Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dávila afea a Madrid su tardanza en dar datos básicos para el presupuesto

La demora genera "problemas importantes" a la hora de elaborar las cuentas

Reunión del Consejo de Gobierno de Canarias celebrada ayer en Santa Cruz de Tenerife.

Reunión del Consejo de Gobierno de Canarias celebrada ayer en Santa Cruz de Tenerife. CRISTÓBAL GARCÍA / EFE

La consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias, Rosa Dávila, no pudo ocultar ayer los "problemas importantes" que ha generado a las comunidades autónomas la demora por parte del Ministerio de Hacienda a la hora de entregar información básica para la elaboración de los presupuestos. No obstante, evitó hacer sangre, empatizó con los problemas que se derivan de tener un Ejecutivo central en funciones y se alejó de cualquier interferencia que un exceso de beligerancia pueda crear en la intención del presidente Fernando Clavijo de liderar una conferencia de regiones ante Mariano Rajoy.

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, con el que precisamente se reunió la pasada semana Dávila, giró en la tarde del viernes a todas las comunidades autónomas los ingresos que les reportarán en 2017 las entregas a cuenta del sistema de financiación y el resultado de las liquidaciones definitivas por el mismo concepto correspondientes a 2015. Las primeras serán prácticamente las mismas que este año salvo las lógicas correcciones en base a criterios de población.

Madrid acepta por tanto que se prorroga el actual presupuesto nacional, postura que varias regiones han lamentado no se adoptara hace dos meses, lo que habría despejado muchas de sus dudas.

Canarias, sin embargo, sí tendrá unas cuentas nuevas. La consejera de Hacienda explicó que para las Islas no constituye ningún problema hacer frente al actual 0,1% establecido como tope de déficit para el próximo ejercicio. No así para las comunidades autónomas que han llevado hasta la fecha mucho más suelto el corsé. Estas están abocadas a prorrogar también sus cuentas, lo que eleva el margen hasta el 0,7% actual; de lo contrario, habrían de afrontar recortes seguros en los servicios esenciales.

Dávila expuso que su departamento necesita esta semana para determinar con exactitud el punto de partida tras recibir la información del Ministerio de Hacienda. Aseguró que las cuentas crecerán, pero "sería precipitado" concluir si merecerán el calificativo de expansivas. "Indudablemente, si el objetivo de déficit se modifica, podríamos tener un presupuesto mucho más expansivo", señaló.

Esa es la mano de la partida con la que esperan triunfar en la Consejería de Hacienda. Haber hecho los deberes hasta la fecha permite elaborar un presupuesto para el año próximo y, en el caso de que populares y socialistas se pongan de acuerdo en el Congreso de los Diputados -se tiene por seguro que ocurrirá antes o después-, verlo crecer como un suflé en cuanto se eleve ese 0,1% que lo maniata. Además, la estrategia puede abordarse lejos del peligro de incumplimiento o, peor aún, del de tener que recortar en servicios básicos como la sanidad, la educación o las políticas sociales.

"Absoluta armonía"

Precisamente, Dávila presentó ayer en el Consejo de Gobierno la fase I del presupuesto para 2017, es decir, los números relativos a gastos estructurales consolidados y compromisos adquiridos por gastos plurianuales. Solo con eso, el crecimiento es ya de 87 millones de euros respecto a este ejercicio.

La presentación transcurrió en "absoluta armonía", según sus palabras, a pesar de las diferencias aventadas en semanas pasadas por nacionalistas y socialistas.

Compartir el artículo

stats