra. "Más que echarle la culpa siempre a otros hay que saber reaccionar para mejorar la oferta, porque quizá no es la maldad de otros sino la idiotez propia la que impide que Gran Canaria salga adelante", advierte el actual dirigente de Unidos por Gran Canaria y consejero en la Corporación insular, actualmente en la oposición.

"El modelo de 1982 está agotado, es necesario reformarlo"

El economista, sociólogo y exconsejero Óscar Bergasa se muestra beligerante con la situación de Gran Canaria en el contexto autonómico y afirma que la Isla es la más perjudicada por el actual sistema y es el territorio más castigado por los presupuestos regionales. Bergasa cree que se debe abordar la reforma integral de todo el sistema político y administrativo de Canarias para que haya un Gobierno que sea más "homogéneo" porque no sólo hay un problema entre Gran Canaria y Tenerife, sino entre las islas periféricas y las captalinas por el cual " las islas no capitalinas han pactado con Tenerife un modelo en el que domina Coalición Canaria para mantenerse en el poder". El que fuera también diputado del PSOE por Las Palmas se queja de que ni los socialistas ni el PP han tenido la capacidad de reformar la autonomía y, a cambio, se ha impuesto la "mascarada" de la nacionalidad canaria: "el modelo de 1982 está agotado y es perentorio una reforma", asegura. El hecho de que Gran Canaria sea la cuarta isla en renta por habitante no es sólo por el factor del turismo, ya que Bergasa considera que también es por la inyección de recursos públicos que han tenido islas como Lanzarote y Fuerteventura desde la Comunidad Autónoma.

"Hay un reequilibrio interinsular de la riqueza económica"

Antonio González Viéitez cree que 34 años después del inicio de la autonomía ha quedado desfasado el esquema de "islas centrales-islas periféricas" que imperaba entonces y que el nuevo sistema pretendía corregir. Para el economista y exconsejero del Gobierno canario las instituciones canarias hay que actualizarlas y el modelo de la triple paridad se ha convertido en un elemento "nefasto" y "disparatado" que habría que cambiar. Desde el punto de vista económico el modelo imperante ahora es el de dos islas orientales -Fuerteventura y Lanzarote- en la que ha habido en estos años un "reequilibrio interinsular" como consecuencia del desarrollo económico y social, lo que ha provocado un redistribución de la riqueza que ha beneficiado a estas dos islas.

El siguiente factor es el de las islas capitalinas, antaño hegemónicas y que han sufrido cambios que han perjudicado más a Gran Canaria que a Tenerife porque en la primera ha descendido la renta en favor de Lanzarote y Fuerteventura, mientras que las islas más occidentales se han mantenido estancadas e, incluso, han retrocedido mientras que Tenerife sigue acaparando el desarrollo y los recursos de la provincia occidental. "La concentración de la riqueza ha evolucionado de forma diferente en las islas orientales que en las occidentales y eso ha modificado el escenario que había en el inicio de la autonomía, donde el debate era más entre islas centrales e islas periféricas", añade González Viéitez. La situación económica de las islas y el nivel de renta de cada una tiene una explicación más de desarrollo y distribución de la riqueza que por la triple paridad sistema que, a pesar de todo, está "agotado" y deberían ser precisamente las islas más orientales las que debería liderar este proceso de cambio, en opinión del que fuera también exdiputado regional.

González Viéitez también llama la atención sobre la recaudación fiscal que hay en las Islas y la distribución de los recursos. Como ejemplo recuerda que en la provincia de Las Palmas se recauda el doble que en la de Santa Cruz de Tenerife por IRPF y el exdirigente nacionalista se pregunta si los datos están sobre valorados o la distribución es menos fiable.

"La triple paridad es un instrumento utilizado por algunos"

El expresidente del Gobierno canario y exministro, Jerónimo Saavedra, considera que el Pacto de las Cañadas y el origen de la autonomía no tiene nada que ver con el retraso que sufre Gran Canaria. De hecho, según Saavedra, el objetivo de los dirigentes políticos que iniciaron la etapa autonómica fue el de igualar los desequilibrios existentes entre las islas porque Gran Canaria y Tenerife acumulaban la riqueza, mientras el resto estaban atrasadas en todos los aspectos. El actual Diputado del Común precisa que la intención al menos de su primer Gobierno fue la de realizar una acción equilibrada y que la intervenciones públicas no favorecieran más a uno que a otros. Saavedra cree que si la triple paridad tuvo algún sentido en el momentos en que se diseñó ya hace años que no es así y, al contrario, cree que "no garantiza nada" porque ahí están las quejas habituales de Lanzarote o La Gomera por la poca inversión pública de la Comunidad Autónoma. "La triple paridad se ha terminado convirtiendo en un instrumento utilizado por algunos", añade el exdirigente socialista. El que fuera también alcalde de la capital grancanaria le recuerda a Antonio Morales que por el gobierno del Cabildo de Gran Canaria han pasado la mayoría de los partidos políticos, por lo que todos tienen su parte de responsabilidad en que la Isla esté como esté, si bien puntualiza que el presidente grancanario tendrá que explicar de dónde salen los datos que avalan la tesis de que Gran Canaria es la cuarta isla en renta por habitante.

