Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una grabación en la que salen otros jueces

Charlas de compañeros de Alba cuando toman café aparecen en una prueba. Vielba también pudo mediar para ayudar a su colega y no sólo a Ramírez

El magistrado Salvador Alba grabó a otros compañeros de La Audiencia de Las Palmas cuando registró la conversación con el juez Carlos Vielba para protegerse de una reunión promovida por el empresario Miguel Ángel Ramírez.

Fuentes judiciales explicaron ayer que grabar la conversación de una deliberación es ilegal porque son secretas y eso podría acarrear una sanción disciplinaria, pero la escucha del audio realizado por Alba no revela que los cuatro jueces estén deliberando de manera formal, sino más bien charlando de forma coloquial sobre los casos y juicios que tienen entre manos, pues las conversaciones se producen en el office de la Sección Sexta de la Audiencia, esto es, cuando Alba, Emilio Moya, José Luis Goizueta y Vielba van a tomar café.

Y es que Alba parece salir de su despacho con la grabadora encendida, se pone a hablar con sus compañeros y luego acude al despacho de Vielba para hablar con él a solas de la reunión propuesta por Ramírez.

Durante los últimos minutos de esa charla es cuando Vielba jura a Alba que el empresario no va a hacer nada contra él y le anima a reunirse en una casa que Ramírez tiene en el sur de Gran Canaria. En ella también estaría Vielba, y se celebraría en la piscina como garantía de que no se iba producir ninguna grabación clandestina de esa posible reunión.

Vielba también destaca los contactos que tiene el dueño del Grupo Ralons para influir en una pericial que debe hacer la Guardia Civil, cuyo resultado afecta a un proceso penal abierto contra Alba en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

En la conversación no se dice de manera expresa que el posible acuerdo está relacionado con que Alba retire la denuncia contra Ramírez por grabarlo en su despacho y cortar luego ese audio para aportarlo como prueba contra él, pero sí se deja ver esa posibilidad, incluso el propio Alba, en su declaración del miércoles, hace esa interpretación de los hechos.

En cualquier caso, no es esa la único interpretación que ofrece la grabación, pues Vielba, al mediar en ese encuentro, no tendría por qué hacerlo necesariamente en beneficio de Ramírez para que Alba le retire la denuncia, sino en favor de su compañero para ayudarlo en el conflicto judicial que tiene con el empresario.

Vielba, por el momento, prefiere guardar silencio sobre sus intenciones. Habrá que esperar a si lo requiere o no el juez que instruye la denuncia de Alba para conocer su versión sobre esa grabación.

Compartir el artículo

stats