Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a José Miguel Pérez

"Los socialistas no han volado el pacto y muchos en CC tampoco están en eso"

"Dimití de la Ejecutiva federal porque no estoy de acuerdo con que haya congreso antes de formar Gobierno", reconoce el secretario general del Partido Socialista Canario-PSOE

El secretario general de los socialistas canarios, José Miguel Pérez, ayer en la sede regional del partido en la capital grancanaria.

El secretario general de los socialistas canarios, José Miguel Pérez, ayer en la sede regional del partido en la capital grancanaria. QUIQUE CURBELO

¿Estamos ante una voladura controlada del pacto desde Coalición Canaria o es que el PSOE no aguanta más?

El PSOE no ha volado ningún pacto. Desde luego tiene toda la pinta de que es desde Coalición Canaria y, si no, ha hecho oposiciones para ello. Sin embargo creo que hay mucha gente en CC que no está en esto y así me lo han comunicado. Este pacto fue firmado porque salió refrendado en las urnas y estábamos obligados a cumplir con los acuerdos y la estabilidad frente a la incertidumbre que existe en el país. Nosotros sí que hemos cumplido nuestra parte.

¿Entonces está convencido de que esta crisis la ha provocado un sector de CC?

No voy a poner el dedo sobre una u otra persona pero quien firma es el que tiene capacidad de decisión en la dirección, por lo que ellos sabrán después lo que han hecho, yo no lo sé y por eso no me gusta dar nombres.

Pero si la vicepresidenta y otros dirigentes socialistas piden la cabeza de Clavijo o Dávila de poco valdrá el Comité Regional porque el pacto no se podría reconducir ¿no cree?

Insisto en que cada uno expondrá en el Comité Regional sus opiniones y se decidirá con total libertad. Cada uno tenemos nuestra forma de ver las cosas y yo prefiero respetar los procedimientos porque no tenemos la capacidad última de decisión. Alguien dijo el otro día que la Ejecutiva regional tuvo una respuesta ambigua pero creo que fue al contrario, es decir, se fue bastante contundente en las afirmaciones que se realizaron y usted mismo se está refiriendo a afirmaciones que no son precisamente blanditas. En todo caso, la capacidad estatutaria de decisión la tiene el Comité no el secretario general.

Sin embargo también hay posturas más tendentes a renegociar el pacto con CC ¿estaría conforme?

Que se expliquen y se planteen en el Comité, todos escucharemos y opinaremos. Por eso digo que todas las posiciones deben ser argumentadas y espero que se adopte una decisión contundente y definitiva para poderla asumir todos.

En su calidad de secretario general ¿cree que el PSOE ha aguantado demasiado los desplantes de CC que ahora se denuncian?

No quiero entrar en eso porque viví un Gobierno en el que nos criticaban porque decían que el PSOE no pintaba nada, que no teníamos ninguna influencia... Cuando estás en un Gobierno lo primero que hay que respetar es que los debates en los consejos son secretos y las discrepancias en un gobierno de pacto son lógicas, se producen siempre y las soluciones también. Aquí lo que se ha producido es una quiebra del acuerdo firmado y eso es evidente. Hay decisiones que aún no han finalizado como la ley del suelo o la situación de la sanidad, pero lo que está claro es que no son sencillas. No quiero entrar a valorar lo que me pregunta pero sí tengo que decir que desde la dirección del partido hemos contribuido al sosiego y a la prudencia y a nuestros compañeros del Gobierno les hemos prestado siempre apoyo y ellos lo saben, tanto con las palabras como con los silencios, que también es una forma de apoyar.

¿A qué cree que se debe que Paulino Rivero y José Miguel Pérez aguantaran los cuatro años de legislatura gobernando juntos, mientras que ahora Fernando Clavijo y Patricia Hernández estén de esta forma en poco más de un año?

No atribuyo la estabilidad del anterior Gobierno en exclusiva a la relación personal entre Paulino Rivero y yo, es un factor importante pero no definitivo. Me precio de haber formado parte de un gobierno en el que se actuó con mucha lealtad y en el que hubieron dificultades para ambos tremendas a las que nos tuvimos que enfrentar. Le recuerdo que el año 2012 fue especialmente complicado pero tomamos la firme decisión de proteger aquello que considerábamos prioritario y los servicios públicos siempre tuvieron los mayores recursos y el resto de los consejeros lo tenían que sufrir. El presidente Rivero nunca tuvo dudas sobre eso y ahora creo que la responsabilidad no debe ser de una o dos personas, hay discrepancias que van mucho más allá de eso y han llevado a esta situación.

¿Puede aclarar cuáles son esas discrepancias?

Tienen mucho que ver con la orientación de las políticas a seguir y algunas que han saltado por encima del programa que se había pactado. La ley del suelo, por ejemplo, no figuraba en el pacto de gobierno y ha sido una iniciativa promovida por Coalición Canaria. En el ámbito de la sanidad es innecesaria la alarma que se ha creado cuando en el anterior gobierno, con mayores dificultades presupuestarias, todos los departamentos contribuían a salvar estas circunstancias.

A usted se le achaca que apenas habla e interviene en los asuntos del partido cuando sigue siendo el secretario general ¿Qué papel juega la dirección regional del PSOE en el actual pacto con CC?

Es verdad que intervengo mucho menos públicamente y creo que es positivo que sea así porque son otros compañeros los que están en la primera línea de las instituciones y lo que deben recibir desde el partido es el apoyo interno que les estamos dando. Cuando el pacto atravesó dificultades por la moción de censura en Frontera la decisión no la tomaron los consejeros del Gobierno sino la dirección del partido, que fue la que se llevó todo el desgaste ¿El partido falló o estuvo desaparecido? Pues no. Ahí estuvo el partido tratando de conciliar primero y después aplicando las medidas estatutarias. Nos pusieron a caldo, pero ahora esperábamos reciprocidad por parte de Coalición Canaria sabiendo que ellos también tenían dificultades internas como las tuvimos nosotros, ni más ni menos. ¿Para lo malo somos una dirección dura y para las circunstancias concretas estamos desaparecidos? Es una valoración que respeto pero que no puedo compartir porque estamos echando un montón de horas, no para que el partido esté al frente de un trono sino para situarlo con propuestas que amortiguen y eviten las políticas conservadoras que se están aplicando en otros lugares. Insisto en que mi vida pública concluye cuando acabe el actual mandato al frente de la Secretaría General y si estoy en esta prórroga es porque llegamos a un acuerdo en que primero era la gobernabilidad del país y después yo.

¿Se posiciona también en contra de Pedro Sánchez al dimitir de la Ejecutiva federal?

Mi decisión está clara. Si yo estoy sosteniendo una posición determinada por la prioridad que marcó el partido y el Comité Federal y ahora se ha decidido cambiar y no estoy de acuerdo, tengo dos opciones: o tragármelo y explicar lo contrario de lo que había defendido o sencillamente no estar de acuerdo e irme, que es lo que he hecho. Ha sido una decisión totalmente personal y no tiene que ver con ninguna operación en contra del secretario general. He actuado lealmente pero no estoy de acuerdo con el cambio de criterio que se ha adoptado de convocar un congreso antes de que haya un nuevo Gobierno.

Compartir el artículo

stats