"Las reglas del juego están trucadas para favorecer a ATI"

El expresidente del Gobierno y actual máximo dirigente de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, advierte que la situación de Gran Canaria no está centrada ni en el Estatuto de Autonomía ni en las instituciones isleñas, sino en el sistema electoral y en el mantenimiento de la triple paridad. Para Rodríguez "las reglas del juego están trucadas para favorecer los intereses de ATI y que siga dominando la política y la economía de las Islas". Las leyes turísticas, las del territorio o la política presupuestaria están condicionadas por criterios que favorecen al sector más conservador de Coalición Canaria, según Rodríguez, para quien la posible disolución del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) es una prueba más de la acción del Ejecutivo regional para castigar a Gran Canaria. Para el también portavoz del grupo Mixto en la Cámara autonómica resulta cuando menos llamativo que el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, critique a los consejeros socialistas del Gobierno y no pase nada pero si es Antonio Morales el que critica al presidente Fernando Clavijo "lo tachan de insularista".

Asimismo, Rodríguez cree que el crecimiento de Lanzarote y Fuerteventura se debe fundamentalmente al tirón del sector turístico, ya que hasta el 60 o 70% de la economía de esas islas depende del turismo, que se ha desarrollado de forma exponencial en la última década. En este sentido, cree que la importancia de la población extranjera en estas islas no es tanta sino la acumulación de renta entre la menor población que hay en estas islas frente a las capitalinas.

El dirigente nacionalista agrega que el reparto de los recursos debe realizarse por las necesidades de la población y no por los territorios, algo contrario a lo que hace el Ejecutivo de Clavijo.

"El intervencionismo del Gobierno ha perjudicado a la Isla"

El empresario y expresidente del Círculo de Empresarios de Gran Canaria, Alberto Cabré, valora las palabras de Antonio Morales y destaca que uno de los factores que han desequilibrado la situación de competitividad entre Gran Canaria y Tenerife es el exceso de "intervencionismo" del Gobierno regional, lo que ha impedido la proyección de Gran Canaria. "Debe existir un equilibrio exquisito" entre las dos islas pero también con las islas no capitalinas, en opinión de Cabré, que parte de la base de que el Pacto de Las Cañadas y el germen del modelo autonómico perjudicó más a Gran Canaria. A este origen desequilibrador se añade la ley electoral, que condiciona que el Gobierno esté siempre en manos del mismo partido político: "el dueño de la silla es siempre el mismo", añade Cabré. El que fuera también presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) opina que se lleva muchos años "mareando la perdiz" en torno al pleito insular y que uno de los factores que han condicionado también el desarrollo económico de Gran Canaria es la moratoria turística, lo que ha servido para entorpecer al sector en unas islas frente a otras. Para Cabré tampoco algunos políticos grancanarios no han sido hábiles en estos años para evitar los problemas que han surgido en las políticas aplicadas desde la Comunidad Autónoma. El dirigente empresarial estima que el Gobierno que preside Fernando Clavijo "está realizando un esfuerzo con la Ley del Suelo y por ahí se puede avanzar para reequilibrar la inversión y los proyectos paralizados desde hace años".

"Es un mal camino acabar con el criterio de solidaridad"

El economista y presidente del Consejo Económico y Social (CES), Fernando Redondo, considera un "mal camino que no lleva a ningún sitio" el que se intente pasar factura responsabilizando a otros de los males propios. Redondo recuerda que la autonomía se construyó basándose en un criterio de solidaridad, de tal forma que los recursos se distribuyeran entre las islas que peor están desde las islas que tienen más niveles de desarrollo y recaudación fiscal. El que fuera también consejero de Política Territorial y Medio Ambiente del Ejecutivo regional recuerda que este tipo de tesis las defienden algunos sectores independentistas de Cataluña o los que votaron a favor del brexit en el Reino Unido, es decir, considerar que no tienen que ser más solidarios con los países o ciudadanos con menos recursos. "El modelo político surgido en Canarias con la autonomía se basó en la solidaridad de las islas centrales con las más pequeñas", indica Redondo, si bien también es consciente de que la situación ahora no es la misma ya que islas como Lanzarote y Fuerteventura se han desarrollado de forma importante en estos años. El presidente del CES advierte que las quejas sobre lo que sucedió en Las Cañadas dependen de la isla donde se esté porque también en Tenerife se quejan de los desequilibrios.

"Las Directrices evitaron más desequilibrios"

Faustino García Márquez cree que sí hay desequilibrios evidentes entre las dos islas capitalinas y el último ejemplo es en relación con la investigación y la innovación. En su opinión en Tenerife se van a invertir 18 millones de euros en el nuevo Polo Científico y Tecnológico vinculado a la Universidad de La Laguna y al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), mientras en Gran Canaria el Ejecutivo pretende disolver el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) "porque no se bajan el sueldo los trabajadores", lo que para García Márquez "suena muy duro". El que fuera director general de Urbanismo del Gobierno fue el impulsor de la ley de Directrices de Ordenación General y del Turismo y estuvo en los inicios de la moratoria, tan denostada por unos como defendida por otros.

En su opinión, el primer objetivo de esta decisión fue frenar lo que hubiese supuesto un mayor desequilibrio en el nivel de renta de las islas porque se frenaron miles de camas clasificadas en Lanzarote y Fuerteventura. García Márquez no cree que la moratoria sea la única culpable de que haya más camas hoteleras en Tenerife que en Gran Canaria ya que, en su opinión, son dos factores posibles: las carencias de control administrativo y los propios intereses de las cadenas hoteleras. El que también fuera director de la Agencia contra el Cambio Climático recuerda que varios grupos hoteleros grancanarios obtuvieron plazas turísticas aprobadas por el Gobierno durante la vigencia de las Directrices que nunca se construyeron.

Compartir el artículo

stats